«El perdón del alcalde», imprescindible para que Podem apoye las cuentas en TGN

AnálisisLa formación quiere que Ricomà «reconozca públicamente que se equivocó» pactando con JxTGN y la CUP, lo que provocó que Aguilar dejara el gobierno

CARLA POMEROL DALMAU

Whatsapp
Imagen que escenifica el pacto de gobierno entre ERC, JxTGN y la CUP, el pasado junio. foto: A.M.

Imagen que escenifica el pacto de gobierno entre ERC, JxTGN y la CUP, el pasado junio. foto: A.M.

Las fiestas de Navidad ya han pasado, lo que significa que la clase política tarraconense vuelve a ponerse las pilas –o no– para aprobar –o no– los presupuestos que deben asegurar las inversiones en la ciudad para este año. Cabe destacar que Tarragona es una de las pocas grandes capitales catalanas que todavía no tiene garantizadas las cuentas, junto con Lleida y Badalona. Pero, por lo que parece, no hay ninguna prisa en hacerlo. El alcalde, Pau Ricomà, anunciaba este fin de semana que su primera opción sigue siendo pactar los presupuestos con En Comú Podem, y que si no lo consigue, está dispuesto a prorrogar las cuentas de 2021. Ahora, la pelota está en el tejado de la coalición que, como ya se ha visto, no acaba de ponerse de acuerdo. Empieza, ahora sí, lo que debe ser la recta final de la aprobación de los presupuestos.

Esta semana, los Comuns por un lado, y Podem por otro, celebrarán sus reuniones para volver a conocer su postura frente a las cuentas. La cita para ambos será mañana por la tarde. El segundo paso será el encuentro entre los representantes de las formaciones. De esta manera, se deberá fijar una postura unitaria de toda la coalición. No se trata de un tarea fácil y sencilla, teniendo en cuenta que, durante las asambleas celebradas hace unas semanas, cada formación opinaba una cosa distinta. Los Comuns acordaron dar su apoyo a los presupuestos por 19 votos a favor y 6 en contra. En cambio, Podem dijo que no por unanimidad (33 a 0). Estas posturas han generado cierto malestar entre ambos partidos, ya que, según parece, cada uno llevó a cabo sistemas distintos de votación. Para hacerse una idea, los Comuns dejaron votar solo los afiliados presentes en el debate y, en cambio, Podem lo hizo a través de votos delegados.

El ambiente entre ambas formaciones no está pasando por su mejor momento. Pese a ello, la representante de la coalición en el pleno municipal, Carla Aguilar-Cunill –de los Comuns–, optó por el no a los presupuestos. Cabe recordar que Aguilar había formado parte del gobierno de Ricomà hasta el pasado mes de junio, cuando ERC pactó con JxTGN y la CUP. La sombra de la venganza sigue sobre la negativa a las cuentas.

Una vez En Comú Podem celebre la asamblea definitiva –todo indica que sea la semana que viene– será momento de pasar el parte al equipo negociador del gobierno municipal. Presentar alternativas y proponer soluciones. De este encuentro deberá salir la sentencia final. O aprobación de los presupuestos, o cuentas prorrogadas. Por su parte, el alcalde aseguraba hace unos días, en una entrevista al Diari que no quiere que la decisión se dilate en el tiempo. Sin embargo, ayer, fuentes del gobierno municipal, no marcaban ningún plazo como fecha límite.

Opiniones divergentes

El portavoz de Podem en las negociaciones, Mariano Pescador, asegura que «si el alcalde no pide perdón por echarnos del gobierno el pasado mes de junio, no apoyaremos los presupuestos». Dejando a parte esta cuestión puramente política, Pescador dice que no es suficiente la inversión social prevista y se opone a la construcción de la residencia para persones mayores de la Vall de l’Arrabassada.

El tono utilizado por los Comuns es mucho más relajado. Fuentes de la formación explican que se está trabajando para desencallar el asunto. «Si fuera por nosotros, las cuentas ya se habrían aprobado hace días. La propuesta es aceptable, pero, como todo, también mejorable», añaden desde los Comuns. Cabe recordar que con el sí o la abstención de Aguilar, los presupuestos estarían aprobados. Veremos lo que ocurre en los próximos días.

Temas

Comentarios

Lea También