Reus Equipamientos

El pleno de Reus aprueba el estudio de viabilidad de la futura piscina municipal de gestión privada

Lo hizo con los votos a favor del equipo de gobierno y de Cs. El PSC y la CUP criticaron queel consistorio apueste por el modelo público-privado en beneficio de una empresa

CARMINA MARSIÑACH

Whatsapp
El pleno de este viernes se celebró de forma telemática. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El pleno de este viernes se celebró de forma telemática. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Nuevo paso para hacer realidad la futura piscina municipal de Reus. El pleno del Ayuntamiento de Reus aprobó ayer el estudio de viabilidad previo a la decisión de construir y explotar, en régimen de concesión, un centro deportivo con zona de aguas cubiertas y fitness en la ciudad.

La propuesta contó con los votos a favor del equipo de gobierno (JuntsXCat, ERC y Ara Reus) y Cs. El modelo de gestión privada de las instalaciones no convenció al resto de la oposición, el PSC y la CUP que consideran que no es un proyecto «viable».

El nuevo equipamiento tendrá una inversión público-privada de ocho millones de euros. El Ayuntamiento correrá al cargo de hasta 1,4 millones, el resto lo pondrá la empresa que gane el concurso público de construcción y de gestión de las instalaciones. Esta tendrá el derecho de explotación del complejo deportivo en un período concretado según el convenio, pudiendo llegar a un máximo de 40 años. La instalación será de titularidad pública desde un inicio.

El concejal de Esports, Josep Cuerba, recordó que tras elaborar el Mapa d’Intal·lacions Esportives Municipals (MEIM) en 2018 se detectó la necesidad de una nueva piscina municipal cubierta. Y posteriormente se encargó el estudio de la obra en el cual se introdujeron algunos cambios tras realizar consultas preliminares de hasta nueve empresas interesadas. Uno de estos cambios fue decantarse por el modelo de gestión público-privada.

Cuerba expuso que «el modelo de concesión público-privada nos permite fijar un límite de inversión y destinar recursos a otras cuestiones del municipio». Además el edil de Esports añadió que su idea es «dotar la ciudad de un espacio polivalente que permita desarrollar todo tipo de ejercicio físico pensando en el bienestar y la salud de las personas (…) Es una prioridad del gobierno que responde a una demanda ciudadana».

En este punto del día intervino por primera vez en el pleno un ciudadano, Ricardo Redondo. Se trata de un mecanismo previsto en el nuevo Reglament de Participació Ciutadana i Reglament Orgànic Municipal. Redondo hizo varias preguntas al equipo de gobierno sobre la futura municipal.

El concejal de Esports, le respondió que la inversión del Ayuntamiento sería de 1,4 millones como máximo, aunque finalmente el centro tuviera un coste superior a los ocho millones. Y en caso de que fuera inferior, la aportación del consistorio se reduciría manteniendo el porcentaje.

Cuerba, afirmó también que los precios de los abonos mensuales que se han fijado por el momento a 45 euros, deberán ser aprobados y ratificados por el Ayuntamiento. Y el concesionario solo podrá reducirlos a la baja.

Respondiendo a las preguntas de Redondo, el edil aseguró que «las obras deberán ejecutarse a riesgo y ventura del concesionario y además debe asumir el riesgo operacional de la concesión».

Por su parte, el portavoz del PSC, Andreu Martín, lamentó que el Ayuntamiento haya optado por este modelo público-privado: «No es un proyecto de ciudad. Es un favor al privado que lo gestione y abre las puertas a la inestabilidad de los clubes deportivos de la ciudad (…) si van por este camino se quedarán solos». Además reprochó al equipo de gobierno que se haya abandonado el proyecto ‘Cap nen sense piscina’ por su elevado «coste».

Martín puso de manifiesto que parte de los ciudadanos de Reus van a las piscinas municipales de localidades vecinas como Salou. «Este modelo de gestión municipal es posible en otros municipios y parece que en Reus, no».

La concejala de Cs, Débora García empezó su intervención con una premisa: «Cada euro invertido en deporte, es un ahorro en sanidad». El grupo se mostró a favor de la colaboración publico-privada para «poder ofrecer un servicio eficiente y de calidad con un coste menor». Consideran que lo que sería alarmante es que el Ayuntamiento se gastara ocho millones de euros y se endeudara «como hizo con el Hospital»

García, expuso que quizás modular los precios y ofrecer la posibilidad de pagar por actividades supondría una opción atractiva para los usuarios.

Edgar Fernández, de la CUP, dejó muy claro que este proyecto no les convence, no lo ven viable. «Si no va bien, quién acabará de pagar la fiesta es el Ayuntamiento». En este sentido el partido considera que no se puede realizar un proyecto de esta envergadura «teniendo en cuenta las condiciones actuales».

La CUP solicitó al equipo de gobierno retirar el punto del orden el día y propuso que se estudiara la posibilidad de rescatar e intervenir el CN Ploms «uno de los clubs históricos que está pasando por una situación económica complicada», dijo Fernández que lamentó que el consistorio no respondiera si estaba abierto, por lo menos, a estudiar la propuesta.

El alcalde, Carles Pellicer, recordó que será «una piscina prevista para hacer salud y cubrir una demanda ciudadana, no para hacer competición» y por ello no se contempla que sea de 50 metros.

La aprobación del estudio de viabilidad supondrá la puesta en licitación de la concesión del proyecto y explotación del centro deportivo que será de propiedad pública y explotación privada.

Temas

Comentarios

Lea También