Intentan okupar un piso de Reus a las pocas horas de fallecer su propietaria

Mossos desalojó a una mujer horas después del levantamiento del cadáver (se encontró a la víctima en el suelo) y la Guàrdia Urbana hizo lo propio con otra vecina al día siguiente, cuando también pretendía quedarse con la vivienda del barrio Gaudí

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: Fabián Acidres

FOTO: Fabián Acidres

Dos mujeres de un mismo bloque de viviendas del barrio Gaudí intentaron sin éxito okupar un piso que a fecha de hoy está tapiado. No pertenecía a un banco, ni siquiera llevaba un tiempo deshabitado. Todo lo contrario, el fallecimiento de la propietaria, una mujer mayor que estaba a la espera de ingresar en una residencia, propició una primera okupación cuando el cadáver estaba de camino en el tanatorio. Y la segunda cuando todavía no habían transcurrido ni 24 horas del deceso de su propietaria. 

El pasado martes, poco antes de las 14 horas, Bombers recibía el aviso para abrir un piso. Los vecinos habían informado en el 112 que llevaban días sin saber de una vecina y que se había oído un golpe fuerte que quizá procedía de esa vivienda.

Bombers entró por el balcón del segundo piso, ya que la puerta principal estaba cerrada. En eñl suelo y sin respirar se encontraba la vecina. Junto a Bombers acudió Mossos, Guàrdia Urbana y SEM. La víctima aparentemente no tenía ningún signo de violencia y el cadáver se trasladó al tanatorio. 

¿Dónde están las llaves?

Aunque se pudo abrir la puerta principal por dentro, las llaves de la vecina no aparecieron. Se sacó el cadáver de la mujer y se cerró el piso (sin llave). Esa misma tarde, los vecinos vieron como una mujer entraba en el piso con el juego de llaves, supuestamente de la víctima.

Se llamó al 112 para alertar de que estaban okupando una vivienda del número 11 de la avenida Barcelona y que ésta había quedado vacía hacía pocas horas por el fallecimiento de su propietaria.

FOTO: Fabián Acidres

Una patrulla de Mossos, según fuentes vecinales se personó hasta el barrio Gaudí. Allí también acudió un familiar de la mujer. Los mismos vecinos explican que se abortó la okupación y se sacó a la mujer, que vive en un piso del mismo bloque.  La mujer argumentó que ayudaba a la vecina y que por esa razón tenía las llaves. 

Al día siguiente, otra vecina cambió la cerradura del piso de la fallecida, que todavía estaba en el tanatorio pendiente de funeral y entierro. La mujer argumentó que tenía intención de comprar la vivienda y que quería entrar a limpiar el piso. Desde la comunidad se le negó esta propuesta argumentando que acceder a una vivienda sin autorización del propietario era un delito y que en el caso de la muerte de su titular, debían ser sus familiares los que permitieran o no entrar en la morada.

La puerta tapiada para evitar okupaciones. FOTO: DT

A pesar de ello, la mujer cambió la cerradura y el hecho fue denunciado. La Guàrdia Urbana se personó en el edificio y verificó que había una nueva cerradura, aunque nadie contestaba. No costó mucho localizar a la segunda vecina que quería okupar el piso. Esta admitió a los agentes que había cambiado la cerradura y los policías le imputaron un delito de usurpación de inmueble (okupación).

Esta segunda vecina tiene una veintena de antecedentes por diversos delitos. Ante los dos intentos fallidos, los familiares han decidido tapiar la puerta (la imagen anterior) para evitar entradas ilegales en la morada.

Temas

Comentarios

Lea También