Más de Reus

El consistorio de Reus plantea facilitar el transporte a alumnos que vivan lejos

La reorganización de estudiantes en los centros de secundaria deja algunos casos con problemas de movilidad

MONTSE PLANA

Whatsapp
El Institut Gaudí es donde irán alumnos de escuelas como Misericòrdia. Hay familias que recuerdan que el centro está muy lejos. FOTO: F. ACIDRES

El Institut Gaudí es donde irán alumnos de escuelas como Misericòrdia. Hay familias que recuerdan que el centro está muy lejos. FOTO: F. ACIDRES

Las familias se encuentran a las puertas de las preinscripciones para el próximo curso escolar y, en Reus, se presentan novedades. Y es que se empezará a aplicar la adscripción única en los centros de secundaria, es decir, cada escuela tiene, a partir de ahora, un único instituto de referencia, y no dos, como hasta el momento. El nuevo modelo de distribución de alumnos que entran al instituto (ver el mapa) quiere ser una herramienta más para luchar contra la segregación, pero no convence a todas las familias.

Algunas se sienten totalmente desamparadas porque el instituto que les toca se encuentra excesivamente lejos de su zona, como es el caso de los alumnos de la escuela Misericòrdia, que a partir de ahora son derivados al Institut Gaudí, con una distancia de casi dos kilómetros entre centros. Desde el consistorio, conscientes que se pueden dar casos extremos, aseguran que se está trabajando para encontrar soluciones, lo que pasaría por facilitar el transporte público a estas familias.

Así lo asegura el concejal de Educació del Ayuntamiento de Reus, Daniel Recasens, que explica que se tiene que tener en cuenta dónde viven las familias y estudiar detenidamente caso por caso. «Estamos manteniendo reuniones escuela por escuela, reuniéndonos con familiares de alumnos de entre tercero y sexto de Primaria para, precisamente, captar las dudas y miedos que tienen y, a partir de aquí, ir buscando soluciones para ir encajándolo todo», detalla. En la cuestión de movilidad se está trabajando con aquellas familias «en las que hay realmente un impacto».

Es el caso de Íngrid, madre de la escuela Misericòrdia. Su hija menor está cursando sexto de Primaria y el próximo curso entra en el instituto. Con el nuevo modelo de adscripción única, le toca ir al Institut Gaudí. A partir de aquí, Íngrid plantea un doble problema. Por un lado, su hijo mayor está estudiando actualmente tercero de la ESO en el Institut Baix Camp, por lo que si su hija acaba en el INS Gaudí, sus dos hijos quedarán separados, lo que supondría un problema de organización. El segundo problema es que viven en la zona de la calle Ample y señala que el barrio Gaudí le queda muy lejos, «mientras que el INS Baix Camp está casi al lado de casa». Íngrid recuerda que sus hijos estudiaron en la escuela Misericòrdia «porque es un centro de acogido. Nos gustó y nos hemos quedado, pero al pasar al instituto, tenemos opciones más cercanas y cómodas».

Recuerda que este problema lo tienen bastantes familias de Col·legi Misericòrdia, «es un centro educativo de alta complejidad y, al ser de acogida, hay alumnos de todos los puntos de la ciudad. Si les toca ir a un instituto que está a la otra punta, no sé cómo nos las apañaremos todos», subraya. No obstante, señala que, primeramente, intentará matricular su hija al INS Baix Camp para no tener que separar los hermanos y, en el caso de terminar en el INS Gaudí, espera que al menos se den facilidades con el transporte público.

Por su lado, el concejal Daniel Recasens recuerda que se dará prioridad a los alumnos que ya tengan hermanos en un centro, «al menos durante los dos primeros años de implantación del nuevo modelo. Éste es el compromiso del Departament. Se avaluará caso por caso, pero será una cuestión prioritaria».

Las familias con hermanos que se llevan menos años ya han actuado con previsión, como se explica desde el AMiPA de la Escola Doctor Alberich i Casas. En este caso, el instituto más cercano es el INS Baix Camp, a más de un kilómetro de distancia. Hace tiempo que padres y madres del colegio reclaman un centro de secundaria en el barrio, en la zona de Misericòrdia, pero detallan que, por ahora, no se ha avanzado aunque mantienen firme su reclamo. De mientras, la gran mayoría de alumnos del Alberich i Casas se matriculaban ya antes al INS Baix Camp, por lo que, aunque les quede lejos, en este caso el modelo de adscripción única no les ha afectado sustancialmente «y ya se ha actuado con previsión así que, de entrada, al menos en la mayoría de casos, no habría problemas de hermanos separados», se señala desde la AMiPA de la escuela.

Modelo contra la segregación

El nuevo modelo de adscripción única se trata de una decisión tomada desde el Departament d’Educació que se quiere usar como una herramienta más para luchar contra la segregación escolar y las desigualdades derivadas. El concejal Daniel Recasens recuerda que se trata de un proceso iniciado ya hace tres años, que quedó paralizado y que, finalmente, se ha tirado adelante. Entiende que pueda haber críticas del modelo, «pero con el actual, la segregación se agrava».

Cabe recordar que la implantación de este modelo levantó críticas entre las familias, publicándose, en abril, un manifiesto unitario respaldado por 16 AMPA de escuelas de Reus en el que se pedía un proceso participativo, aunque la decisión estaba ya tomada. Recasens recuerda que se celebró meses atrás una reunión conjunta telemática entre familias y Departament, y que en las últimas semanas se han realizado encuentros con todos los centros educativos de primaria, con familias con hijos afectados. Solo queda celebrar reunión con las escuelas Sant Bernat Calvó y Marià Fortuny.

Temas

Comentarios

Lea También