El Ayuntamiento negocia que el Palau cuente con un centro de enseñanza deportiva

El Consistorio ya ha mantenido contactos con universidades y centros educativos para destinar la sala polivalente para fines formativos. Ayer llegó el parqué, tras 5 meses en Girona

Octavi Saumell

Whatsapp
Operarios, ayer al mediodía, en el Anillo Mediterráneo descargando el parqué  procedente del pabellón de Fontajau. FOTO: PERE FERRÉ

Operarios, ayer al mediodía, en el Anillo Mediterráneo descargando el parqué procedente del pabellón de Fontajau. FOTO: PERE FERRÉ

El Ayuntamiento de Tarragona trabaja para que el Palau d’Esports cuente con un centro de formación deportiva. Así lo asegura al Diari la concejal de Esports, María José López (ERC), quien apuesta por dar al recinto del Anillo Mediterráneo «un uso en todas sus franjas horarias», una vez que ayer volvió el parqué desde Girona y se espera, además, que la instalación pase a manos municipales a partir del próximo mes de septiembre.

Según ha podido saber este periódico, el gobierno de la Plaça de la Font (ERC-Comuns) apuesta por adaptar la sala polivalente del pabellón con capacidad para 5.000 espectadores para que albergue un centro de enseñanza reglada relacionada con el deporte. Cabe recordar que Tarragona, por ejemplo, no cuenta con los estudios universitarios públicos de INEFC, que sí que están en Lleida y Barcelona, mientras que en Amposta hay un centro privado adscrito a la URV relacionado con esta materia: la Escola Universitària de la Salut i de l’Esport. La ciudad sí que tiene, por ejemplo, ciclos formativos de grados medios y superiores en materia deportiva, que se cursan en el Institut Cal·lípolis del Complex Educatiu.

Las fuentes consultadas confirman que el Consistorio ya ha mantenido los primeros contactos con universidades –públicas y privadas– así como institutos para negociar la posible implantación en el pabellón de Campclar. La idea del ejecutivo liderado por Pau Ricomà sería que el Palau contara con el centro de enseñanza a partir del curso 2021/22. La opción que ahora está sobre la mesa coge la base y va un paso más allá del centro de tecnificación que había previsto el anterior gobierno socialista para que el espacio de Campclar se convirtiera en la referencia del 3x3 de baloncesto.

Un retorno accidentado

Paralelamente, ayer volvió al Palau d’Esports el parqué que durante los últimos cinco meses ha estado instalado en el pabellón gerundense de Fontajau, a raíz de las consecuencias que el temporal Gloria ocasionó al pabellón de la capital de la Costa Brava.

Los operarios desmontaron el suelo de Girona a primera hora de la mañana e iniciaron el camino hacia Tarragona a las 10 horas. Se esperaba la llegada para las doce del mediodía, pero un desplazamiento de la carga obligó al camión a detenerse a la entrada de la A-27, lo que provocó que el transporte llegara a las inmediaciones del Palau d’Esports hacia las 13.45 horas.

Una vez allí descargaron el parqué y lo guardaron en un almacén del propio pabellón porque para montarlo primero será necesario actuar en el suelo de la instalación, ya que en la actualidad no se encuentra en óptimas condiciones.

La vuelta del parqué es el primer paso para que, en pocas semanas, el equipamiento deportivo pueda pasar a ser gestionado directamente por el Patronat Municipal d’Esports. De hecho, el organismo municipal pasará en breve a las entidades y clubes de la ciudad la posibilidad de poder solicitar horas en el recinto deportivo de Campclar, cuyo coste de construcción ascendió a los 18,4 millones de euros y que se encuentra con una baja actividad desde que finalizaron los Juegos del Mediterráneo, hoy hace justo dos años.

Pleno municipal en julio

Ahora, la próxima fase será sellar el acuerdo definitivo para el traspaso de la gestión con la Generalitat de Catalunya, que será sine die y sin el pago de ningún canon. En un pleno de este mes de julio –no se sabe aún si en el extraordinario del día 10 o en el ordinario del 17 ó 24– se aprobará la operación para que sea confirmada por el Govern y el Patronat pueda asumir la instalación en el inicio de la próxima temporada, en septiembre.

Ya con casi todo de cara, la concejal de Esports, María José López (ERC), indica que «lo prioritario es poder dar cabida a los clubes de la ciudad. Y a partir de aquí trabajaremos para los alojamientos de nivel, las instalaciones deportivas y apostamos por qué el Palau sea un centro de formación».

La planificación municipal es que el recinto tenga actividad todo el día. Por la mañana, con el centro de enseñanza, por la tarde con la actividad de los clubes y, durante los fines de semana, con los partidos y los eventos. «Habrá combinación de horarios, ya que de cinco pabellones pasaremos a tener ocho porque el Palau contará con tres pistas» afirma López, quien destaca que el nuevo recinto «permitirá descongestionar el resto de instalaciones», una vez «desencallada una cuestión que, por una mala gestión jurídica, no avanzaba».

Temas

  • tarragona
  • Equipamientos
  • deporte

Comentarios

Lea También