Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Comercio

Bogaris prevé una inversión de 48 millones en la finca de IKEA

La empresa andaluza muestra su «sorpresa» por la pugna con Ten Brinke y reitera contar con un contrato firmado con los propietarios por los derechos comerciales del futuro barrio

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen virtual del aspecto que ofrecería el parque comercial de Ponent en caso de que lo impulsara Bogaris. FOTO: Cedida

Imagen virtual del aspecto que ofrecería el parque comercial de Ponent en caso de que lo impulsara Bogaris. FOTO: Cedida

La compañía Bogaris apuesta fuerte por implantarse en la ciudad de Tarragona. Aparte de la oferta de 16 millones de euros que la firma sevillana ha presentado a la Junta de Propietaris del Pla Parcial 10 –situado entre el Anillo Mediterráneo de Campclar y la T-11– para adquirir los derechos comerciales que inicialmente debían ser para IKEA, el Diari ha podido confirmar que la compañía andaluza tiene ya definido un primer proyecto constructivo para el futuro barrio de Ponent que, en su totalidad, contempla una inversión global de más de 48 millones de euros. 

Bogaris: «TGN es atractiva y está muy consolidada a nivel comercial. Lo tenemos todo listo para venir»

El nuevo parque comercial será al aire libre –como Les Gavarres y no, por ejemplo, como el Parc Central o El Corte Inglés– y contará con una superficie construida de 31.659 metros cuadrados, de los cuales unos 25.000 se destinarán para el espacio expositivo y de venta. «El recinto será al aire libre, con varias naves», indican a este periódico fuentes de Bogaris, las cuales remarcan que, asimismo, en el proyecto básico se prevén reservar 1.200 plazas de aparcamiento, tanto soterradas como en superficie.

Bogaris: «La situación por la oferta extemporánea de Ten Brinke es desagradable y sorprendente. En noviembre se acordó aceptar solo nuestra propuesta»

De los 25.000 metros cuadrados, más de la mitad serán para una firma que ejercerá como de «locomotora» del proyecto, si bien desde Bogaris se señala que «se reservan metros para el pequeño comercio». De hecho, en este sentido está previsto llevar a cabo acuerdos para impulsar planes de dinamización de los comercios tradicionales. Por ello, la empresa sevillana ya ha mantenido contactos con la agrupación Empresaris de Tarragona, Botiguers de Tarragona y el propio Consistorio, según señalan las fuentes consultadas. 

La compañía de Sevilla presenta una oferta de 16 millones para implantarse en la ciudad

Según los cálculos de la compañía interesada en promover la futura zona comercial de Ponent, la puesta en marcha de la plataforma de Bogaris significaría la creación de unos 700 puestos de trabajo directos en su fase de explotación, a los que se les sumarán otros 300 durante su construcción.  

31.659 m2. Es la superficie que Bogaris prevé construir en el Pla Parcial 10. De estos, 25.000 se destinarían para el espacio destinado a las ventas. 

«Tenemos los trámites muy adelantados. Empezamos a trabajar en el proyecto de Tarragona a mediados de octubre», se indica desde la compañía, a la vez que se añade que su apuesta por Tarragona se debe al hecho de que «es una ciudad atractiva y muy consolidada a nivel comercial», a la vez que destacan las «buenas conexiones» que tiene la parcela situada en Ponent, junto a la T-11, la A-7 y la AP-7.

1.200 plazas de aparcamiento. Son las que tendría el parque comercial promovido por la compañía andaluza. Éstas serían en superficie y, algunas, soterrados. 

«Ya estamos en el área metropolitana de Barcelona e Igualada, pero el entorno de Tarragona, Reus y Salou nos interesa mucho», resaltan, a la vez que aseguran que «si no habíamos apostado antes por venir es porque creíamos que en esa parcela iba IKEA. Cuando supimos que no venían, apostamos definitivamente por Tarragona», añaden.    

«Lo tenemos todo a punto»
Por otra parte, desde Bogaris se recuerda –asimismo– que la batalla comercial con Ten Brinke para hacerse con los derechos comerciales es «sorprendente y, sobre todo, desagradable». Ambas firmas pugnan por hacerse con los derechos comerciales, después de haber presentado dos ofertas por valor de 14 millones de euros, que el pasado 13 de marzo Bogaris subió dos millones más. 

700 puestos de trabajo directos.  Se generarían con el futuro centro comercial. Asimismo, desde la empresa andaluza se calcula que se pudieran crear 300 durante la fase de construcción. 

Sobre ello, Bogaris asegura que en la asamblea de propietarios del pasado 14 de noviembre «se acordó, por unanimidad, que solo se aceptaba nuestra propuesta, en detrimento de la de Ten Brinke y de López Real 09 SL», un hecho que permitió a la firma de Sevilla, según indican, centrarse «en la apuesta por Tarragona, que será un emplazamiento singular».

«Pese a ello, la redacción del acuerdo se alargó unas semanas, y lo firmamos el 28 de diciembre, por 13 millones. Se trata de un contrato, no de un precontrato, que solo estaba pendiente de ser ratificado por la asamblea de propietarios, ya que se dio por entendido de que se habían rechazado las otras dos propuestas», indican desde Bogaris, que consideran que la propuesta de Ten Brinke es «extemporánea», ya que «se recibió a finales de enero por burofax, un mes después de haber firmado el contrato».

Pese a ello, las fuentes de Bogaris especifican que «decidimos subir un millón más para igualar y superar en 25.000 euros la propuesta de Ten Brinke, ya que no queríamos que un ente público como Smhausa o una entidad financiera como el Banc Sabadell pudieran tener problemas por aceptar una oferta inferior».  

Desde noviembre hasta marzo, los técnicos de Bogaris se centraron en la apuesta por la capital de la Costa Daurada. «Tenemos ya acabado el proyecto básico y el de movilidad. Y teníamos hora el 14 de marzo para mantener una entrevista con el Departament d’Empresa para avanzar en la tramitación de la licencia comercial, ya que la de IKEA no vale. Lo tenemos todo a punto, pero el 11 de marzo los propietarios cambiaron de opinión y optaron por Ten Brinke», lamentan desde Bogaris, que esperan que la junta de propietarios convocada para el 3 de abril les vuelva a abrir las puertas del nuevo barrio de Ponent.  

Temas

Comentarios