Más de Tarragona

El juez rechaza dictar medidas cautelares sobre las terrazas de la Plaça de la Font antes de Santa Tecla

El Ayuntamiento cede y permitirá que los bares puedan servir en su interior el miércoles y el jueves a los espectadores con cita previa en los principales actos de las fiestas

Diari de Tarragona

Whatsapp
El alcalde Ricomà (ERC) e Inés Solé (CUP), esta mañana en rueda de prensa. Foto: ACN

El alcalde Ricomà (ERC) e Inés Solé (CUP), esta mañana en rueda de prensa. Foto: ACN

El juzgado contencioso administrativo de Tarragona ha rechazado dictaminar de inmediato sobre la impugnación del bando del Ayuntamiento de Tarragona tal y cómo habían pedido los restauradores de la Plaça de la Font, que les impide poner terrazas y servir en el interior de los establecimientos durante los días más intensos de la fiesta mayor de Santa Tecla. En su resolución, el juez da tres días de margen al Consistorio para que presente sus alegaciones contra la denuncia de los hosteleros, de forma que no tomará una decisión antes de finalizar las fiestas de Santa Tecla. Asimismo, el magistrado considera que, en caso de fallar a favor de los restauradores, "no sería imposible la reparación" ya que estos podrían solicitar indemnizaciones al Consistorio. Paralelamente, el Ayuntamiento ha publicado  hoy un decreto en el que, ahora sí, se permite que los establecimientos puedan vender bebidas y comida en el interior de los locales, pero sólo a los asistentes a los actos de las fiestas. 

Cierre dominical

La resolución judicial y de la administración municipal llega después de que este domingo, como protesta, los empresarios bajaran las persianas y no atendieran las 1.600 personas que fueron a ver el Cortejo Petit. Una protesta que no descartan repetir el miércoles y jueves, jornadas en las que el consistorio no les permitirá trabajar con normalidad porque la plaza es escenario de los principales actos festivos. Por su parte, el alcalde de la ciudad, Pau Ricomà, acusó a los bares de falta de empatía y ha recordado que se trata de un espacio público.

Ricomà ha destacado algunas de las medidas que ha adoptado en los últimos meses de pandemia para proteger el sector de la restauración, como ayudas directas, permitir ampliar las terrazas o la exoneración del pago de tasas. "Las ordenanzas dicen que el espacio es público y que -los bares- no tienen derecho sobre el espacio", recordó el alcalde. "Pediríamos que tuvieran empatía con la ciudad", ha señalado, al tiempo que ha remarcado que el Cortejo siempre ha pasado por la plaza de la Fuente. No obstante, ha reconocido que "no son las fiestas que nos gustarían, las quisiéramos sin restricciones, pero hay las normas del Procicat que debemos seguir". "No puede ser que una interpretación poco solidaria de lo que es la ciudad oscurezca el trabajo de las entidades", manifestó.

Sobre el papel de los grupos populares, la edil de Cultura, Inés Solé, explicó que desde el consistorio han hablado desde marzo, y ha valorado el "esfuerzo" que han hecho para adaptarse a la situación. "Es la mejor Santa Tecla que podíamos tener", remarcó. Solé también lamentó la acción llevada a cabo por los empresarios y ha puesto de manifiesto que este domingo podrían haber servido "300 mesas y 1.600 personas".

Solé ha expuesto que el pasado 9 de septiembre se reunieron con los restauradores para trasladarles la situación y "hacer una escucha activa de lo que pudieran sugerir". "Nos adaptamos a sus demandas", dijo. Entre estas destacó que pudieran guardar sus tablas en el espacio público cuando las ordenanzas lo prohíben, flexibilizar los horarios o que el público no pudiera entrar bebida y comida para que consumieran más en los bares. Por todo ello, ha sido contundente. "Hemos dejado de hablar de números de muertos para hablar de bares y de cómo nos enriquecemos. Es intolerable", espetó. Finalmente, lamentó que los empresarios no les informaran que no prestarían el servicio y no "asumieran su compromiso".

Temas

Comentarios

Lea También