Pau Ricomà: «No nos da ningún miedo ir a presupuestos prorrogados. Es factible»

El gobierno volverá a sentarse con En Comú Podem durante los próximos días. Si no hay acuerdo, el alcalde optará por la prórroga de las cuentas

CARLA POMEROL DALMAU

Whatsapp
El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, hace unos días en el salón de plenos del Ayuntamiento, escenario donde deberían aprobarse las cuentas municipales. Foto: Pere Ferré

El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, hace unos días en el salón de plenos del Ayuntamiento, escenario donde deberían aprobarse las cuentas municipales. Foto: Pere Ferré

¿Se llegará a un acuerdo para aprobar los presupuestos? ¿Tarragona deberá afrontar el año 2022 con cuentas prorrogadas? ¿O Ricomà optará por una cuestión de confianza? Este es el gran misterio que envuelve ahora mismo la ciudad. Hasta el momento, las negociaciones con En Comú Podem no han acabado de dar su fruto, y la vía del PSC parece estar totalmente agotada tras el ‘no’ rotundo de los socialistas. El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, disipa algunas dudas sobre la cuestión en esta entrevista, la primera que da este año. Antes de leerla, es recomendable echar un vistazo al despiece Resumen de los hechos.

No podíamos empezar de otra manera. ¿Habrá acuerdo para los presupuestos?

Confío en que sí. Son unas cuentas muy sociales, claves para la reactivación económica de la ciudad. Me costaría entender que no se acabasen aprobándose.

¿Y cuándo será?

No lo sé. Una vez hayan terminado las fiestas de Navidad, retomaremos las negociaciones con En Comú Podem. La formación nos pidió unos días de margen y lo estamos respetando. Si fuera por nosotros, cerraríamos el tema lo antes posible. La ciudad lo necesita.

¿Está agendado ya el encuentro?

Todavía no, pero la idea es que sea de inmediato.

«La cuestión de confianza me genera interrogantes. Parece que quieren echarme sea como sea, sin ningún proyecto»

A día 9 de enero, y todavía nada claro…

En política, cada uno tiene sus timings. Pero, a nuestro entender, tendríamos que haber hablado el mismo día que En Comú Podem nos volvió a mostrar su voluntad de llegar a un acuerdo.

¿Hay una nueva propuesta por su parte?

Estamos dispuestos a mover determinadas posiciones. Pero no avanzaré nada antes de hablar con ellos.

¿Cree que el ‘no’ de Carla Aguilar-Cunill se debe a una venganza política por lo que pasó hace seis meses en el gobierno municipal?

Entiendo que no debería ser así. Siempre hemos considerado que la portavoz de En Comú Podem estaba incluida en nuestro proyecto. Ampliamos el gobierno porque necesitábamos más manos. No es un tema de rencor, sino de deshacer malentendidos.

¿Hay cicatrices que no dejan avanzar?

A veces, los malentendidos se producen por la manera de interpretar algunas declaraciones.

¿Considera que Aguilar ha fallado a la asamblea de su partido?

Respeto profundamente los procesos de cada partido.

¿Entonces, la vía socialista está totalmente cerrada?

Son ellos los que lo han querido así. Nosotros abrimos la puerta a hablar y ellos decidieron cerrarla de manera incomprensible. La portavoz del PSC dijo que sí y, al día siguiente, que no, dando unas razones que poco tienen que ver con la ciudad. Al PSC le hace falta hacer una reflexión: su proyecto está agotado. La gente quiere un cambio; un gobierno más transparente, más cercano y con una visión menos clientelar. Es un grupo municipal que se extinguirá en esta legislatura, es decir, quedaran pocos de los concejales actuales en el siguiente mandato. Podrían haberse adaptado al cambio, pero no. Han escogido el camino de cuando peor, mejor. Y se están equivocando.

Dicen que ustedes les vetaron al inicio de las negociaciones.

