Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Profesionales alcaldes o alcaldes profesionales?

Entre los mandatarios y mandatarias de los quince principales municipios de la demarcación hay abogados, ingenieros, comerciantes, un administrador de fincas, un sindicalista bancario, un arquitecto, un historiador... Entre todos y todas acumulan dos siglos de dedicación política

Xavier Fernández José

Whatsapp
¿Profesionales alcaldes o alcaldes profesionales?

¿Profesionales alcaldes o alcaldes profesionales?

¿Qué tienen en común un sindicalista liberado de una entidad bancaria, tres licenciados en Derecho, un historiador, dos administrativas, un arquitecto, un ingeniero de caminos, un ingeniero industrial, un administrador de fincas, un máster en gestión pública, otro en Prevención de Riesgos Laborales, una comerciante y un gerente comercial? 

No se trata del comienzo de un pésimo chiste que corra por WhatsApp ni de una enumeración de personas en la cola del paro fruto de la reforma laboral del PP. No. Se trata de los trabajos en la vida privada que ejercían los alcaldes y alcaldesas de las 15 principales localidades de Tarragona. 

«Los políticos no dejan de ser un reflejo de la sociedad de la que surgen», dice un experto

Aunque parezca imposible porque estamos acostumbrados a verlos únicamente como la persona que ocupa el salón de plenos, nos sube los impuestos, asedia con zonas azules y no mantiene nuestra ciudad limpia, los máximos mandatarios tienen vida más allá de la política. Profesionales metidos a alcaldes y alcaldesas.

Perpetuarse en el cargo

¿Vida más allá de los consistorios, parlamentos, Consells Comarcals o Diputació? Sí. O quizá no. Entre todos suman 187 años dedicados a la política, de acuerdo a las biografías colgadas en las webs municipales. La experiencia es un grado, sí, pero quizá ‘demasiada’ experiencia conduce a apoltronarse en el despacho de turno. Alcaldes y alcaldesas profesionales. 

La más veterana es la alcaldesa de Cunit, Dolors Carreras, que presume de ser «la primera mujer alcaldesa y concejala de este municipio (1991 hasta 2007)». Le sigue muy de cerca el alcalde de Reus, Carles Pellicer, que ya era concejal allá por 1997. Entre los ‘recién llegados’, su homólogo de Vila-seca, Pere Segura, que entró en la política municipal hace solo cuatro años y creció a la sombra de uno de los políticos más longevos de Tarragona, Josep Poblet. 

71.829 euros anuales cobra el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, del Ayuntamiento. A esto podría sumar un máximo de 7.866 por asistencias a la Diputació. Total: 79.695 euros

Dados sus currículums profesionales, ¿están preparados nuestros once alcaldes y cuatro alcaldesas de esos quince municipios para gestionar cientos de millones de euros de presupuesto? Los analistas más exigentes y neoliberales responderán con un rotundo ‘no’, pero lo cierto es que gozan de la confianza de los ciudadanos. Y en democracia manda el pueblo.

La cualificación para ejercer

¿Sería positivo en todo caso determinar su cualificación para ejercer el cargo? El experto en Política Comparada y Opinión Pública y profesor de la UOC Iván Serrano sostiene que someter a un examen de competencia a los políticos «nos tranquilizaría a todos, pero los políticos, en el fondo, no dejan de ser un reflejo, más o menos distorsionado, de la sociedad de la que surgen. Las elites políticas son un reflejo de las elites sociales, económicas y culturales. Un examen no solucionaría los problemas de fondo. No hay soluciones a corto plazo para problemas importantes».
Eso sí, Serrano defiende la renovación de la política: «No veo ningún problema a que si el votante considera que un político merece estar más de dos mandatos lo esté. Pero al mismo tiempo creo que todo lo que fomentase la entrada y salida en política, que la política sea un lugar más de paso, es saludable».

