Tarragona Infraestructuras

Un verano en obras

Adif está trabajando para que todo el tramo de Castellbisbal a Vila-seca pueda ponerse en funcionamiento, en ancho internacional, en el horizonte del primer semestre de 2022

NÚRIA RIU

Whatsapp
Se trabaja en las inmediaciones de la estación de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

Se trabaja en las inmediaciones de la estación de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

Verano es sinónimo de obras y, en esta ocasión, los trabajos se centrarán sobre la red ferroviaria, en la que están previstas actuaciones sobre varios puntos. Están relacionadas con la implantación del ancho internacional en el Corredor del Mediterrani, una obra prevista para 2015 y que, cinco años más tarde, ha entrado en una fase decisiva.

«Tarragona es la siguiente parada del ancho internacional». Así lo certifica, Josep Vicent Boira, comisionado de esta infraestructura por parte del Gobierno español. Y esto pasa por desencallar una fase del proyecto que es «fundamental». Se trata del tramo Castellbisbal-Martorell, un trazado de apenas once kilómetros, pero que comporta actuaciones de máxima complejidad y con importantes afectaciones sobre el servicio de pasajeros. Tal es la importancia de este punto, que se conoce como la puerta de Europa. «De que esta se abra dependerá que los trenes de mercancías que salgan de Tarragona, o que lleguen a Tarragona desde el sur, puedan salir a Europa con ancho internacional», explica Boira. Se trata de la conexión de lo que está hecho, con lo nuevo. Un enlace que se ejecutará en dos fases y que ha supuesto que en los últimos meses, tanto los técnicos de Adif como los de Renfe, hayan estudiado minuciosamente los pasos que deben darse. Y es que las obras afectan a un nudo que registra una de las mayores densidades de trenes de toda España, con unas 250 circulaciones diarias entre tráfico de pasajeros y de mercancías. Para ello quiere aprovecharse el verano y el descenso de la movilidad que ha supuesto la pandemia para reducir las afectaciones que comportará.

La primera de las fases en las que se divide la obra empezó el 25 de julio y se prevé que finalice el 14 de noviembre. Se centra en el tramo desde Sant Sadurní d’Anoia, hasta Martorell y Castellbisbal. Por un lado, este mes de agosto, aprovechando el menor impacto en la actividad de la planta de Seat, se llevará a cabo una parte de las actuaciones del ramal de acceso a la factoría. En paralelo, se está trabajando sobre la vía principal. En concreto, en los túneles de Martorell y el viejo de Castellbisbal, lo que ha obligado a suspender la circulación de trenes entre el primero de estos municipios y Sant Sadurní.

Desde Sant Vicenç a Vila-seca se sigue con la implementación del tercer carril

En el caso del túnel de Martorell, se trata de una infraestructura de 1.068 metros de longitud, en la que se está llevando a cabo una actuación para rebajar el suelo y aumentar el gálibo. Esto permitirá que puedan pasar los trenes de mayor altura y amplitud, de acuerdo con los estándares de seguridad. De forma simultánea se actúa en el túnel viejo de Castellbisbal, o de Costablanca, que está en desuso desde hace más de cuarenta años. Esto ha obligado a hacer una limpieza generalizada tanto en el interior (810 metros) como en el entorno. Las obras consistirán en la rehabilitación de la galería, recuperando las bóvedas y hastiales e implementando una nueva contrabóveda. Para ello se utilizarán cerca de 4.500 metros cúbicos de hormigón.

En su interior se habilitará tan solo una vía, con ancho europeo e ibérico. En un primer momento tendrá la función de ser el paso alternativo para los trenes de Cercanías y mercancías mientras se corta el túnel por el que actualmente discurren los convoyes entre Castellbisbal y Martorell. Cuando se acaben los trabajos en el túnel utilizado habitualmente, la galería recuperada se mantendrá en funcionamiento, reconvertida en una tercera vía alternativa, dotando así de mayor capacidad a la red.

Las afectaciones en el servicio ferroviario no alteran el de los viajeros tarraconenses. Básicamente, estamos hablando de la R4, la R1 y la R2. En cambio, los vecinos de Calafell si que han notado en los últimos días que durante las noches hay más tráfico de mercancías, ya que estos convoyes son desviados por la línea interior.

Mientras los trabajos se centran en las inmediaciones de Barcelona, hacia el sur se sigue trabajando en la implementación del tercer carril desde Sant Vicenç de Calders al nudo de Vila-seca. Se está actuando en la superestructura y la mejora de la electrificación de la zona de Tarragona, Torredembarra y la estación de Classificació. Asimismo, los trabajos se extienden hasta Vila-seca, lo que comportará afectaciones ferroviarias durante los sábados y domingos.

Las obras en el interior del túnel viejo de Castellbisbal. FOTO: DT

Las obras empezaron el día 25 y se prolongarán durante nueve fines de semana. Esto afecta a las circulaciones de la R-16, entre Cambrils y Tarragona, y de la R-14 y la R-15, entre Tarragona y Reus. El servicio hasta las nueve de la mañana se hace en autobús.

La planificación avanza según lo previsto, durante los días del estado de alarma apenas dejó de trabajarse sobre el terreno y en los despachos se siguió con la planificación. De forma que a mediados de noviembre está previsto que finalice la primera fase. El comisionado del Corredor del Mediterrani concreta que «se está trabajando para que todo el tramo de Castellbisbal a Vila-seca pueda ponerse en funcionamiento en el horizonte del primer semestre de 2022». Aunque la última palabra la tendrá la Agencia Española de Seguridad Ferroviaria y, con la puesta en servicio de la variante de Vandellòs, ya se puso de manifiesto que son trámites que necesitan tiempo.

El Corredor del Mediterrani es la apuesta más ambiciosa del plan de actuaciones que presentó Adif y que incluye un total de seis proyectos a ejecutar entre 2020 y principios de 2021. En su conjunto suman 280 millones de euros y una de las partidas está destinada al 4+4 (vías), que arrancó en junio. Este proyecto permitirá cambiar el sistema de vías de la estación de Sants, lo que afectará a todos los trenes que entren y salgan de la terminal, entre los que se incluyen todos aquellos que proceden del sur de Catalunya. La nueva configuración mejorará sustancialmente el núcleo central de la red ferroviaria de las Cercanías de Barcelona, lo que debe traducirse en más puntualidad y fiabilidad para el conjunto del servicio en Catalunya.

Temas

Comentarios

Lea También