«Nos falta tanto turista que cualquier zona que dé un paso atrás supone menos clientes»

El sector turístico y de hostelería de la Costa Daurada, preocupado por el confinamiento de la comarca del Segrià. Teme que haya cancelaciones en apartamentos, hoteles y campings

ACN/EFE

Whatsapp
Maria Echevarria y Oriol Nadal son de Lleida y Alcarràs, municipios confinados en la comarca del Segrià. Ayer seguían en Cambrils. FOTO: ACN

Maria Echevarria y Oriol Nadal son de Lleida y Alcarràs, municipios confinados en la comarca del Segrià. Ayer seguían en Cambrils. FOTO: ACN

El sector turístico y de hostelería de la Costa Daurada está preocupado por el impacto económico que puede provocar el confinamiento de la comarca del Segrià, ya que el mercado leridano es importante para el territorio.

El portavoz de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de la demarcació de Tarragona (FETH), Xavier Guardià, advierte que podría haber algunas cancelaciones en las reservas de hoteles, campings y apartamentos.

En Cambrils, Oriol, Maria y Marina, unas jóvenes de Alcarràs y de Lleida, decidieron terminar de pasar las últimas horas de vacaciones en el municipio, a pesar de la orden de confinamiento dictada el sábado por la Generalitat. Todos ellos lamentan que el Govern de Quim Torra les haya dado tan poco margen de tiempo para volver a casa.

Visitantes de Lleida critican la «precipitación» del Govern en decretar el aislamiento del Segrià

«No es una buena noticia porque el mercado de Lleida, como toda la cuenca del Ebre, Zaragoza, Pamplona, y más al norte, es un mercado importante para la Costa Daurada. Empezábamos a tener reservas, también del mercado leridano, y puede que haya cancelaciones, tanto en apartamentos, hoteles o campings», subrayó ayer Guardià. Con todo, señaló que el confinamiento de la comarca del Segrià no condicionará la reapertura de los grandes hoteles, dado que muchos de los leridanos disponen de segunda residencia en el territorio.

En la misma línea, se posicionó ayer el presidente de la Associació d’Empresaris d’Hostaleria de la província de Tarragona, Francesc Pintado, que se muestra preocupado por la afectación económica que puede generar que se confinen partes del país, porque asegura que las facturaciones han disminuido muchísimo en comparación con otros veranos.

«Nos falta tanto volumen de turista que cualquier zona que dé un paso atrás supone menos clientes, menos turistas y menos gasto. Lo primordial debe ser respetar las medidas y protocolos (de seguridad e higiene) para que no haya más (brotes)», reconoció Pintado. Además, los agentes del sector turístico y de la hostelería temen nuevos rebrotes en la Costa Daurada, lo que sería «catastrófico».

Algunos restaurantes del paseo marítimo de Cambrils sufrieron anteayer sábado cancelaciones de reservas de personas afectadas por la orden de confinamiento. «Tenemos clientes de Zaragoza, Lleida, Barcelona ... Como hay muy pocos extranjeros, nos afecta porque dependemos mucho del turismo nacional», explica el camarero del restaurante Set Mars de Cambrils, Steven Ampe. En su caso, la plantilla se ha reducido de trece a cuatro trabajadores este verano.

Maria Echevarria y Oriol Nadal, dos jóvenes procedentes de Lleida y de Alcarràs que habían decidido pasar el fin de semana en Cambrils, se marcharon ayer por la tarde. La pareja prefirió arriesgarse y no volver rápidamente al Segrià porque opinan que el Govern de la Generalitat no les había dado suficiente tiempo: «Con cuatro horas es muy precipitado». Se refieren a que la Generalitat alertó el sábado a todos los habitantes del Segrià que estaban fuera de la comarca por motivos laborales que tenían que volver antes de ese plazo. Si no lo hacían, se arriesgaban a ser multados.

Ayer tarde Maria y Oriol decían «confiar» en que «el Govern nos dejará entrar en la comarca. No somos los únicos, seguramente hay un montón de gente disfrutando de las vacaciones». Para Oriol, la orden de confinamiento debería ser más estricta para que paren los rebrotes del Covid-19.

Marina Figueras, también de Lleida, hace una semana que está de vacaciones con dos amigas en Cambrils. Explica que el sábado recibieron muchas llamadas de amigos y familiares que las alertaban de la nueva situación. Por ello, llamaron al 012 para informarse si podían terminar los días de vacaciones. Finalmente, se marcharán hoy, tal como tenían previsto sin que les suponga ningún problema.

«El pasado viernes ni Budó ni Vergés hablaban de confinamiento y que el sábado por la mañana dijeran que se cerraba en cuatro horas el Segrià fue muy precipitado. No nos lo esperábamos», lamenta Marina. Alude a las conselleras de Presidència, Meritxell Budó; y Salut, Alba Vergès.

Medio centenar de ingresos

Los centros sanitarios de Lleida suman ya 49 pacientes hospitalizados por coronavirus. Según datos del Departament de Salut, en el Hospital Arnau de Vilanova, que es el centro de referencia de la comarca del Segrià y sus alrededores, son 33 los pacientes ingresados que han dado positivo en el Covid-19. Seis de ellos están ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del propio Arnau de Vilanova.

Otros 16 pacientes con coronavirus han sido desviados a clínicas privadas de la ciudad ilerdense: 7 de ellos al HLA Perpetuo Socorro y 9 al Vithas Salut Lleida. Por el momento, en el Hospital Universitari de Santa Maria, otro de los centros públicos de referencia de la zona, no ha ingresado ningún paciente con Covid-19.

Los 49 ingresos corresponden a personas que hasta ahora han dado positivo en las pruebas de detección del coronavirus, aunque se está siguiendo la evolución de otros casos sospechosos. Ante la previsión de que los contagios sigan en aumento, el viernes se instalaron unas carpas junto al Arnau de Vilanova para habilitarlas como sala de espera de urgencias, donde permanecerán los pacientes con síntomas sospechosos de Covid-19 mientras esperan los resultados de las pruebas.

Temas

Comentarios

Lea También