Carla Aguilar pide a Podem y Comuns decidir el voto del presupuesto en asamblea

Podem la convoca para el próximo lunes mientras que Catalunya en Comú asegura que no tiene intención de volver a reunir a su militancia 

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de una asamblea de En Comú Podem. Foto: Pere Ferré

Imagen de una asamblea de En Comú Podem. Foto: Pere Ferré

La negociación del presupuesto municipal del Ayuntamiento de Tarragona encara la recta final. Después de casi dos meses de contactos y negociaciones, todo parece indicar que la fumata blanca –o negra– definitiva por parte de En Comú Podem ya es solo cuestión de días. 
Según ha podido contrastar el Diari, la edil de la coalición progresista, Carla Aguilar, ha comunicado a las ejecutivas municipales de Podem y de Catalunya en Comú su voluntad por convocar una nueva asamblea, en la que sean las militancias de ambos partidos las que dictaminen con sus votos el posicionamiento que debe tener el grupo municipal de la Plaça de la Font.

Fuentes cercanas a la concejala muestran su convencimiento de que el sentido del voto «debe ser acordado», a la vez que reiteran su voluntad para que la resolución sea «rápida» y se ponga el punto y final al proceso negociador. 

De momento, 19-39
De esta forma, la voluntad de la representante municipal de En Comú Podem sería repetir el sistema que ya se llevó a cabo en la primera fase de la negociación. Así, el pasado 20 de diciembre –hace 37 días– ambas formaciones convocaron a sus asambleas la misma tarde para abordar su postura con los resultados sobre la mesa de las negociaciones con su exsocio de gobierno. Ese día, Carla Aguilar explicó en el encuentro con la militancia que, de las 83 peticiones solicitadas por su grupo municipal, 30 habrían sido aceptadas en su totalidad por el gabinete del alcalde Pau Ricomà (ERC), mientras que 28 se podrían incluir de manera parcial y 25 habrían sido rechazadas, así como que faltarían «entre tres y seis millones de euros» para que las previsiones lleguen al 20% de gasto social.

Ese día, el resultado global de ambas asambleas fue de 39-19 a favor de rechazar las cuentas, si bien el sistema de voto fue diferente. La de Podem, con voto delegado, fue contundente: unanimidad de 33-0 en contra del presupuesto, mientras que los Comuns –sin sufragio delegado, solo con voto presencial– avalaron el acuerdo con Esquerra Republicana por un 76% (19-6). A raíz de este resultado, Aguilar votó en contra de la propuesta municipal en la Comissió de Serveis Centrals del 23 de diciembre, por lo que las cuentas de 2022 aún no se han llevado al Saló de Plens, y el Consistorio sigue con presupuesto prorrogado sine die. 

El segundo ‘round’, a debate
Tras las vacaciones de Navidad se inició un segundo proceso negociador. Según el documento que el gobierno municipal entregó a Comuns y Podem en la reunión del viernes 14 de enero, el gabinete de la Plaça de la Font asegura por escrito que, tras una semanas de «reflexión», el equipo de Ricomà ha «reconsiderado algunos puntos» que, hace un mes, habían sido denegados por parte el gobierno local pero que ahora se avalan  tras «haberlas madurado más». 

Asimismo, para esta nueva fase En Comú Podem hizo llegar un paquete de 13 nuevas propuestas, que han sido aceptadas. De manera paralela, a instancias de Podem, se incorporó una premisa inicial: «reflejar de alguna manera que las formas no fueron las correctas en el momento del cambio de gobierno, considerando que el gobierno incumplió el acuerdo y el pacto transfuguismo», por lo que Podem y Comuns  exigían que en caso de llegar a un acuerdo se debería «explicitar este punto de una forma pública por parte del gobierno».

En su escrito de contestación, el gabinete de ERC, Junts per Tarragona y la CUP indica, textualmente, que «si se llega a un acuerdo será posible pactar una disculpa con finalidad constructiva, de reparación y de reconocimiento, lejos de motivaciones negativas ni de ataques a nadie». 
Tras estos nuevos acontecimientos, Aguilar ha instado a los dos partidos de la coalición a votar el posicionamiento final, después de que en el informe recibido hace 12 días –que está en manos de los cocoordinadores de Comuns y de los representantes de Podem– ERC, Junts per Tarragona y CUP aseguren que se han aceptado 78 de las 83 peticiones presentadas: el 93,9%.  

De momento, sin embargo, sigue el desacuerdo entre los dos socios. Podem ratificó anteayer en ejecutiva el veto a las cuentas. Y ha convocado una asamblea de para el próximo lunes día 31, en la que «si procede», se confirmará la votación del pasado 20 de diciembre y se «cerrará la negociación». De manera diferente se ven las cosas en Catalunya en Comú. «La dirección municipal ratificó el ‘sí’ la pasada semana, no tiene ningún sentido convocar de nuevo a la militancia», insisten. Por todo ello, Carla Aguilar sigue con la patata caliente de tener que decidir y, por lo tanto, con el horizonte de verse abocada a desacatar a una de las dos partes. Ya no hay marcha atrás.    

Temas

Comentarios

Lea También