Núria Puig Ribas: «La sociedad necesita el silencio y admirar el arte»

Entrevista. La reusense es la coordinadora del recién creado Observatori Cultural Gaudí de la Associació de Concerts de Reus, un nuevo espacio de debate alrededor de la música y las artes en general

Sílvia Fornós

Whatsapp
Imagen de la reusense Núria Puig Ribas. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Imagen de la reusense Núria Puig Ribas. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Núria Puig Ribas (Reus, 1964) es licenciada en Bellas Artes, especializada en restauración de obras de arte, y estudió los ocho años de canto en el Conservatori Municipal de Música de Barcelona. Combina ambas facetas como docente de Secundaria en Reus, donde ejerce de profesora de música y de plástica desde hace treinta años. Como cantante, la soprano reusense ha realizado muchos conciertos pero actualmente solo actúa en eventos privados, aunque una de sus últimas actuaciones públicas fue una colaboración, el pasado concierto de Navidad, junto a la Orquesta Sinfónica Camerata XXI. Ahora, ha asumido el reto de coordinar el Observatori Cultural Gaudí de la Associació de Concerts de Reus, un nuevo espacio de debate alrededor de la música y las artes en general, educativo y de clases magistrales.

¿Cómo surge la oportunidad de coordinar el Observatori Cultural Gaudí?

Supongo que mi trayectoria en el mundo de la música y las Bellas Artes, además de mi experiencia docente, ha hecho que desde la Associació de Concerts de Reus se interesasen por mí, porque puedo cubrir las dos áreas que, desde la entidad, pretenden enlazar a través de la institución.

¿Cuál es el objetivo?

Pretende ampliar la oferta cultural respecto a la música y en relación con otras artes. Una muestra de ello son los tres primeros coloquios con los que iniciamos la programación: el primero sobre música, ballet y pintura (13 de noviembre), el segundo alrededor de la música y el cine (5 de febrero de 2021), y un tercero sobre música y emociones (7 de mayo de 2021). Ya que, además de escuchar música, las aspiraciones del público también son otras en el mundo del arte y la cultura. De lo que se trata es de ampliar el placer que da el hecho de escuchar música y de disfrutar del arte.

El nombre del Observatori Cultural Gaudí es toda una declaración de intenciones.

Tiene mucho significado, ya que es algo que está vivo, expectante y atento. La referencia a la cultura es porque queremos abarcar muchos ámbitos y la mención a Gaudí es porque es uno de los artistas con más proyección internacional de la ciudad.

Desde hace 30 años es profesora de ESO en Reus.

Estudié ocho años de canto en el Conservatori Municipal de Música de Barcelona. Mi especialidad es la voz. He cantado toda la vida en diferentes ámbitos, desde conciertos solistas hasta colaboraciones con orquestas y corales. También he dado clases de técnica y reeducación vocal en Mas Carandell y Creu Roja Tarragona, y a grupos de profesores y corales. Por circunstancias profesionales buscaban a una profesora de música en mi escuela y, desde entonces, he compaginado las clases de música con las de plástica, como licenciada en Bellas Artes.

¿Cuándo se dio cuenta de que se dedicaría al mundo de la música?

Desde pequeña tenía lo que se dice ‘buena voz’, es decir, no desafinaba demasiado. En la escuela había una coral y empecé allí, y con siete años era solista. Poco a poco seguí estudiando música y piano, y después canto en Barcelona, primero en el Conservatori Superior de Música del Liceu y después en el Conservatori Municipal de Música. En este último coincidí con Myriam Alió, quien fue una gran pedagoga, y su marido Manel Garcia Morante, profesor de repertorio y pianista de Victoria dels Àngels. Estuve en muy buenas manos y aprendí una muy buena técnica. Esto hizo que hoy en día, dedicándome a la docencia, no pierda la voz y pueda seguir cantando.

¿En qué se basa la técnica que aprendió?

En escuchar el cuerpo y en ver cómo funciona de manera natural.

¿Qué tan importante es tener una buena técnica?

Cuando hablamos de técnica vocal lo primero que debemos pensar es que todos tenemos una manera de funcionar natural, es decir, cualquier técnica que sea contranatural no será efectiva. De lo que se trata es de observar el propio cuerpo, de fijarse en cómo respira de manera natural y observar los bloqueos que pueden provocar que no respiremos de una manera adecuada o que no demos a la voz el apoyo correcto desde el diafragma.

¿Es imprescindible, entonces, tener buena voz?

Si de entrada ya tienes un buen oído musical y una buena voz, mejor, pero con una buena técnica se puede sacar mucho de voces que no parecen muy dotadas en principio. Todos nacemos con una tesitura de voz y no la podemos improvisar, pero si no estudias según el tipo de voz que tienes, puede ser perjudicial.

Como soprano tiene experiencia como cantante de zarzuela. ¿Qué le llama la atención de este género y qué le permite expresar?

La zarzuela muchas personas de dentro del mundo de la música clásica la menosprecian un poco, comparándola con la ópera, pero hay obras realmente preciosas. Empecé a cantar zarzuela a los 12 años y para mí tiene un componente nostálgico y también artístico, en el sentido que es un reflejo de la cultura propia del país y de la cultura popular, con un vocabulario y temáticas populares, etc. A nivel técnico, requiere de tesituras de voz muy amplias y tiene el problema añadido de que es hablada y cantada, a diferencia de la ópera en la que cantas todo el tiempo.

En clase, ¿cómo combina sus conocimientos en Historia del Arte y Música?

Cuando hago mis clases de historia de la música en tercero de la ESO no hablo únicamente de la historia de la música, sino que también transmito el arte de la época. Si partimos de la base de que el arte es el reflejo de la sociedad que lo ha creado, entonces a los alumnos les explico la relación entre la pintura y la música, la arquitectura y la música…

En los tiempos actuales, ¿cuál es el principal reto de la enseñanza?

El reto actual de nuestra sociedad es hacer que las personas sean capaces de observar, pararse y escuchar el silencio. Siempre les digo a mis alumnos que, como la música es el reflejo de la sociedad que la ha creado, la música que triunfa actualmente es rápida y ruidosa. Estamos acostumbrados a mirar hacia fuera y no miramos hacia dentro. Realmente, el reto de la educación en la escuela y los hogares es volver a contemplar el arte y la naturaleza, porque todo ello te lleva a contemplar a las personas que tienes a tu alrededor. De este modo, te das cuenta de quién es el otro, cómo es y qué necesita, y esto te hace mucho más receptivo a otras ideas y a aceptar la pluralidad de la sociedad. De este modo tendremos más respeto los unos por los otros. La sociedad necesita el silencio y admirar el arte.

Como sociedad, ¿qué nos aporta el silencio?

El silencio físico, es decir, no hablar y escuchar, nos hace más receptivos y que no queramos tener siempre la razón. También nos ayuda a ver qué necesitan las demás personas, por lo que también seremos más educados, más reflexivos, más comprensivos y más respetuosos.

Temas

Comentarios

Lea También