Reus se postula como escenario de rodajes de películas y series

El consistorio tiene sobre la mesa un proyecto para atraer a la ciudad grabaciones cinematográficas que «permitan generar actividad económica y pongan en valor el patrimonio arquitectónico y el paisaje urbano»

JAVIER DÍAZ PLAZA

Whatsapp
Grabación de la película ‘Cosmética del enemigo’, rodada en diciembre de 2019 en la sala Foyer Marià Fortuny de firaReus. FOTO: CEDIDA

Grabación de la película ‘Cosmética del enemigo’, rodada en diciembre de 2019 en la sala Foyer Marià Fortuny de firaReus. FOTO: CEDIDA

Hace un año, en diciembre de 2019, la sala Foyer Marià FortunyfiraReus se convirtió en un aeropuerto para el rodaje de Cosmética del enemigo, la nueva película del director barcelonés Kike Maíllo. Durante tres semanas un equipo de unas 70 personas, entre actores, técnicos, etc, hizo vida en la capital del Baix Camp. La cinta se estrenó por todo lo alto en el pasado festival de Sitges con Reus como protagonista en los créditos finales.

El Ayuntamiento lleva años dando vueltas a un proyecto que atraiga producciones cinematográficas a la ciudad. Hasta lo bautizó como Reus Plató y contempló, en 2018, abrir una agencia de promoción con sede en el Centre Mas Iglesias. La idea no termina de cuajar, pero sigue sobre la mesa: «Queremos captar rodajes de películas y series que permitan generar actividad económica y poner en valor el patrimonio arquitectónico y el paisaje urbano de la ciudad», aseguran desde el consistorio.

Esta iniciativa no cuenta aún ni con una partida presupuestaria ni con personal, aunque su finalidad ya está definida: debe actuar de enganche con productoras y cineastas para gestionar y facilitar localizaciones para las grabaciones. Reus forma parte de la Catalunya Film Comission, un servicio gratuito de la Generalitat donde tiene referenciados espacios como la Prioral, La Palma, la Biblioteca del Centre de lectura o la estación de tren.

El consistorio, además, ha llevado a cabo encuentros –fam trips- con especialistas del sector audiovisual para dar a conocer otros posibles emplazamientos: la depuradora de aguas, la Bòbila Sugranyes, el refugio de la Patacada, la Estació Enològica o el cementerio. Sin olvidar sus edificios modernistas: el Institut Pere Mata, la Casa Navàs, la Casa Gasull o la Casa Rull, entre otros. O algunos más modernos, como La Fira, la universidad o el barrio Gaudí, diseñado por Ricardo Bofill.

«Reus tiene potencial para ser escenario de rodajes. Durante mucho tiempo he tratado de potenciarlo, pero ha sido complicado y se ha dejado escapar un tren. Los rodajes generan ingresos a la ciudad en forma de tasas, dietas, noches de hotel para el equipo, además de alquileres y contratación de servicios. Juegos de Tronos dejó 15 millones de euros en Girona por grabar allí una temporada. Y luego están los turistas cinematográficos que viajan a los lugares donde se han rodado películas y series. Canarias hace mucho que se beneficia de esto», afirma Daniel Villanueva, director de la Escola de Cinema de Reus.

Villanueva destaca que la ciudad dispone de «localizaciones vírgenes que todavía no se han explotado: teatros, una calles, preciosas…». Pero advierte de que este proyecto requiere «cabeza y seriedad»: «No se puede poner un número de teléfono y esperar a que te llamen. Cuando un productor que no conoce el territorio busca una localización hay que hacer de anfitrión y velar por que se cubran todas sus necesidades y tenga una experiencia positiva. No puede disolverse en la burocracia de pedir permiso a un departamento o a una concejalía u otra. Para ello debe haber una oficina de rodajes que opere como ventanilla única y tenga detrás a personas eficientes que sepan lo que tienen entre manos», añade.

El diseñador de sonido reusense Oriol Tarragó coincide en la necesidad de abrir una sede que también facilite a las productoras las negociaciones con hoteles, restaurantes, catering, decoradores, vigilantes de seguridad e incluso alquiler de material eléctrico, luces o sonido. «Sería una manera de potenciar la industria local», asegura el ganador de cuatro premios Goya y siete Gaudí. Considera, además, que sería interesante que existiese una biblioteca virtual con fotografías de localizaciones no solo de Reus sino de toda la demarcación. «Por su bagaje cultural, Reus podría centralizar una oficina de toda la provincia», dice. Otra posibilidad, apunta, sería la construcción de un plató, al estilo de los que se han montado en Terrassa para derivar rodajes de Barcelona, que sedujera a los cineastas con precios asequibles en cualquier época del año. «Muchos hoteles que cierran fuera de temporada podrían sacar partido», señala.

Tarragó sostiene que la capital del Baix Camp está en un enclave idóneo para acoger grabaciones: «Es una ciudad de provincias con espacios arquitectónicos especiales, típicos catalanes, está cerca de campos y del mar y cuenta con un palacio de congresos, un aeropuerto, edificios modernistas muy importantes, teatros o una escuela de cine. Es una ciudad donde la burguesía siempre ha ejercido y florecido la cultura y por qué no el cine puede tener un espacio de destacado». Él fue uno de los artífices de que la película ‘Cosmética del enemigo’ se rodara en firaReus -se encargó del diseño del sonido también-. «Le propuse a Kike Maíllo ambientar un aeropuerto allí y, aunque resultaba caro porque todo el equipo debía alojarse, le encantó y le compensó. Tengo que agradecer al alcalde, Carles Pellicer, y al Ayuntamiento su generosidad con este proyecto», cuenta.

La Escola de Cinema ha captado la ciudad en gran parte de los cortometrajes de sus alumnos: el antiguo hospital, la Casa dels Professors, cafeterías, el Bartrina, el extinto cine Palace, el centro comercial La Fira… El multipremiado Timecode, en cambio, se llevó a cabo en la Zona Franca de Barcelona. «Cuando ruedas en Reus te das cuenta de la gran diversidad de escenarios que tiene. Sus localizaciones aguantan cualquier género. En la plaza del Ayuntamiento se puede grabar tanto una comedia romántica como una historia de género histórico de bombarderos, y la Casa Navàs podría albergar una producción de Hollywood. También tenemos el Parc Sant Jordi, la Boca de la Mina… Dime una parte de Reus que no sea digna de poder rodar allí», concluye Villanueva.

Temas

Comentarios

Lea También