Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Urbanismo

Culubret tendrá súper, 147 pisos y un gran almacén de 6.000 m2

El pleno municipal de Tarragona del día 30 aprobará el proyecto para impulsar la nueva zona comercial

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen virtual del aspecto que ofrecerá el nuevo plan parcial. FOTO: Cedida

Imagen virtual del aspecto que ofrecerá el nuevo plan parcial. FOTO: Cedida

El Saló de Plens del Ayuntamiento de Tarragona aprobará definitivamente el próximo día 30 el Plan Parcial del sector Culubret, que permitirá llevar a cabo la transformación de toda la zona situada entre Sant Pere i Sant Pau y la avenida Rovira i Virgili, junto a la Vall del Llorito. Según ha podido saber este periódico, el proyecto –promovido por la mercantil Terbuluc SL– fue analizado ayer en la Comissió Informativa de Territori y contó con el OK de todas las fuerzas con representación en la Plaça de la Font.  

El concejal de Urbanisme, Xavier Puig (ERC), resaltó en declaraciones a este periódico que se trata de un plan que «compacta la ciudad y que no tiene ningún impacto paisajístico», que se ejecutará sobre un entorno «ya urbanizado». En este sentido, el edil de la formación republicana destacó que este proyecto se enmarca de lleno en la política urbanística que quiere impulsar el ejecutivo municipal, que es la de «mejorar y ordenar» espacios ya existentes que están situados en la trama urbana, sin necesidad de expansionar la ciudad. 

Una nueva rotonda
De esta forma, con la aprobación del día 30 se pondrá el punto y final a una tramitación administrativa que se inició hace ocho años y que, principalmente, permitirá que el entorno –de  27.380 metros cuadrados de superficie total– albergue una remodelada zona comercial, además de 147 nuevas viviendas.   

27.380 metros cuadrados. Es la superficie total con la que cuenta el sector situado entre Sant Pere i Sant Pau y el cementerio, junto a la Vall del Llorito. 

Así lo asegura uno de los impulsores del proyecto para el sector, Quim Culubret, quien remarca que los propietarios han «luchado muchos años» para poder transformar la zona, después de haberse reinventado por el estallido de la crisis económica y la llegada de grandes multinacionales en el entorno de Les Gavarres. 

Para poder ejecutar el plan parcial, los impulsores deberán construir una rotonda en la carretera de Santes Creus, antes de llegar a la altura de Ematsa. El sector contará con dos grandes zonas: la comercial y la residencial. La primera dispondrá de un gran inmueble con tres alturas en el que habrá un supermercado en su parte superior, 150 plazas de aparcamiento y varios locales comerciales para pequeños negocios vinculados con el sector de la construcción, «en los que se podrá comprar todo tipo de materiales de calidad media-alta», según afirma Culubret. 

Xavier Puig (ERC): «Es un plan parcial que compacta la ciudad y que no tiene ningún impacto paisajístico»

El operador de la mediana superficie que se perfila es Mercadona, si bien Culubret aún no quiere confirmarlo. La empresa valenciana tiene la intención de cerrar el centro que tiene en Sant Pere i Sant Pau para trasladarse a este nuevo polígono. Asimismo, en la parte inferior del edificio se reserva un espacio de unos 6.000 metros cuadrados para un gran almacén de materiales para la construcción. 
«Será un polo industrial con empresas de aquí, del territorio, y estamos orgullosos de ello», indica Culubret, quien calcula que las mejoras en el entorno permitirán doblar el volumen de trabajadores que actualmente hay en la zona, que asciende a más de un centenar. 

Viviendas sostenibles
Por lo que se refiere a la zona residencial, ésta dispondrá de «calles anchas, dimensionadas al proyecto de la Vall del Llorito», ya que los dos planes parciales son colindantes, si bien la antigua Terres Cavades aún no tiene calendario para poder ser una realidad. Las viviendas que estarán junto a Culubret serán de dos, tres y cuatro habitaciones, repartidas en inmuebles de planta baja y seis niveles de altura y, según remarca Quim Culubret, se seguirán «criterios de sostenibilidad y de arquitectura saludable» para su construcción.

En este sentido, cabe señalar que el entorno contará con «la primera vivienda plurifamiliar saludable de Catalunya», en una futura urbanización en la que vivirán más de 300 personas. Los cálculos de los propietarios, que están perfilando la negociación con las entidades financieras y con un fondo de inversión para poder llevar a cabo la operación, son los de poder iniciar las obras en un año, para que éstas estén finalizadas en 2022. 

Temas

Comentarios

Lea También