Ricomà vacía partidas de Festes para pagar créditos, nóminas y facturas

El gobierno municipal impulsa un primer modificativo, de 8 millones, para actualizar las cuentas de 2021 a 2022

Octavi Saumell

Whatsapp
El gobierno de la Plaça de la Font busca alternativas para gestionar el día a día ante la falta de un nuevo presupuesto para este año. foto: Àngel Ullate

El gobierno de la Plaça de la Font busca alternativas para gestionar el día a día ante la falta de un nuevo presupuesto para este año. foto: Àngel Ullate

El alcalde Pau Ricomà (ERC) mueve ficha. Tras semanas de negociaciones sin éxito con En Comú Podem y PSC para aprobar el  presupuesto de este año, el gobierno municipal (ERC-Junts per Tarragona-CUP) ha decidido «tirar millas», aceptar la falta de acuerdo y trabajar con realismo sobre unas cuentas prorrogadas sine die mientras no se logre la mayoría política necesaria para aprobar las de 2022. Por ello, el ejecutivo de la Plaça de la Font presentará este próximo lunes un modificativo de crédito de 8 millones de euros en la Comissió de Serveis Centrals para que se vote en el pleno del próximo viernes.

Este paso, según el primer teniente de alcalde –Jordi Fortuny (ERC)–, permitirá sentar las bases para «actualizar» las previsiones que ahora mismo están en vigor –que son las correspondientes a 1 de enero de 2021–y adaptarlas de esta manera «a la realidad de 2022» para poder hacer frente con garantías «al incremento de las obligaciones de este año», según detalló ayer el edil de Serveis Centrals. 

En consecuencia de todo esto, en este primer modificativo –que si no hay nuevas cuentas será la tónica mensual de este 2022– se apuesta por vaciar la partida de Festes –y otros aspectos que no generan obligaciones a la corporación local– para pagar sueldos, contratos de servicios y préstamos e intereses a las entidades financieras. «Estamos obligados por ley a pagar primero la deuda antes que cualquier otra cosa», señala Fortuny.  

5,6 millones más en gastos
Al no tener un nuevo presupuesto aprobado, el Consistorio empieza este 2022 con las previsiones económicas de hace doce meses, que ascienden a 163 millones de euros en gastos e ingresos corrientes. El problema, sin embargo, es que la realidad de este año dibuja que los gastos se incrementarán en 5,6 millones de euros más que entonces, hasta los 168,6, que es la cifra prevista en las cuentas que aún no han podido ser avaladas por el Saló de Plens. 

¿Por qué se da esta subida de los gastos? Por un parte, el Gobierno Central ha aprobado un aumento del 2% en el sueldo de los trabajadores públicos, lo que supone un incremento de un millón de euros, mientras que la inflación del 6% también provoca que se disparen varios aspectos: 19.000 euros más en alquileres; 163.000 más del contrato de la basura; 15.000 del de las palomas; 15.000 más por la limpieza de las playas; 10.000  en el mantenimiento de las zonas verdes; y 250.000 en el contrato de salvamento marítimo y la señalización de las playas, entre otras cuestiones. Asimismo, en 2022 se acaba la carencia de varios préstamos bancarios, cuyas primeras cuotas de amortización provocan que el pago a las entidades financieras se encarezca  en 2,2 millones, pasando de los 13,3 de 2021 a los 15,6 de 2022.   

A la espera del superávit
A raíz de toda esta situación, el equipo económico liderado por Jordi Fortuny (ERC) ha buscado alternativas para encontrar recursos y poder hacer frente al aumento de los sueldos, del coste de los servicios y a los préstamos de este año. Y, en este sentido, de momento el área que se ha visto más perjudicada es la de Festes, para cuya celebración aún faltan varios meses. Sus partidas se han visto drásticamente reducidas pero, sin embargo, «se compensarán con el remanente», según detalló ayer Fortuny ante los medios de comunicación.   

En concreto, la propuesta es dar temporalmente de baja un montante global de 145.000 euros de Festes. Así, mientras que en el presupuesto inicial de 2021 se incluyó una partida de 200.000 euros para Santa Tecla, la idea ahora es quitar 160.000, quedando temporalmente con solo 40.000. Asimismo, en las cuentas del 1 de enero de 2021 había 105.000 euros para el Concurs Internacional de Focs Artificials, de los cuales ahora se destinarán 35.000 para otras cuestiones. Y lo mismo pasa con las Festes de Sant Magí, que verán como 35.000 de sus 70.000 euros pasarán a usarse para pagar «otras obligaciones». 

Paralelamente, en el primer gran modificativo del año también se incluye una partida de inversión de 1,5 millones de euros para el nuevo gimnasio del barrio de Sant Pere i Sant Pau, que es la gran apuesta de 2022. Asimismo, también se dará de alta una partida de 250.000 euros para encargar informes para la redacción del nuevo POUM, así como 150.000 euros para la instalación de las cámaras de videovigilancia en la Part Alta. 

El PSC presentará enmiendas
A pocos días para la comisión previa al pleno, ayer el gabinete liderado por ERC se reunió con el PSC para explorar el apoyo de los socialistas al modificativo de crédito. Tras el encuentro, que duró 45 minutos, la portavoz del principal partido del pleno municipal –Sandra Ramos– aseguró que su formación «no tiene voluntad de bloquear el funcionamiento de la ciudad», si bien avanzó que presentará enmiendas. 

De hecho, dos son las principales condiciones que pone el PSC para negociar un posible aval. El primero es incluir los 800.000 euros de las «subvenciones nominativas a las entidades de la ciudad», ya que «de esta forma no deberán esperar al remanente de marzo para poder cobrar». Esta medida iría destinada a clubes deportivos y entidades sociales y culturales. Sobre ello, Jordi Fortuny apuesta por mantener el actual modificativo «y convocar un pleno extraordinario en dos ó tres semanas» para aprobar, precisamente, estas ayudas a las entidades. 
La segunda condición que exigen  los socialistas es no dar de baja ninguna partida relativa al área de Cooperació. En este sentido, en el documento que pasa el lunes por la comisión de Serveis Centrals está previsto vaciarla en 271.000 euros. «Que quiten la partida de los Consells de Districte o de las elecciones, pero no esta», insiste finalmente Ramos. El lunes, pues, llega la primera gran prueba de fuego de 2022 para el gobierno de Pau Ricomà. 

Temas

Comentarios

Lea También