Las Terres de l’Ebre a pie y en bicicleta

Las rutas de la Via Verda son una muy buena opción para disfrutar de la naturaleza y conocer el paisaje

N. Serra

Whatsapp
Las rutas son ideales para cicloturismo y senderismo. JOAN REVILLAS

Las rutas son ideales para cicloturismo y senderismo. JOAN REVILLAS

Uno de los mayores atractivos de las Terres de l’Ebre es su paisaje natural. Por esta razón, la zona es ideal para las actividades al aire libre que permiten conocer y disfrutar del paisaje, siendo la bicicleta y el senderismo dos formas muy recomendadas para desplazarse por sus caminos naturales y municipios con encanto.

Una buena opción para realizar estas actividades es recorrer la Vía Verda de la Val de Zafán. Esta ruta rodeada de naturaleza permite descubrir rincones siguiendo el trayecto de la antigua vía de la Val de Zafán que dejó de funcionar a principios de los setenta y que transcurre entre Puebla de Hijar, en la provincia de Teruel, hasta Tortosa. Se trata de un recorrido de 180 km sin tráfico que pasa por las comarcas del Bajo Martín, Bajo Aragón, Matarraña, Terra Alta y Baix Ebre y sigue un trazado entre montañas, túneles, ríos y viñas, un lugar idóneo para disfrutar del aire puro y de un paisaje de postal perfecto para fotografiar, como les Roques d’en Benet en Horta de Sant Joan, uno de los paisajes más emblemáticos de Els Ports. 

En algunos puntos del trayecto, la vía se adentra en ciertos municipios. Es el caso de Bot, donde se puede hacer turismo y visitar elementos arquitectónicos como la Iglesia de Sant Blai de estilo renacentista o la casa Paladella, que cuenta con elementos clásicos y góticos. Los amantes del vino, por esta misma localidad, no pueden perderse la visita a las distintas bodegas que muestran la tradición vitivinícola de la Terra Alta, que junto a la de aceite y sus molinos son dos de sus motores económicos.

Esta misma comarca tiene en su interior otros espacios característicos. Siguiendo por la Via Verda, pero cogiendo una ligera desviación hacia el término de Gandesa, se puede llegar a la Fontcalda. Situada entre las sierras de la Mola y el Crestall, este santuario se convierte en un lugar idóneo para el descanso o incluso para otras excursiones paralelas. Se trata una fuente termal rodeada de montañas que van formando piscinas naturales en el centro con distintas profundidades y que antiguamente era un lugar de peregrinación por la creencia de que sus aguas contenían propiedades curativas y terapéuticas. 

Cerca se encuentra también el santuario de la Fontcalda, donde actualmente todavía se celebran actos como las romerías, que tienen lugar el primer domingo de cada mayo. En la misma plaza donde se encuentra la ermita también hay un hostal con restaurante, lo que reafirman la Fontcalda como un espacio ideal para descansar, tomar un baño, un tentempié o una bebida, tanto en las zonas de pícnic como en el restaurante donde también se puede pasar la noche.

De vuelta a la ruta por la Via Verda, desde la Terra Alta llegamos al Baix Ebre. Muy cerca de la trayectoria del río Canaletes y acercándonos al Ebro, donde este desemboca, nos encontramos con la antigua estación de Benifallet. En medio de un espacio natural se encuentra este espacio ferroviario ahora convertido en zona de descanso con mesas para pícnic, lavabos públicos, restaurante y posibilidad de pernoctar. Una parada en el camino de la que no arrepentirse antes de seguir el trayecto ente naturaleza hasta llegar al centro de Xerta, pueblo que cuenta con distintas casas señoriales además de otros elementos patrimoniales, continuar por Aldover, donde se puede visitar la iglesia neoclásica de la Natividad de Nuestra Señora y continuar para finalizar la ruta en Tortosa, pasando por Jesús donde hay una área descanso y Roquetes, donde en determinados días se puede visitar el Observatori de l’Ebre.

La ruta acaba en el centro de Tortosa, pero en la ciudad todavía queda mucho por hacer. Tortosa ofrece la posibilidad de navegar en el sirgador, una embarcación tradicional por el Ebro, visitar la Catedral, los Reials Col·legis o el refugio antiaéreo para conocer esta ciudad que se ha formado sobre tres culturas, la cristiana la judía y la musulmana y que cuenta con una gran importancia renacentista además de la conservación de elementos de historia más reciente como la guerra Civil.
Actualmente se está trabajando para ampliar la vía y crear un nuevo tramo de la antigua vía de ferrocarril de la Val de Zafán que permitirá conectar desde Tortosa hasta Amposta y llegar hasta Sant Carles de la Ràpita.

Temas

Comentarios

Lea También