Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus impulsa auditorías en los hogares para combatir la pobreza energética

El Ayuntamiento ha puesto en marcha un servicio de asesoramiento gratuito para ayudar a reducir la factura de la luz a las familias más vulnerables o en aquellas viviendas con personas mayores o con dificultad de movilidad 

F. G.

Whatsapp
El consistorio espera realizar una veintena de auditorías antes de terminar el año.  FOTO: a. gonzález

El consistorio espera realizar una veintena de auditorías antes de terminar el año. FOTO: a. gonzález

Las numerosas intervenciones que se han llevado a cabo contra el fraude eléctrico en la ciudad han destapado, en muchos casos, la situación de familias que no pueden hacer frente a la factura de la luz. Sin ir más lejos, el año pasado el Ayuntamiento recibió unas 1.200 solicitudes para acceder a las subvenciones referentes a la pobreza energética.

Hace unos meses, desde el consistorio se puso en marcha un programa piloto en Horts de Miró, el A-porta, para ayudar a los vecinos del barrio a reducir el gasto eléctrico. En una dirección parecida se dirige la iniciativa impulsada ahora consistente en la realización de auditorías en los hogares para combatir la pobreza energética. 

Se trata de una medida social y medioambiental que, según el  Ayuntamiento, tiene el objetivo de acercar el Punt d’Assessorament Energètic (PAE) a las viviendas y aconsejar la mejor forma de reducir la factura de la luz a las familias más vulnerables o en aquellos casos con personas mayores o con dificultad de movilidad. Desde el consistorio han dado a conocer este servicio una vez realizadas las primeras 20 auditorías (la previsión es que se hagan 20 más hasta final de año) dirigidas a personas que han solicitado la subvención de pobreza energética y que presentan facturas con un consumo excesivo o muy bajo.

Según explican desde el Ayuntamiento, una vez detectado el caso sobre el cual se decide actuar, un ingeniero técnico industrial del PAE, acompañado de una auxiliar técnica de mayores y dependencia, visita la vivienda y ofrece información de calidad sobre la realidad energética de cada caso. La visita a la vivienda dura entre 35 y 40 minutos, y «las recomendaciones más habituales son cambiar la potencia contratada, pasar del mercado libre al mercado regulado, usar bombillas de bajo consumo y solicitar el bono social».

Además, también se aprovecha la visita para instalar en los hogares beneficiados difusores en los grifos, que sirven para reducir el consumo de agua y facilitan un consumo más responsable. Estos aparatos son los que distribuye Aigües de Reus durante las campañas de ahorro de agua y que han sido cedidos por esta empresa municipal en el Ayuntamiento.

Nuevas medidas

Según informan desde el propio Ayuntamiento, las personas visitadas hasta la fecha valoran de manera positiva la auditoría, «ya que les tranquiliza que una persona experta revise sus facturas y los aconseje sobre varios aspectos relacionados con el consumo energético». 
Los técnicos de los Servicios Sociales municipales están analizando la información obtenida a través de estas veinte auditorías, para tenerla en cuenta a la hora de poner en marcha nuevas acciones para hacer frente a la pobreza energética. En su conjunto, el Punt d’Assessorament Energètic ha hecho unas 1.500 atenciones desde que se pusiera en marcha el año 2017.

Temas

Comentarios

Lea También