Tarragona El Catllar

Ocupan un chalet particular en El Catllar que estaba casi vendido

Las 27 urbanizaciones de El Catllar convocan una «marcha vecinal solidaria» hasta el inmueble en cuestión para mostrar su disconformidad con la situación que padece

CARLA POMEROL DALMAU

Whatsapp
El chalet de Janet Pepper está ubicado en el número 13 de la calle de la Mercè, en la urbanización Mas Blanc de El Catllar. FOTO: PERE FERRÉ

El chalet de Janet Pepper está ubicado en el número 13 de la calle de la Mercè, en la urbanización Mas Blanc de El Catllar. FOTO: PERE FERRÉ

Janet Pepper, vecina de la urbanización Mas Blanc de El Catllar, tenía su chalet medio vendido, cuando hace menos de una semana unos okupas se adueñaron de él. Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso para los vecinos de las urbanizaciones, quienes denuncian constantes robos y ocupaciones ilegales desde hace un par de años. Por eso, han decidido organizar una marcha reivindicativa para esta misma mañana. La cita es a las 11 desde la puerta del cementerio de El Catllar, y la intención es ir andando hasta el chalet ocupado. El objetivo es echar de la urbanización a los okupas y alertar a las administraciones de «la inseguridad que estamos sufriendo», explica el presidente de la asociación de vecinos de Mas Blanc.

La historia de Janet Pepper ha dinamitado el ambiente en las urbanizaciones de El Catllar. Esta vecina, de 75 años, decidió hace unos meses vender su casa, el número 13 de la calle de la Mercè, de Mas Blanc. Encontró a un comprador y, hace unas semanas, ambas partes firmaron lo que se conoce como el contrato de arras, una especie de garantía para cumplir con la compra del inmueble. Pepper empezaba así una nueva vida en Altafulla. «Me hago mayor y en la casa de Mas Blanc hay mucho jardín. Ya no tengo edad», explica Pepper.

La protagonista se fue del chalet el día 19 de noviembre. Desde entonces, el comprador empezó con la mudanza. Teniendo en cuenta la proliferación de ocupaciones ilegales que se han registrado en los últimos tiempos, el nuevo propietario decidió acercarse al lugar el día 25 de diciembre para comprobar que todo estaba en orden. Así fue. Al día siguiente, una vecina alertaba por el grupo de WhatsApp de la urbanización que alguien había entrado en el chalet, con buena parte de las pertenencias del comprador dentro.

Pepper, inmediatamente, llamó a los aguaciles para que fueran a comprobarlo. También acudió a los Mossos para interponer la denuncia. El miércoles día 29 estaba previsto que se celebrara un juicio rápido. «La misma mañana del miércoles me llamaron para comunicarme que el juicio se suspendía por no haber podido entregar la citación a los okupas», explica Pepper. La nueva fecha de vista es el 20 de enero. Hasta entonces, ni la propietaria ni el comprador pueden acceder a la vivienda.

Pepper está preocupada. Tiene 75 años y hacía más de 25 que vivía en Mas Blanc. Es una buena vecina, conocida por todo el mundo. «Estoy sufriendo porque yo solo cobro una pensión de 680 euros y los okupas tienen encendida la luz día y noche. Me llegará una factura que no sé ni cómo pagaré», explica Pepper.

«Les echaremos»

La situación ha llegado a tal punto que los vecinos de las 27 urbanizaciones de El Catllar han decidido sumar esfuerzos y mostrar su disconformidad. Por eso han convocado una «marcha solidaria» –según explica David, el presidente de la asociación de vecinos de Mas Blanc–, para «trasladar a las autoridades y a las administraciones el malestar con el que vivimos desde hace dos años». David asegura que «tenemos la sensación de que todas las mafias de Catalunya se han asentado aquí», y añade que, en la actualidad, solo en la urbanización de Mas Blanc hay cinco o seis chalets ocupados. «Nos roban, nos amenazan, ocupan nuestras viviendas y nadie hace nada», asegura.

El acto de protesta tendrá lugar esta mañana, a partir de las 11 h. El punto de encuentro es la puerta del cementerio de El Catllar y la intención es ir andando hasta el chalet ocupado. «Si es necesario, les echaremos», dice David.

Temas

Comentarios

Lea También