Suspendido un concierto en TGN al incumplir parte del público las medidas por la Covid-19

La organización afirma que eran treinta o cuarenta personas que querían «liarla»

NÚRIA RIU

Whatsapp
Un momento del espectáculo ‘Mambes: Cantant amb les mans’, ayer por la mañana. FOTO: ALBA MARINÉ

Un momento del espectáculo ‘Mambes: Cantant amb les mans’, ayer por la mañana. FOTO: ALBA MARINÉ

Más de 5.500 personas disfrutaron, tan solo en los dos primeros días, de las actividades que La Imaginada organizó en el Auditori del Camp de Mart. El esfuerzo de los organizadores y la entrega del público, no obstante, quedaron eclipsados por el mal comportamiento de un grupo de personas que el pasado sábado por la noche obligaron a suspender uno de los conciertos.

Los hechos ocurrieron pasadas las 23.30 horas de la noche, cuando arrancó el concierto de Dolor García & Toc Toc Birds. Según explicó la organización, un grupo de entre treinta y cuarenta jóvenes se negaron a cumplir con la medidas que se habían establecido, que obligaban a dejar una silla vacía, a utilizar la mascarilla y no permitían que pudiera fumarse. «Preveíamos que a lo mejor podríamos tener algún problema, al ser un sábado por la noche, ya que podía venirnos alguien dispuesto a liarla y que no es el público de La Imaginada y, evidentemente, no lo era», explica Mariona García, portavoz del colectivo.

Antes de iniciarse el concierto, un miembro de la organización salió al escenario para recordar a los 500 asistentes que había en el auditorio las medidas que debían seguirse. Pese a ello, este grupo hizo caso omiso. Así es que dos personas de La Imaginada se les acercaron para insistirles. Tampoco cambiaron su actitud. «Incluso el artista les pidió que respetaran las normas, pero nada», añade García.

Los organizadores aseguran que llegó un momento en el que se pasó a las agresiones verbales con el personal que les estaba advirtiendo. «Vimos que no tenían ganas de cambiar su actitud y dijimos basta. No nos dejaban trabajar ni podíamos garantizar la seguridad», añade Mariona García. Así es que, después de haber tenido que parar una vez el concierto, y haberse retomado de nuevo sin éxito, finalmente decidió suspenderse.

Los organizadores de La Imaginada fueron un colectivo pionero en poner en marcha un punto Lila para denunciar agresiones sexistas en el ámbito de las fiestas. Así es que no se quedaron de brazos cruzados delante de este episodio.

Los artistas tan solo habían podido ofrecer la mitad de un espectáculo que se prevé reprogramar más adelante. «Fue una situación incómoda para todos y el resto del público actuó de forma ejemplar, pero no podíamos seguir con esta gente que no es representativa del público que había en La Imaginada», lamentaba la organización.

El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, se hacía eco de la situación en las redes. « Vaig ser testimoni de l’esforç dels organitzadors de @la_imaginada pel compliment de tots els protocols i els estic molt agraït. Una minoria que no sap distingir fer de hoolingans a un camp de futbol i estar a un concert no pot malmetre la feina dels músics i els organitzadors», publicó en Twitter.

La iMAGInada acabó ayer con su participación en las fiestas haciendo una valoración muy positiva de la respuesta que han obtenido en las 16 actividades que han montado. «Todos los actos han funcionado muy bien y el feedback ha sido muy positivo», añadía.

La organización de los actos de Sant Magí afronta a diario situaciones imprevisibles. Ayer por la mañana en el jardín del Teatre Metropol se celebró el primer pase del espectáculo TarrAQUAnins, con la Genovesa, Narratives Teatrals. Organizado por el Club dels Tarraconins y la empresa de aguas Ematsa, este espectáculo familiar busca conscienciar a los más pequeños sobre las buenas prácticas en el uso del agua. Asimismo, narra el ciclo integral que hace que cuando abrimos el grifo podamos beberla o ducharnos. En la primera representación, y a pesar de que era en el exterior y con un aforo del 50%, tan solo había tres familias. «Con el tema de la Covid, la gente se frena mucho y un domingo por la mañana, con el calor que hace la gente se va a la playa», decía Antoni Belmonte. Tanto hoy como mañana van a hacerse nuevas representaciones.

Temas

Comentarios

Lea También