Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

‘Mares i Pares per la República’ inician su lucha en Tarragona

El nuevo movimiento se ha manifestado este lunes en la Imperial Tarraco y pretenden hacerlo cada día hasta que dejen de «criminalizar a nuestros hijos»

Núria Riu / Iñaki Delaurens

Whatsapp

Desde que el lunes de la semana pasada se diera a conocer la sentencia del Procés, los actos se suceden como un circuito hecho con fichas de dominó. Este lunes vimos una nueva protesta. Uno de los últimos movimientos que se ha formado en Tarragona son ‘Mares i Pares per la República’, que por primera vez se hicieron oír en la ciudad.

A las 20.15h se citaron en frente de la Subdelegación del Gobierno en la Imperial Tarraco, con un centenar de personas en su primera concentración. Pues pretenden verse cada día a la misma hora de lunes a viernes hasta que se cumpla su reivindicación. 

Están hartas y hartos de que criminalicen a sus hijos. Quieren que todo el mundo sepa que no son violentos y que lo único que hacen es defender sus derechos. Así lo ven, así lo gritan.

«Gràcies fills, no esteu sols!», «Els nostres fills no son terroristes!» o «El nostre jovent no es toca!». Y es que pocas cosas dan más miedo que el coraje de una madre o un padre.

Muchas madres, pues llevaban la voz cantante, lucían un pañuelo amarillo. No hace falta explicar la elección del color. Pero ¿por qué un pañuelo? ¿quién las ha inspirado? 

Con un pañuelo amarillo se inspiran en las protesta de las  Madres de Plaza de Mayo

Para ello tenemos que mirar más allá del Atlántico. Las Madres de Plaza de Mayo fue un movimiento popular argentino durante la dictadura de Jorge Videla, con el fin de recuperar a sus hijos desaparecidos a manos del régimen pidiendo justicia.

En 1977 empezaron a manifestarse en la Plaza de Mayo de Buenos Aires y lo siguieron haciendo con marchas y actos más allá de la llegada de la democracia en 1983 clamando condena para los militares que participantes en la dictadura. Como no, su símbolo era muy reconocible, un pañuelo blanco sobre la cabeza. 

Este lunes la mayoría lo llevaba en alrededor del cuello, pero eso es lo de menos. Lo importante es su mensaje de reivindicación y manera de protestar. 

Como primera medida, cortaron parcialmente el tráfico de vehículos en la Imperial Tarraco y dieron vueltas a su alrededor durante cerca de una hora. Al principio hubo alguna que otra duda, pero viendo la valentía que le están echando sus hijos estos días, al final no se achantaron. Y así pretenden hacerlo cada día. 

Madres indignadas

Tras la organización de ‘Mares i Pares per la República’ se encuentran María Jesús Magaña y Cristina Tomás: «La idea surgió cuando vimos que una hija le había escrito una carta a su madre explicándole porqué se estaba manifestando estos días. Nuestros hijos se sienten identificados con esta chica y nosotros con la madre».

«Empezamos a mover la idea y en muy poco tiempo ya éramos más de 300 personas -cuentan las organizadoras-. Queremos se que sepa que nuestros hijos no son violentos, que luchan para poder vivir mejor y que son nuestro futuro. Si no los defendemos, ¿quién lo hará?».

En su reivindicación prosiguen: «Tenemos un Estado opresor que está orquestando una campaña para criminalizar a nuestros jóvenes. Somos madres indignadas y nos quieren hacer daño atacando a nuestros hijos, pero no tenemos miedo y también salimos a la calle por un mundo más justo».

Vemos como el nivel de indignación y frustración se expande. Y no parece que las protestas vayan a silenciarse si las cosas siguen como hasta ahora. Todo lo contrario, lo más probable es que surjan nuevos movimientos.

Temas

Comentarios

Lea También