«Identificaremos a los irresponsables de la manifestación»

El consistorio de Reus denuncia los actos incivicos de la concentración en contra de la restricciones del Covid-19 que congregó a 500 personas

J. SALVAT

Whatsapp
Imágen de la calle Llovera este martes por la noche, ocupada por los manifestantes.  FOTO: J.S.

Imágen de la calle Llovera este martes por la noche, ocupada por los manifestantes. FOTO: J.S.

El gobierno local ha mandado un mensaje claro a los culpables de los actos incívicos de la concentración de este pasado martes por la noche contra las medidas para frenar la Covid-19: «identificaremos a los irresponsables». La manifestación se saldó, al menos, con 23 personas identificadas por quemar y romper el mobiliario urbano y con 19 denuncias por incumplimiento del toque de queda. Así lo reveló ayer el Ayuntamiento de Reus que, de la mano del alcalde reusense, Carles Pellicer, definió la concentración como «un acto de irresponsabilidad muy grave», dado el elevado nombre de personas que se juntaron (500) «sin cumplir con las medidas de seguridad sanitaria». Además, el consistorio remarcó que tal evento «no estaba comunicado ni autorizado», tal y como afirmó la concejal de Seguretat, Dolors Vázquez.

Y es que lo que empezó como una manifestación pacífica, acabó con varios altercados, por lo que la Guardia Urbana de Reus y los Mossos saldaron la noche con, al menos, 23 identificados por destrozar el mobiliario urbano y 19 denuncias por incumplimiento del toque de queda nocturno.

Los Bombers de la Generalitat tuvieron que hacer cinco salidas para actuar en incendios en varias calles de la ciudad de Reus, ya que algunos manifestantes prendieron fuego a diez contenedores y a un el árbol.

El pasado miércoles, a las 21 horas de la noche, la plaza Mercadal albergaba 500 personas reunidas en contra de las restricciones horarias y el cierre de bares y restaurantes. Estas, posteriormente, se manifestaron por varias de las principales ubicaciones del centro de Reus –como la calle Llovera y Monterols, o la plaza de la Llibertat– al grito de «nuestro miedo, nuestra perdición», «sí a la libertad» y mostrando pancartas con lemas como «no se pueden exigir impuestos si prohibes tener ingresos» o «no te ofende la miseria…¿pero sí la protesta?».

Una vez pasadas las diez de la noche –cuando empieza la restricción horaria-, la concentración fue perdiendo participantes y acabó derivando en varios actos vandálicos causados por una minoría, que lanzaron y rompieron sillas de un conocido restaurante de la plaza Mercadal, destrozaron mobiliario urbano, inhabilitaron la circulación de algunas calles también con todo tipo de mobiliario, incendiario diez contenedores e incluso quemaron un árbol.

«Altercados como los de ayer (martes) son inadmisibles. Ponen en riesgo la salud de los participantes y a la ciudadanía en general, así como a sus vecinos y familias», denunció firmemente el edil reusense, que pidió que no se vuelva a organizar una manifestación como la del martes «sin distancias de seguridad, ni autorización». En ese aspecto, Carles Pellicer se mostró muy crítico con el grupo que causó altercados, indicando que el consistorio actuará «contundentemente», porque «se ha puesto en riesgo a su familia y a la comunidad». El máximo responsable del Ayuntamiento de Reus considera que «es intolerable utilizar mobiliario urbano contra unos y otros» y se recriminó, indignado: «¿En qué mundo se han pensado que vive esta gente? ¿En qué tipo de sociedad?».

Uno de los contenedores quemados el martes. FOTO: cedida

Aunque tanto la concejal de Seguretat como el alcalde defendieron el derecho de manifestación, puntualizaron, en voz de Vázquez, que «este tipo de acciones no puede servir como plataforma para el uso de minorías violentas». Por ello, la concejal de Seguridad se refirió a los actos incívicos indicando que «los condenamos, lo perseguiremos y no toleraremos que se repita». Por último, el alcalde de la capital del Baix Camp pidió que «se utilicen otros medios para manifestar el rechazo de las medidas, no pongáis en riesgo la sociedad».

¿Quién son y cómo se movilizan?

La manifestación del pasado martes nació a través de una plataforma de las redes sociales y concentró a un variado abanico de afectados: personas que viven del gremio de la hostelería, la restauración y ocio nocturno y, sobre todo, a un gran número de jóvenes hartos por las restricciones y que claman por un futuro laboral y la libertad de movilización y por «el cumplimiento de derechos y libertades».

Existe un grupo de Telegram titulado ‘Toque de queda Reus’, en el que ya hay más de 430 miembros en el que se organizan las quedadas. Según corre por las redes, hoy viernes día 30 se ha convocado una nueva concentración en la plaza del Mercadal a las 21horas bajo el lema «Desobediencia ante el toque de queda y medidas Covid-19».

Temas

Comentarios

Lea También