La vida vuelve a las calles de Tarragona con la reapertura de bares y restaurantes

Pese al aumento de la circulación de personas , los restauradores afirman que esperaban más gente y animan a los ciudadanos a consumir

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de la plaça Verdaguer en Tarragona. ACN

Imagen de la plaça Verdaguer en Tarragona. ACN

El primer día de reapertura de bares y restaurantes ha reanimado las calles del centro de Tarragona en el inicio de la fase de desescalada. Más gente por la calle que los últimos días, primeros cafés en las terrazas después de cinco semanas y restauradores preparando las cocinas para las primeras comidas.

Con los bares y cafeterías también vuelve el Diari a estos establecimientos. Cedida

Aun así, a un ritmo inferior del que es habitual. Algunos propietarios lamentan que con el teletrabajo muchos de los clientes que tenían todavía no los recuperarán mientras que otros afrontan con esperanza los próximos meses, pese a las dificultades acumuladas durante la pandemia. Entre estos están los comercios, que esperan que si hay más gente en la calle también tendrán más clientes.

Imagen de dos chicas en una cafetería de la Plaça de la Font. ACN

Clientes y restauradores se han reencontrado este lunes . "Lo echaba de menos", ha reconocido Soda Seck, mientras tomaba un café con leche en la plaça de la Font. "La ciudad cambia mucho cuando las terrazas tienen gente", ha añadido. Otro consumidor, Pere Lapeyra, cada día toma un café en una panadería de la calle Compte de Rius. "Hasta ahora hacía cola y sacaba el vaso de plástico pero ahora ya puedo estar aquí en la terraza, y es fantástico", ha afirmado.

"La ciudad cambia mucho cuando las terrazas tienen gente". Soda Seck, cliente de una cafetería de Tarragona

Aun así, en la primera mañana no han sido muchas las personas que han aprovechado la reapertura de bares y restaurantes. Marta Ferré, hija de la propietaria de la cafetería Capuccino ha apuntado que esperaban "mucha más gente". "Necesitamos que toda la gente de la ciudad nos ayude, hemos estado tres meses cerrados este año", ha recordado.

Los restauradores se muestran esperanzados aunque esperaban más clientes. ACN

Inaugurar y cerrar

Uno de los establecimientos que peor loa ha pasado con el cierre de las últimas semanas es El Racó de la Raquel, una cafetería y panadería que inauguró el negocio el 15 de octubre, pero que al día siguiente tuvo que cerrar por las restricciones. "Queremos que despacio la gente nos vaya conociendo. Confiamos que todo el mundo volverá a salir a la calle y a consumir y tenemos la esperanza que la cosa mejore", ha afirmado Margarita, una de las propietarias. En su caso el cierre nocturno no la afecta, puesto que de entrada ya tenían previsto cerrar a las nueve de la noche.

"Confiamos que todo el mundo volverá a salir a la calle y a consumir y tenemos la esperanza que la cosa mejore", Margarita, propietaria de El Racó de la Raquel, en Tarragona

Imagen de un cliente charlando con un restaurador en la Plaça de la Font de Tarragona. ACN

Una situación similar en Reus

Centros comerciales vacíos contrastan con la imagen de calles comerciales llenas de gente en Reus, en el arranque del primer tramo de la nueva desescalada. Esta desigualdad en el sector del comercio indigna a las grandes superficies, obligadas a permanecer cerradas, a excepción de las tiendas de primera necesidad -farmacias, ópticas, alimentación...

Imagen de la calle Monterols, en Reus, llena de gente. ACN

Consideran que las medidas anticovid les penalizan en exceso cuando invierten en protocolos de higiene y seguridad "como en cualquier otro espacio", dice Mayte Forján, gerente de la Fira Centre Comercial de Reus. Desde hace 40 días, de los 67 locales que hay en este centro comercial solo hay seis de abiertos. Justo cumple cinco años de su apertura, con el centro cerrado. "Queremos abrir, somos un espacio seguro", espeta.

Este lunes por la mañana muchos visitantes despistados acudían al centro comercial de la Fira de Reus, convencidos que los comercios del complejo abrían. El personal de seguridad se encargaba de informarles de la situación. "Lo peor de todo es esto, esta incertidumbre y confusión entre la gente", explica Forján.

La Fira Centre Comercial de Reus no ha podido reabrir todos sus establecimientos. ACN

Temas

Comentarios

Lea También