El Ayuntamiento de Tarragona ha decidido no abrir los monumentos durante los lunes de verano

La oferta para los visitantes se limita a la Catedral y a poder sacar fotografías de los yacimientos Patrimonio de la Humanidad desde su exterior

Núria Riu

Whatsapp
El acceso al Passeig Arqueològic de Tarragona, ayer, estaba cerrado.  FOTO: Fabián Acidres

El acceso al Passeig Arqueològic de Tarragona, ayer, estaba cerrado. FOTO: Fabián Acidres

Un grupo de unos quince turistas pasea por la calle Cavallers. Se dirige a la Catedral. El guía que les acompaña les explica cómo era la parte alta de la ciudad hace más de dos mil años y la importancia de sus plazas. Sin embargo, estos visitantes ayer tenían que conformarse en ver los yacimientos desde el exterior, ya que los recintos que gestiona el Museu d‘Història de Tarragona este verano no abren los lunes.

«Es una lástima, porque tan solo vamos a estar un día en Tarragona y nos hacía gracia conocer mejor la ciudad», decía Pilar Gómez. Era una excursión que se habían montado un grupo de amigos, que este mes de agosto se han propuesto conocer los rincones más destacados de Catalunya. Cada semana concretan una visita guiada y después van a comer. «Es lo que toca este verano, lo decidimos bastante de improvisto, en función de los rebrotes y como Tarragona se mantiene bien, hemos decidido que ya era hora», añade uno de los acompañantes.

El Ayuntamiento de Tarragona justifica que «la mayoría de recintos museísticos del mundo» cierran un día a la semana ya que hay que llevar a cabo «acciones de mantenimiento, limpieza o simplemente de descanso del personal». Sin embargo, la situación genera quejas. Los restauradores y hoteleros siempre han presionado a la administración local para mantener la oferta turística los siete días de la semana. No obstante, este año, cuando los agentes económicos piden más implicación por parte de las administraciones, no se ha conseguido.

De acuerdo con el convenio, los empleados tienen fiesta los lunes y domingos por la tarde

En la página web del Museu d’Història se informa de que el horario del Circ Romà, Amfiteatre, Fòrum de la Colònia, Pretori y Passeig Arqueològic es de martes a viernes de 9 a 21 horas. Los fines de semana la apertura es treinta minutos más tarde y, mientras que los sábados los recintos permanecen abiertos hasta las 9 de la noche, los domingos cierran a las 15 horas –ya que las cifras no justifican su apertura–. Esto supone que hasta el martes por la mañana los espacios no son visitables. Son los días que, por convenio laboral, tienen de descanso los trabajadores. Esto hace que tampoco pueda accederse a las casas Canals y Castellarnau, que constituyen dos de las joyas de la Tarragona modernista más desconocida.

El Museu d’Història de Tarragona amplia los horarios de visita a partir del 1 de abril hasta el 30 de septiembre, periodo en el cual los elementos patrimoniales «tradicionalmente» han cerrado los domingos por la tarde y los lunes. No obstante, en los dos últimos años hubo cambios de forma «excepcional». El Patronat Municipal de Turisme sufragaba los gastos derivados de esta acción los días en los que estaba programada actividad de pasajeros en el enclave tarraconense. 

La medida que se tomó después de que la compañía Costa Cruceros programó durante todo el verano pasado una escala regular del buque Costa Victoria todos los domingos. El barco salía del muelle tarraconense a las 18 horas de la tarde. Así es que, para garantizar que los cruceristas pudieran visitar los monumentos Patrimonio de la Humanidad se ampliaron los horarios. Este año, la temporada de cruceros no ha empezado aún y los monumentos vuelven a estar cerrados. «Está claro que cuando hay voluntad, hay el dinero, pero cuando no la hay, siempre hay el problema económico», apunta Paco Tovar, guía de Argos Serveis Culturals.

Falta de información

Tovar lamenta que los profesionales del sector se enteraron de la decisión «cuando arrancó la fase del desconfinamiento que permitía abrir los monumentos». «Una de las quejas que siempre hemos tenido como gremio es que, independientemente de quien gobierne, no se nos consulta nada. No se nos informa de estas cosas y a lo mejor un día estás con un grupo y aquel día están grabando un anuncio, o lo que sea, y no se puede entrar, y nosotros nos enteramos cuando estamos con toda la gente en la puerta», añade.

La decisión de ampliar los horarios fue a raíz del incremento de la actividad de cruceros

Según cálculos aproximados que daba a conocer hace unos días el concejal de Patrimoni, Hermán Pinedo, los monumentos han registrado un descenso de visitantes de alrededor del 60%, en lo que va de verano. Pese a ello, los profesionales del sector turístico consideran que no debe bajarse la guardia. «Estamos todos de acuerdo en que hay menos gente y que no hay cruceristas ni grupos numerosos, pero cuando te paras, es más difícil arrancar de nuevo y puedes sentar un precedente o crear unas dinámicas de cara a años futuros», añade este socio de Argos.

En cambio, el responsable de Itinere, Xavi Mejuto, defiende que el cierre de los lunes «es un mal menor». Pone en valor que se hayan mantenido los horarios de 9 de la mañana a 9 de la noche, de forma ininterrumpida. Los trabajadores de esta empresa aprovechan también para descansar, una posibilidad que en los años anteriores ni siquiera se plantearon. «No hay mucha demanda y los picos que se consiguieron los años 18 y 19, con los cruceros, difícilmente los recuperaremos en los próximos años», añade. 

Para Mejuto el termómetro es la Antiga Audiència. Allí llevan a cabo un riguroso control de las personas que visitan la maqueta romana. En julio del año pasado se registró la cifra de 11.700 personas, mientras que en el mismo periodo de este año tan solo fue de 2.700. «Al final, los que te piden una visita son veraneantes que tanto les da un día que otro», afirma. En cambio, el responsable de esta agencia ubicada en el Portal del Roser, defiende que sería más beneficioso para la ciudad que los monumentos abrieran los lunes durante la primavera. «Es cuando tenemos más afluencia por el tema de las escuelas, lo que nos permitiría ganar un día más para que vinieran grupos y repartir más las visitas», dice. 

Los monumentos de Tarragona reabrían sus puertas a finales del mes de mayo, después de más de dos meses y medio cerrados a causa de la Covid-19.

Temas

Comentarios

Lea También