Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Paisajes espectaculares para recorrer en bici o a pie

La Via Verda y el Parc Natural dels Ports ofrecen mil posibilidades para los que prefieran adentrarse en la naturaleza

M. P.

Whatsapp
Els Ports es un espacio ideal para la práctica de cicloturismo. FOTO: DTt

Els Ports es un espacio ideal para la práctica de cicloturismo. FOTO: DTt

A los pies de la sierra de los Ports se encuentra la Via Verda (vía verde), sin lugar a dudas uno de los más grandes atractivos de les Terres de l’Ebre. A pie, en bicicleta o a caballo. Éstos son los tres únicos medios por los cuales podemos desplazarnos por este camino, que nace en Tortosa y llega hasta Alcañiz, recorriendo el antigo trazado de tren de la Val de Zafán.

La Via Verda tiene su principio en Tortosa y atraviessa las poblaciones de Roquetes, Jesús, Aldover, Xerta i Benifallet, desde donde continúa por la vecina comarca de la Terra Alta dirección a El Pinell de Brai, Prat de Comte, Bot, Horta de Sant Joan y Arnes. Incluso podemos seguir hasta Lledó, municipio limítrofe de Aragón, dónde el trazado nos llevará hasta Vall de Robres y finalmente la población de Alcañíz.

Los Ports son un escenario idóneo para excursiones y escapadas. FOTO: J.Revillas

Se trata de un espacio único, lleno de paz y que atraviesa espectaculares paisajes de interior, pasando por los antiguos túneles de la via férrea. A lo largo del recorrido se encuentran también antiguas estaciones de tren, reconvertidas en restaurantes y espacios donde reponer fuerzas.

La Via Verda permite realizar diversos tramos según la necesidad del usuario, ofreciendo siempre un camino de desconexión, salud y naturaleza por el corazón de las Terres de l’Ebre.

El trazado ofrece un cúmulo de variantes paisajísticas de una belleza irrefutable mezclando la tranquilidad y el silencio con espacios maravillosos a la vez que se transita por numerosos túneles iluminados y viaductos espectaculares. Una parada obligada es la Fontcalda, cerca de Prat de Comte, donde encontramos una ermita entre balsas y arroyos naturales.

La Fontcalda es un paraje termal al aire libre. FOTO: Joan Revillas

También los más exigentes y amantes del pedal encontrarán aquí un recorrido donde ponerse a prueba, a la vez que descubren un territorio ancestral, alejado de las grandes ciudades.

Es sin duda una de las grandes experiencias que se pueden vivir en les Terres de l’Ebre, y un atractivo que no deja de crecer en visitantes.

Els Ports

Els Ports, lo Port para los naturales de estas comarcas, es un macizo montañoso que pertenece a la cordillera prelitoral catalana situada justo en la confluencia administrativa de Tarragona, Teruel y Castellón.

El Parc Natural dels Ports es un refugio de una fauna y flora muy ricas. Destaca la presencia de la cabra hispánica, una especie que puede encontrarse fácilmente si te adentras en estas montañas. Si las recorremos entre las comarcas del Baix Ebre y la Terra Alta, encontramos extensos bosques de pino silvestre, preciosos valles con encinares, y también una población considerable de haya, que lo convierte en un paisaje típico de montaña.

Los pueblos de montaña, que se sitúan a los pies de este macizo, comparten muchas de sus tradiciones, como por ejemplo la artesanía de las fibras vegetales para hacer objetos cotidianos, entre ellos cestas o utensilios de cocina, como sucede en el pueblo de Mas de Barberans o en Alfara de Carles. Otras localidades pintorescas de esta zona de montaña a tener en cuenta son Paüls, Prat de Comte, Arnes o Horta de Sant Joan, el paraíso natural donde Picasso encontró su inspiración.

Bosques de pinos, senderos que se adentran por la montaña, riachuelos y vistas magníficas del no muy lejano Delta del Ebro. Los Ports de Tortosa-Beseit esconden espacios naturales verdaderamente paradisíacos, un gran destino para los que les guste caminar, realizar excursiones o pasar días tranquilos en familia rodeados de naturaleza.

El territorio cuenta con una extensa red de caminos. FOTO: Terres de Mestral

En su cima más alta, el Mont Caro (1.441 metros), al que se llega desde Tortosa y Roquetes, podemos disfrutar también de un mirador con panorámicas espectalulares que abastan todo el territorio y llegan hasta el Mediterráneo.

Un espacio también de gran valor ambiental y paisajístico es el Hayedo del Retaule, en La Sénia.se trata del hayedo más meridional de la península ibérica, que muestra su máximo esplendor durante los meses de otoño.

Entre los recorridos que podemos seguir por estas cimas hay la travesía Estels del sud, ruta circular de 5 días. A lo largo de este recorrido se pueden contemplar zonas de gran belleza como las Rocas de Benet, la ermita y área recreativa de Sant Roc en Paüls, la Cova Vidre o la misma cima de Caro. Todo un abanico de posibilidades que no defraudarán a los amantes de la naturaleza.

Temas

Comentarios

Lea También