Vivir de la política

El que fuera ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno del PP Manuel García Margallo criticó a sus propios compañeros de partido y sus rivales políticos el día que se debatían los presupuestos presentados por Pedro Sánchez, quien había llegado al poder tras la moción de censura contra Mariano Rajoy. El ‘no’ a las cuentas forzó las elecciones generales del pasado 28 de abril.

69.800 euros es el sueldo anual municipal máximo del alcalde de Reus, Carles Pellicer. Lo puede com-plementar con 9.895 euros por ir a la Diputació. Total: 79.695

En un aparte a las puertas del hemiciclo con el entonces diputado de En Comú Podem y alcalde de Altafulla, Fèlix Alonso, y este periodista, Margallo, un verso suelto en el PP, aseguró en tono despectivo que la inmensa mayoría de diputados de hoy en día son «profesionales de la política». Aludía a su nula valentía a la hora de plantar cara a las direcciones de sus partidos por miedo a perder su modus vivendi. En suma, que solo podían vivir de la política porque no tienen una profesión que les permitiera ganar un sueldo tan alto como el de diputado.

¿A qué se dedicarían nuestros alcaldes y alcaldesas si dejasen, o los hiciesen abandonar elecciones mediante, el cargo? Más allá de refugiarse en la Diputació de Tarragona, se entiende. Pau Ricomà podría jubilarse porque llegará al final del mandato con 66 años de edad. En todo caso, el político de Esquerra fue presidente del comité de empresa de Caixa Tarragona y director de sucursal bancaria.

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, es licenciado en Derecho, pero el peso de su actividad ha sido la política (diputado en el Parlament, senador y concejal) y cargos de diversa índole: presidente de la Unió de Botiguers, presidente de la Jove Cambra de Reus...

Los políticos/as más veteranos/as son Dolors Carreras en Cunit y Carles Pellicer en Reus

El Vendrell tiene al frente a un doctor en Historia y funcionario de carrera del cuerpo de profesores de enseñanza secundaria, Kenneth Martínez. Fue candidato suplente al Congreso en las elecciones de 2011. Pese a que lleva ya ocho años en política, es de los más novatos entre los alcaldes.

A su licenciatura en Derecho, la alcaldesa de Tortosa, Meritxell Roigé, suma un máster en Derecho Público y Administrativo por la URV y otro en Derecho y Gestión Local por la UAB-URV.

La web del Ayuntamiento de Cambrils resalta la implicación social y política de Camí Mendoza, pero se limita a la frase «profesionalmente ha trabajado en el sector público y privado». Traducido: es administrativa. También lo es su homóloga de Valls, Dolors Ferré, una de las políticas municipales con más experiencia. Lleva en el Ayuntamiento desde 2003, como jefa de gabinete de alcaldía, concejal y ahora como alcaldesa.

Pere Granados explica en una   amplia biografía en primera persona que es abogado y que trabajó en el establecimiento que su familia abrió en el mercado de Salou. Es alcalde desde 2009.

Ramon Ferré (Calafell) es arquitecto y lleva también una década en el consistorio. Pere Segura (Vila-seca) es ingeniero superior de Caminos, Canales y Puertos. Su colega de Amposta, Adam Tomàs, también es ingeniero, pero industrial, y hasta junio de 2015 era profesor en el Institut Montsià.

Eduard Rovira (Torredembarra) tiene estudios de Derecho, es administrador de Fincas y secretario de la Confraria de Pescadors de la localidad.
El alcalde de Sant Carles de la Ràpita, Josep Caparrós, tiene un máster en Prevención de Riesgos Laborales y un posgrado en Gestión y Administración Local y es diplomado en Empresariales.

Dolors Carreras se enorgullece de ser «comerciante con negocio  propio en Cunit desde hace 32 años». También está vinculado al mundo comercial Fran Morancho (Mont-roig), gerente de diversas empresas y ahora socio de una firma de comercio electrónico.

Cierra la lista Lluís Soler (Deltebre), licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la UPF, con especialidad en Economía y Gestión Pública. 

Temas

Comentarios

Lea También