El servicio de patinetes eléctricos de TGN deberá incluir bicicletas eléctricas

El concurso público tendrá lugar este mismo 2022, pero por ahora se seguirá con el modelo de mercado actual y ya hay firmas interesadas que podrían ocupar el sitio de Lime y Spin

GERARD CAÑELLAS

Whatsapp
Imagen de una usuaria activando un patinete eléctrico. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen de una usuaria activando un patinete eléctrico. FOTO: PERE FERRÉ

Tarragona licitará el alquiler de patinetes eléctricos este 2022. El gobierno municipal prevé que en dentro de unos 8 meses se inicie el concurso público para ofrecer este servicio, aunque todavía no se ha decidido si lo podrá ganar una empresa o dos. No obstante, lo que sí se puede confirmar ya es que la compañía o compañías que se impongan deberán ofrecer también, en menor medida, el alquiler de bicicletas eléctricas. Así, el consistorio pretende ampliar la oferta de movilidad sostenible en la ciudad y, pasado un tiempo, se verá si es un vehículo bien recibido por los tarraconenses o no.

A pesar de todo, hasta que no llegue el momento de cambiar el sistema, el departamento de Mobilitat apuesta por seguir con el modelo de mercado abierto que permite, cumpliendo una serie de requisitos contemplados en el convenio, que entren todas aquellas empresas interesadas. En este sentido, el concejal responsable de esta área, Xavi Puig, asegura que ya hay tres empresas interesadas en operar en Tarragona y que, en las próximas semanas, podrían ocupar el espacio que han dejado Lime y Spin con su salida de la ciudad.

De hecho, la decisión del Ayuntamiento de licitar el servicio llega pocos días después que estas dos de las cuatro empresas que operaban en la ciudad decidieran abandonar el mercado. En el caso de Lime fue la inminente obligatoriedad de llevar casco por las calles de Tarragona al circular en patinete a raíz de la modificación de la ordenanza impulsada por el gobierno municipal para dotar a este transporte de una mayor seguridad.

«Ahora sabemos que lo normal para la ciudad es que haya 700 u 800 patinetes desplegados, y no 2.000»

Xavi Puig. Concejal de Mobilitat

Por otro lado, Spin se marchó en bloque de todas las ciudades de España, Portugal y de Alemania, además de algunas de Estados Unidos, por tratarse de mercados de permiso abierto, es decir, en los que pueden entrar todas aquellas empresas interesadas, como pasa aquí. La compañía lamentaba en un comunicado que estos sistemas crean un entorno operativo y competitivo incierto».

Sobre ello, Puig señala que «el hecho que una empresa que estaba funcionando se vaya nos obliga a hacer una lectura, y el motivo es que buscan mercados en los que haya licitaciones a una o dos empresas, lo que dé a las firmas más seguridad y les permite prever si será rentable entrar en una ciudad». En este sentido, el edil de ERC da por hecho que todas las empresas de alquiler de patinetes eléctricos prefieren estos sistemas y reconocer que Tarragona es un mercado para una o, como mucho, para dos compañías. «Ahora sabemos que lo normal para la ciudad es que haya unos 700 o 800 patinetes desplegados, y no 2.000 como ha llegado a haber», comenta Puig, apuntando a la sobreoferta que había respecto a la demanda de los tarraconenses.

Con todo, Puig defiende que aunque todavía no se ha decidido si se licitará a una o dos empresas, lo más probable es que sea solo a una. «Si son dos operadores competirán entre ellos, pero si es una sola puedes pactar con ella como quieres que se ofrezca el servicio, pues si tiene todo el mercado a cambio le podrás pedir que tenga buenos patinetes, que despliegue un stock a la medida de la demanda, que implante tecnologías para dotar de mayor seguridad los vehículos, etc.», explica el edil. Además, Puig también avanza al Diari que la empresa ganadora deberá ofrecer una proporción menor de bicicletas eléctricas. «De esta forma queremos abrir el melón de la oferta regulada de bicis de alquiler para ver como funciona», comenta, y añade que «al final el objetivo es fomentar la movilidad que no genera emisiones y que todo el mundo tenga alternativas para moverse por la ciudad».

«Las nuevas condiciones en el convenio pretenden dotar al servicio de patinetes de una mayor seguridad»
Xavi Puig. Concejal de Mobilitat

No obstante, el concejal defiende que en momentos de incertidumbre, como ha sido este primer año, el modelo abierto ha servido para conocer la respuesta de la gente y recabar información sobre el modelo para mejorarlo. Sobre esto, Puig señala que «dentro de estos aprendizajes hemos detectado también una serie de vulnerabilidades a resolver en temas como la circulación de los patinetes por las aceras, la vulnerabilidad del usuario si se cae, la picaresca de menores de edad que usan los patinetes, la dificultad de identificar a los conductores que cometen infracciones, etc.». Y es con la voluntad de mejorar estos inconvenientes que el departamento de Mobilitat ha decidido ampliar las condiciones que marca el convenio para operar en la ciudad y que las dos empresas que actualmente operan en Tarragona, Reby y Bird, deberán aplicar si quieren renovar su licencia este mes de febrero.

Entre las medidas destaca la instalación de matrículas visibles en los vehículos para identificar mejor a los usuarios infractores, la implementación de tecnologías que no permitan que los patinetes sigan funcionando cuando detecten que circulan por aceras o zonas peatonales y aumentar las medidas de control en la aplicación a la hora de darse de alta para evitar que los menores de edad puedan hacer uso de los patinetes.

Se mantiene el modelo actual

Así, la idea es mantener este modelo abierto hasta que no llegue el concurso público, dentro de unos 8 meses. En este sentido, Puig asegura que ya hay tres empresas interesadas en operar en Tarragona y una de ellas ya se ha reunido varias veces con el Ayuntamiento. De esta forma, en unas semanas podrían llegar a la ciudad algunas firmas que ocuparían el puesto que Lime y Spin han dejado libre este mismo mes.

Aunque hasta ahora las firmas que entraban en Tarragona debían instalar una serie de aparcamientos para sus patinetes pero también para vehículos particulares de los ciudadanos, como contraprestación de interés público, Mobilitat cree que la red actual es suficiente y a las nuevas compañías se les pedirá otras cosas, como por ejemplo la instalación de elementos reductores de velocidad. En relación a los aparcamientos, que han quedado vacíos con la salida de Lime y Spin, Puig espera que poco a poco se vayan llenando de patinetes y bicicletas particulares de los ciudadanos.

Temas

Comentarios

Lea También