Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Elies Torres: «La Casa Canals es una auténtica joya desconocida»

Entrevista. A lo largo de este fin de semana se han organizado diferentes actividades para conocer los secretos que se esconden en una de las viviendas más emblemáticas de la Part Alta

NÚRIA RIU

Whatsapp
El presidente de la Associació Tarragona 1800, Elíes Torres, en una imagen junto a la maqueta romana. FOTO: DT

El presidente de la Associació Tarragona 1800, Elíes Torres, en una imagen junto a la maqueta romana. FOTO: DT

Este fin de semana se celebran las VIII Jornades de Divulgació Històrica de la Tarragona de 1800. Un evento organizado en colaboración con la concejalía de Patrimoni, que pretende dar a conocer la situación civil de un periodo que estuvo marcado por la Guerra del Francès.

¿Por qué este año el epicentro de las jornadas es la Casa Canals?

Lo que hemos intentado desde la primera edición es difundir este periodo. En un principio lo centramos en el asedio de Tarragona, pero el proyecto iba más allá. Se han recuperado personajes y vestuario de la milicia urbana y de gente que se movilizó para defender la ciudad. Poco a poco introdujimos el tema civil y a nivel arquitectónico potenciamos La Falsa Braga. Pero siempre habíamos contemplado potenciar las casas y edificios nobles de la ciudad que tuvieron un protagonismo en este periodo.

¿Por qué destacaba la Casa Canals?

Es la gran casa desconocida. La única casa noble del siglo XVIII en la que el mobiliario responde a la época. Es auténtico, ya que la señora Canals vivió allí hasta hace poco. Es un valor añadido, ya que tiene un patio y una terraza con vistas al mar.

¿Por qué tiene tanto valor?

La propia casa tiene espacios espectaculares, como el salón noble o los dormitorios. Al Ayuntamiento le pareció muy interesante poder potenciar este espacio. Era una forma de dar a conocer una casa que por A o por B siempre está cerrada y que es una auténtica joya desconocida.

¿Por qué lo cree?

Sobre todo porque se ha conservado, ya que la dueña vivió allí hasta hace muy poco tiempo. También es importante porque cuando Carlos IV vino a poner la primera piedra al puerto, cogieron todas las casas de la calle Granada, las comunicaron, y así el rey pudo dormir con su personal. Junto con la casa Castellarnau eran dos de las casas más importantes y, al final, la señora Canals se casó con el señor Castellarnau. Esto hizo que se creara un vínculo importante entre las dos familias principales.

Los elementos que se ven allí tienen más de 150 años.

No deja de ser importante que la gente de Tarragona conozca esta riqueza, porque encima es espectacular. Tiene una capilla intimista en la entrada del hall, en la que incluso queríamos hacer una misa de epoca.

¿Cómo debemos imaginárnosla?

Con el mosén mirando al altar, de espaldas, y una señora allí rezando que una vez al día recibía la visita del cura para la misa. A ver si el año que viene lo podemos hacer. Nuestro planteamiento es que Casa Canals fuera el eje vertebrador de las jornadas. Porque nos permite explicar el tema civil, que es la línea en la que ya venimos insistiendo en los últimos tiempos. Además, si tuviéramos Casa Canals como espacio, podríamos hacer los talleres y conferencias, a la vez que estamos muy cerca de La Falsa Braga.

¿Debe ser la excusa para poner en valor este lugar y que definitivamente abra como un espacio más en la ciudad?

Sí, es una apuesta clara. Incluso diría más. Hay una parte de la gran sala que aún está cerrada al público, porque está pendiente de restaurar. Si consiguiéramos que la casa cogiera un protagonismo dentro de la ruta cultural de Tarragona, a lo mejor podríamos conseguir recuperar la cocina original de época, que está cerrada, igual que un ala de la vivienda a la que no puede accederse.

¿Quieren ir más allá?

Podría darse más potencial a la casa, consolidándola y haciendo más restauraciones. Es la apuesta para difundir este espacio y que la gente lo conozca.

¿Qué podrá verse en esta jornada?

Tenemos dos talleres de monedas, conferencias, introducimos la esgrima, que en aquellos momentos estaba muy vinculada con el honor. Haremos un taller didáctico para jóvenes, seguiremos también con los talleres de milicianos para niños y, después, recuperamos el juego de la oca.

¿El objetivo es seguir creciendo?

Un tema muy importante que hemos introducido es la gastronomía. Este año vamos a hacer un pequeño comedor del señor Canals, en el que explicaremos la gastronomía y la preferencia de sabores de la nobleza. Nos hemos puesto en contacto con algunos restaurantes para recuperar algunos platos.

Hay un proyecto de futuro a largo plazo para seguir explorando.

Esto no se acaba. Si nos dan pilas, seguimos adelante.

Comentarios

Lea También