No, a ellos nunca. Nosotros tenemos claro cuáles son los partidos que, aunque quisieran, no nos darían su apoyo en los presupuestos por un tema ideológico. No es el caso del PSC.

«Prorrogar presupuestos implicará mucho más trabajo para los técnicos municipales. Pero es factible»

¿Los socialistas fueron el segundo plato tras no llegar a un acuerdo con En Comú Podem?

A mí me invistieron como alcalde cuatro partidos: ERC, Junts, En Comú Podem y la CUP. Compartimos la misma visión de cambio. Es normal que decida trabajar primero con En Comú Podem, ya que pactamos el programa de gobierno y fueron nuestros primero aliados. Eso son significa que cerremos puertas a nadie.

El PSC cree que llamaron a su puerta como estrategia para presionar a En Comú Podem.

No es así. El problema es que el PSC nos presentó las propuestas muy tarde. Nosotros pusimos a su disposición todos los técnicos superiores del Ayuntamiento para que les explicasen la situación económica de la casa. ¿Y saben cuál fue la respuesta del PSC? Minimizar el tema y tacharnos de alarmistas cuando les dijimos que estábamos sufriendo una caída importante de ingresos, tras la suspensión de la plusvalía. Su compromiso con la ciudad debería ser contribuir a la solución, en lugar de intentar crear una situación caótica. Pero no lo conseguirán.

¿La CUP estaba de acuerdo a pactar las cuentas con el PSC?

La CUP está de acuerdo en aprobar los presupuestos, siempre que garanticen un salto importante en temas sociales. No hay ningún veto.

Tanto la CUP como ERC han tachado abiertamente al antiguo gobierno socialista de corruptos, y ahora pretendían pactar.

Lo único que hemos hecho es poner encima de la mesa algunas situaciones. No podíamos seguir manteniendo gerencias con personas que no tienen el nivel necesario. A diferencia de lo que ocurría al principio del mandato del PSC, nosotros hemos puesto al frente de las empresas municipales personas independientes, sin carnet de partido. Por otro lado, no puede ser que se enfaden porque el Ayuntamiento se haya personado como acusación en el caso Inipro. Somos parte afectada.

Ballesteros dice que el gobierno es una ‘olla de grills’, donde cada uno va a la suya y donde no hay liderazgo.

Son palabras muy fáciles de pronunciar, pero muy vacías. No es así y eso se ha demostrado en cada pleno. Si aquí hay alguien con problemas de liderazgo, no somos nosotros…

¿Y si el último cartucho con En Comú Podem no funciona, qué pasará?

Cada vez estamos explorando más las posibilidades de llevar a cabo una prórroga de los presupuestos. Los técnicos municipales han explorado la viabilidad de este escenario y es factible. Es una decisión que tiene una base técnica. No lo descartamos en absoluto si las negociaciones con En Comú Podem no salen adelante. No nos da ningún miedo.

¿Qué implicaría ir a presupuestos prorrogados?

Partir de las cuentas del año pasado, sacando lo que ya no nos interese y añadiendo gastos a través de modificativos de crédito constantes. Está claro que será mucho más trabajo, sobre todo, para los técnicos, que antes de aprobar cualquier propuesta deberán elaborar un expediente y todo lo que conlleva un modificativo de crédito. Somos conscientes de que no es el escenario ideal, pero si nos vemos obligados a hacerlo, lo haremos y saldremos adelante.

¿Cómo afectaría la prórroga en la redacción del POUM?

Iríamos añadiendo modificativos de crédito para incorporar elementos de inversión relacionados con el POUM. A efectos prácticos, nada.

«Nosotros abrimos la puerta a hablar con el PSC y ellos decidieron cerrarla de manera incomprensible»

Si en circunstancias normales estos trámites ya son lentos, no quiero imaginarme con los presupuestos prorrogados…

Tardar, tardarán lo mismo. Lo que pasa es que los técnicos deberán hacer un esfuerzo complementario. Y los políticos mostrar más responsabilidad.

