Tarragona El Serrallo

«El ruido era tan fuerte que pensaba que se caía la casa»

Los vecinos se quejan de los trabajos en la vía del tren durante las últimas noches

CARLA POMEROL

Whatsapp
Imagen, ayer por la mañana, del punto concreto donde se llevan a cabo los trabajos. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen, ayer por la mañana, del punto concreto donde se llevan a cabo los trabajos. FOTO: PERE FERRÉ

«Me desperté de repente, con un ruido que parecía que estaban excavando dentro de mi casa». Este es el testimonio de Maria Orts, vecina de la calle Sant Joan de El Serrallo. Se refiere a la madrugada del sábado, cuando un fuerte estruendo la obligó a levantarse de la cama. «Pensaba que se estaba cayendo la casa o que habían entrado a robar. Me asusté mucho», explica Orts. Son muchos los vecinos que llevan semanas quejándose de un ruido nocturno, procedente de las vías del tren. En los últimos días, la situación ha empeorado. La problemática se centra, sobre todo, en las zonas de El Serrallo y de Residencial Palau-Torres Jordi.

El ruido empieza sobre las doce de la noche y termina poco antes de las seis de la mañana. Montse Pomerol, una vecina de la calle Josep Català Rufà, asegura que «el sábado fue la peor noche de todas. No pudimos dormir nada, era insoportable», y añade que «además, la luz de la maquinaria entra de lleno a nuestra casas. Es un auténtico despropósito».

El origen del ruido se encuentra en las vías del tren, muy próximas a los dos barrios afectados. Adif se encuentra realizando trabajos de electrificación de la vía. «Se trata de obras vinculadas al Corredor del Mediterrani», aseguran fuentes de la empresa, quienes añaden que «sabemos que son obras muy molestas, por eso intentamos reducir el impacto sonoro. Lamentamos las molestias que podemos ocasionar a los vecinos». Los trabajos nocturnos seguirán adelante, ya que durante el día el servicio está en marcha y no se pueden hacer las obras en la vía. Fuentes de Adif no concretan hasta cuando los vecinos deberán aguantar el ruido, pero aseguran que «en la medida de lo posible, intentaremos minimizar las molestias».

Por su parte, la presidenta de la Associació de Veïns de Residencial Palau-Torres Jordi, Belén Uruen, define la situación como «horrorosa», y añade que «no solo se escuchan los estruendos de las máquinas. Los operarios se hablan a grito pelao. Yo, desde mi casa y desde mi cama, escucho a la perfección sus conversaciones». Uruen asegura que si la situación no cesa pronto, la entidad vecinal se verá obligada a interponer una denuncia «para proteger la salud de nuestros vecinos».

«Los pescadores no descansan»

«Tanto en El Serrallo como en Torres Jordi viven muchos pescadores, que se levantan a las cinco de la mañana para irse a la mar», explica otro vecino del barrio marinero, Luís Puig, quien añade que «llevamos días sin poder descansar bien». Puig asegura que el pasado sábado «parecía que el bloque donde vivo se caía».

Las quejas de los vecinos empezaron en febrero, cuando un residente salió de su casa a las dos de la madrugada y grabó el origen el ruido. El vecino incluso habló con los operarios. Durante el confinamiento, los trabajos se paralizaron y hace unos días se reanudaron.

Temas

Comentarios

Lea También