Esquerra negociará una declaración sobre la ruptura del pacto con ECP si hay presupuesto

Un texto «constructivo». Gobierno y En Comú Podem se reunieron el viernes y empezaron a abordar los 15 puntos que decidirán la suerte del presupuesto

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del acto de presentación del acuerdo entre ERC, JxTGN y CUP del 15 de junio. foto: Alba Mariné

Imagen del acto de presentación del acuerdo entre ERC, JxTGN y CUP del 15 de junio. foto: Alba Mariné

La negociación del presupuesto municipal para 2022 inicia su fase final. Después de que En Comú Podem exigiera el pasado jueves  al alcalde Pau Ricomà (ERC) que se retracte públicamente del pacto con Junts per Tarragona de hace siete meses –que supuso la marcha de Carla Aguilar del gobierno municipal– el pasado viernes Esquerra, CUP y los de Dídac Nadal mantuvieron una primera toma de contacto con la formación progresista para abordar las posibilidades de desbloquear la aprobación de las cuentas de este año, tras el «no» de ECP en la comisión de Serveis Centrals del pasado 23 de diciembre que obligó al gabinete de la Plaça de la Font a paralizar la tramitación de las previsiones económicas.  

Según las fuentes consultadas, en el encuentro de hace tres días –celebrado de forma telemática justo antes de la concentración por los dos años de la explosión de Iqoxe– participaron cuatro integrantes del ejecutivo local (de ERC, Junts per Tarragona y CUP) y cuatro representantes de En Comú Podem. En esta reunión, la coalición formada por Podem y Catalunya en Comú puso sobre la mesa un paquete de 15 medidas, que serán las que finalmente decidirán la suerte de las cuentas municipales, después de que hace semanas ya fueran aceptadas 28 tras la primera ronda de negociaciones del pasado mes de diciembre. Otras 30 estarían aceptadas parcialmente, mientras que 25 fueron rechazadas, según hizo público hace días la concejal Carla Aguilar.   

Entre las propuestas que ahora la delegación de ECP pide «más concreciones» al equipo de Ricomà están cuestiones que tanto Comuns como morados consideran estratégicas, como son el derribo de la plataforma del Miracle, el estudio de la paralización de la nueva residencia de gestión privada en un solar municipal de la Vall de l’Arrabassada, así como el impulso del nuevo Hotel d’Entitats. 

«Haremos el máximo esfuerzo posible», indican al Diari fuentes de Esquerra Republicana, las cuales revelan que «ya se ha entregado un documento» a En Comú Podem en el que «se detalla» cómo se llevarán a cabo las medidas que, en mayor o menor medida, cuentan con el compromiso de ejecución por parte del gabinete de la Plaça de la Font. «Algunas se harán con recursos propios, otras con el remanente y otras mediante las empresas municipales. Ya tienen el detalle, petición por petición, y ahora deben valorarlo», afirman las fuentes consultadas por el Diari.  

«Primero, que haya acuerdo»
Por lo que se refiere a la exigencia más «política» –la de reconocer  la «equivocación» de la ampliación de gobierno firmada el 15 de junio sin el OK de En Comú Podem–, Esquerra se abre a negociar una «declaración consensuada» entre los cuatro partidos –los tres del gobierno y ECP–, siempre que la concejal de En Comú Podem, Carla Aguilar, avale las cuentas de 2022, ya sea con un voto favorable o una abstención que facilitaría su tramitación.   

Desde el principal partido del ejecutivo se señala, asimismo, que esta petición «no fue tan concreta» en el encuentro del viernes. Pese a ello, Esquerra avanza que, si hay nuevo presupuesto gracias a los Comuns, «no sería un problema» el hecho de «pactar» un texto «con voluntad constructiva» y «sin atacar a nadie» sobre el cambio de rumbo y la ruptura con ECP de hace siete meses, que ha transformado por completo un escenario de la Plaça de la Font que ahora está más abierto y es más imprevisible que nunca.  

Temas

Comentarios

Lea También