Sida, la otra pandemia

Camp de TGN. Bajan los contagios de forma gradual en una enfermedad que todavía lucha contra el estigma

GLORIA AZNAR

Whatsapp
Foto: getty images

Foto: getty images

Como cada año, hoy 1 de diciembre, el mundo conmemora el día del Sida, una efeméride que se celebra desde 1988 para apoyar a las personas afectadas por el virus, así como para recordar a las que han fallecido por patologías relacionadas con el sida. «Sigue vigente. Seguimos trabajando por la calidad de vida y por el tratamiento precoz», manifestó la concejal de Ciutadania del Ayuntamiento de Tarragona, Carla Aguilar-Cunill en la rueda de prensa en la que se presentaron los datos relativos a 2019. En ella también estaban presentes, asimismo, Conrad Casas, subdirector regional de la Agència de Salut Pública de Catalunya (ASPCAT), así como Lluís Romero, coordinador del Grup de Treball de Salut Sexual i VIH/Sida de Tarragona.

Aunque en general las personas diagnosticadas del virus VIH han disminuido, los expertos coinciden en la detección precoz y los tratamientos para evitar contagios. Así, en cuestión de cifras, en el Camp de Tarragona, en 2019 se notificaron 27 nuevos diagnósticos de VIH, de los que solo uno cogió el sida, lo que representa una tasa anual de 4,4 casos por 100.000 habitantes. Ello significa una disminución de un 25% respecto al 2018. Mientras, en toda Catalunya se notificaron 471 nuevos casos, con una tasa del 6,1 por 100.000 habitantes, un descenso del 23,1% respecto a 2018 y del 45,9% en relación a 2010.

Conrad Casas apuntó que por sexos, los hombres representaron el 85,2% del total de casos mientras que la razón hombre-mujer fue de 5,75. Por edades, el 85,2% de los afectados tenían entre 30 y 49 años. Por lo que respecta al origen, el 77,8% de los casos de VIH fueron de personas españolas, con un 22,2% de afectados de origen extranjero. Finalmente, la vía más probable de transmisión fue en primer lugar la sexual. En este sentido, en primer lugar, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (55,6%), seguidos de hombres heterosexuales (25,9%), mujeres heterosexuales (14,8%) y personas que se inyectan drogas (3,7%). En cuanto a los diagnósticos, un 36,4% de personas presentaron criterios tardíos, una cifra similar a la global de Catalunya, que es del 36%.

En relación a otras infecciones de transmisión sexual, en 2019 se notificaron 136 casos de sífilis en el Camp de Tarragona, lo que representa una tasa global de 22,2 casos por cada 100.000 habitantes. Mientras, 186 fueron los casos notificados de gonococia o gonorrea (30,4 por cada 100.000 habitantes) y 569 de infección por clamidia, dato que representa 92,9 casos por cada 100.000 habitantes.

Sida vs. Covid-19

Si bien el coronavirus no tiene por qué influir «negativamente en los enfermos de sida si una persona está bien controlada y tratada», como manifestó Casas, sí que reconoció que el impacto de la pandemia se dejará sentir «de igual manera que en otras enfermedades crónicas. Lo veremos el año que viene, ya que la gente no ha acudido a los centros de asistencia primaria por miedo en algunos casos», por lo que la detección será más tardía.

Es de resaltar que mientras la carrera científica en estos momentos tiene como meta la inmunidad de la Covid-19, todavía, a día de hoy, no existe una vacuna contra el VIH. Por este motivo, más que nunca, es imprescindible sensibilizar, concienciar, informar y tratarlo a tiempo. En este ámbito son fundamentales las diversas asociaciones que trabajan a tal efecto en todo el territorio, así como en la lucha contra el estigma, «que todavía existe», como resaltó Lluís Romero, coordinador del Grup de Treball de Salut Sexual i VIH/Sida de Tarragona.

Existen profilaxis pre y post exposición. De estas últimas se administraron tres en el Hospital de Santa Tecla en 2019. FOTO: getty

En esta línea, el Comité 1r de Desembre (Comitè 1D), una asociación de 20 entidades para erradicar el estigma de VIH, exige hacer efectivos todos los derechos de estos pacientes. El Comitè 1D denuncia que el colectivo aún sufre discriminaciones a nivel sanitario, institucional, laboral y comunitario, de manera que los avances políticos y sociales son «imprescindibles». El comité informa además de que la Covid-19 ha afectado de forma más severa a ciudadanos vulnerables, como los que sufren VIH, repercutiendo en una precarización de su trabajo o de su salud. Romero, por su parte, aportó los datos de 2019 en Tarragona y adelantó que no serán los mismos el año próximo. «No podemos entrar en los institutos y tampoco hay ocio nocturno», dijo. Algunas de las cifras que destacó son que se llevaron a cabo 422 talleres, que congregaron a 6.487 personas; hubo 900 consultas y atención en relación con la salud sexual; se distribuyeron 9.111 preservativos y se entregaron 8.982 jeringuillas, una forma de transmisión que «ha disminuido mucho», según señaló el responsable, quien subrayó la importancia de las pruebas rápidas tanto del VIH como de las otras patologías de transmisión sexual.

Temas

Comentarios

Lea También