Tarragona El Serrallo

La suciedad vuelve a adueñarse del callejón del Rancho Grande

No se limpiará hasta que la fachada del Rancho Grande deje de ser un peligro

CARLA POMEROL

Whatsapp
Este es el estado que presentaba el callejón que conecta el Pont de la Petxina con la calle San Andreu, ayer por la mañana.FOTO: FABIÁN ACIDRES

Este es el estado que presentaba el callejón que conecta el Pont de la Petxina con la calle San Andreu, ayer por la mañana.FOTO: FABIÁN ACIDRES

El edificio del Rancho Grande del Serrallo vuelve a ser noticia. Esta vez, nada tiene que ver con los ocupas. El callejón que hay entre el bloque en cuestión y el trazado ferroviario sigue lleno de basura y de despojos. Así lo denuncian los vecinos del barrio marinero, quienes piden al Ayuntamiento que limpien periódicamente el lugar, como si de una calle cualquiera se tratase. La particularidad es que el callejón, que conecta el Pont de la Petxina con la calle Sant Andreu, está cerrado a la circulación de las personas desde hace más de un año por riesgo de desprendimientos de la fachada. «Si está vallado, no podemos entrar a limpiar», aseguran fuentes del equipo de gobierno.

El origen del problema se remonta al verano del año pasado, cuando la Guàrdia Urbana instaló dos vallas, a punta y punta del callejón, cortando así el paso. El motivo era doble. En primer lugar, porque los ocupas que vivían en el Rancho Grande se dedicaban a tirar las bolsas de basura por los balcones, llenando el callejón de suciedad. La otra razón era que la estructura del edificio del Rancho Grande está dañada y hay peligro real de desprendimientos de la fachada y de los balcones, tal como apuntaba un informe encargado por el Ayuntamiento. Desde ese momento, en contadas ocasiones se ha limpiado el lugar. El callejón se ha convertido en un auténtico vertedero, donde no solo hay basura, también ropa y zapatos, mostrando así una sensación de abandono.

Claudia trabaja en un despacho de arquitectos, ubicado en unos bajos de la calle Sant Pere. Las ventanas dan directamente al problemático callejón. «Hemos puesto mil quejas y estamos cansadas de llamar al teléfono verde. Pero nada de nada. No nos hacen caso y estamos desesperadas», explica Claudia, quien apunta que «creo que desde que lo cerraron, han venido a limpiar solo una vez. ¿Cómo podemos vivir así, envueltos de basura?».

Para este despacho de arquitectos, la situación es insoportable. «Con la Covid-19, nos vemos obligados a ventilar el habitáculo. Pero es imposible, porque si abrimos las ventanas, nos entra el mal olor del callejón. Está lleno de suciedad», añade Claudia. Los vecinos piden que la calle se limpie periódicamente, para evitar así la acumulación de basura.

«No lo podemos limpiar»

Por su parte, el Ayuntamiento asegura que hasta que la propiedad del edificio del Rancho Grande no tome las medidas necesarias para evitar el peligro de desprendimientos, la empresa de limpieza no pasará por el lugar. El Consistorio ya ha mandado varios requerimientos al titular del bloque, instando a que se arregle el problema. «Nos consta que han contratado un arquitecto para que se lo mire», añaden fuentes municipales, quienes auguran que la medida llegará pronto. «Estamos hablando de instalar una especie de red que tape los balcones, por ejemplo», aseguran desde el Ayuntamiento. Hasta entonces, el callejón no se abrirá porque, según la administración, representa un peligro para los vecinos del Serrallo.

Temas

Comentarios

Lea También