¿No es un escenario un tanto inestable, teniendo en cuenta la crisis que estamos pasando?

Creemos que los modificativos que iremos incorporando son temas de sentido común. La gran mayoría se aprobarán sin problema.

¿Y sin presupuesto, se puede acceder al crédito de 12,3 millones de euros que tienen previsto pedir?

Sí, no afecta en nada.

¿Y los fondos Next Generation, se ven afectados?

Dependiendo de las condiciones. Deberemos hacer una previsión concreta de cada inversión y luego la incorporaremos como modificativo de crédito.

¿Todo esto es porque le da miedo acudir a una cuestión de confianza, con el peligro que podría suponer la moción de censura?

No, en absoluto. Pero la cuestión de confianza me genera ciertos interrogantes. Parece que quieren echarme sea como sea, y la ciudad necesita un proyecto. La oposición no tiene ni proyecto ni liderazgo. Suenan muchos nombres y la sensación es poner a cualquiera delante. Durante todo este mandato no he escuchado ningún programa interesante.

Ballesteros dice que el PSC está preparado para la alcaldía y que, si fuera necesario, se llegaría a pensar ponerse él de alcalde interino.

Él dice muchas cosas, como por ejemplo, que su tiempo ya ha pasado, pero sin embargo sigue en el Ayuntamiento y en la Diputació. Lo cierto es que no le he escuchado la voz en los dos últimos años, con todo el respeto.

Por primera vez en 42 años de gobierno democrático en Tarragona, la ciudad no tiene presupuestos a día 9 de enero. ¿De quién es la culpa?

Nosotros hemos hecho todo lo que podíamos hacer. No puedo decir mucho más. Ha faltado sensibilidad por parte de formaciones que, en un principio, estaban dispuestas a entenderse con nosotros. Cuando la ciudad los necesita, deciden desentenderse.

«Entramos en un Ayuntamiento vacío de proyectos»

Pau Ricomà, durante la entrevista. Foto: Pere Ferré

En sus cuentas, propone dos millones de euros destinados a mejoras en espacios públicos. ¿Puede concretar?

Apostamos por la peatonalización de algunas zonas de la ciudad, como el Serrallo, la calle López Peláez o la Illa Corsini.Queremos repintar pasos de peatones e instalar elementos de pacificación de tráfico.

Este 2022 es el último año entero que tiene el gobierno para gestionar la ciudad. ¿Cuáles son las prioridades?

Sin duda, son unos presupuestos sociales que no están condicionados a venta de patrimonio. Las inversiones van en la línea de generar nuevos puestos de trabajo y tirar adelante mejoras en los barrios, en todos. Actuaciones que llevan tiempo enquistadas y que ahora llevaremos a cabo.

¿Será el año de las ejecuciones?

Sí, y tiene sentido. Al entrar nos encontramos con un Ayuntamiento vacío de proyectos. Los hemos tenido que trabajar, redactar y presentar a concurso. Ahora es el momento de la verdad.

Europa anunció hace unas semanas un paquete de ayudas Next Generation para Vila-seca y Salou. ¿Qué pasa con la propuesta de mejora del litoral tarraconense?

Nos consta que está muy bien situada, pese a que había algunos puntos mejorables. En marzo hay otra convocatoria y estoy seguro que la subvención será nuestra.

¿Cómo valora el medio año de nuevo gobierno, junto con JxTGN y la CUP?

Venimos de culturas políticas diferentes, pero se ha demostrado que los gobiernos los hacen las personas. El nivel de compromiso, respeto, solidaridad y colaboración es brutal. Este medio año es la época que más a gusto hemos trabajado.

¿Qué pasará con la plataforma del Miracle, que parece estar en boca de todas las partes negociadoras?

Apostamos por la renaturalización de las playas. Posiblemente la estructura se derruirá. Hemos visto que es más factible de lo que parecía en un primer momento.

Temas

Comentarios

Lea También