El Aeropuerto de Reus se queda sin vuelos comerciales durante el invierno

Ryanair no oferta la única ruta que en los últimos años disponía en temporada baja, la de Londres-Stansted

MONTSE PLANA

Whatsapp
El Aeropuerto de Reus, ayer al mediodía. Prácticamente está todo cerrado y quedan ya pocos vuelos programados. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El Aeropuerto de Reus, ayer al mediodía. Prácticamente está todo cerrado y quedan ya pocos vuelos programados. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El Aeropuerto de Reus se quedará sin vuelos comerciales esta temporada de otoño e invierno. No será la primera vez que esto sucede. En 2011, Ryanair ya dejó de operar en el aeródromo de la capital del Baix Camp durante la temporada baja de turismo. Ahora, se repite el escenario, pero con el agravante de que la situación se debe a la importante crisis provocada por la Covid-19. Se cierra un verano para olvidar, con una caída de más del 95% de pasajeros en el Aeropuerto de Reus respecto 2019 (de los 579.299 pasajeros entre junio y agosto del año pasado a los 24.622 durante el mismo periodo de este año).

Ahora, se quedará desierto de vuelos comerciales. Y es que Ryanair ha eliminado, de momento, la única ruta que en los dos últimos años mantenía en el aeródromo durante los meses invernales: el de Londres-Stansted. El 24 de octubre por la noche se realizarán las últimas operaciones y, desde entonces, el equipamiento se quedará sin actividad hasta finales de marzo, cuando hay ya programados algunos vuelos por parte de la aerolínea irlandesa. También otras compañías, como Easyjet, ya tiene programados vuelos para abril y ya se pueden comprar en su página web, aunque cabe recordar que las aerolíneas están sujetas a la evolución de la pandemia, así que no hay nada definitivo. Fuentes de Aena recuerdan que el Aeropuerto sí que seguirá abierto y operativo durante estos meses, pero por otro tipo de operaciones, como vuelos sanitarios, vuelos de práctica, entre otros.

En cuanto a Ryanair, en los últimos años ya había ido recortando las operativas durante los meses de invierno. En 2018 se eliminó uno de los dos vuelos que antes mantenía en temporada baja, la ruta Reus-Eindhoven (Países Bajos). Ese año y en 2019, el Aeropuerto de la capital del Baix Camp se quedó sólo con un vuelo, el de Londres-Stansted y, ahora, no hay nada programado para los próximos meses.

Fuentes consultadas de la compañía irlandesa señalan que todavía no disponen de la programación definitiva para este inverno. «Debido a la situación sin precedentes en la que nos encontramos, Ryanair se encuentra estudiando sus rutas de cara al próximo invierno», remarcan. Aun así, en la web de la compañía no hay vuelos disponibles más allá del 24 de octubre.

Aeropuerto estacional

El aeródromo reusense está declarado como «estacional», por lo que el tráfico de pasajeros se concentra en temporada de verano, vinculado en un porcentaje muy alto al turismo. Así lo decidió Aena en abril del año pasado. Un cambio que se hizo para «para poder contratar personal en verano». Pero este modelo no es lo deseado desde el territorio. El presidente de la Cambra de Comerç de Reus, Jordi Just, opina que «hay que explorar otros flujos vinculados a otras actividades económicas y empresariales de las comarcas de Tarragona. Esto pasa por establecer convenios con las grandes empresas del territorio y la universidad, los cuales generan una movilidad muy grande que se vehicula prácticamente de forma única por el Aeropuerto del Prat. Esta es un mercado no explotado». En este sentido, desde el ente cameral se considera que «es fundamental potenciar la gestión desde el territorio del Aeropuerto. La referencia sería el modelo francés, donde las Cámaras de Comercio intervienen de forma decisiva en la estrategia comercial». De esta forma, se podría «ajustar la gestión a lo que pide el territorio, a diferencia de un modelo centralizado en la que sólo se consideran los condicionantes de los grandes aeropuertos».

Los taxistas, desesperados

Ante la perspectiva de que este invierno no habrá vuelos comerciales, a los taxistas ya no les sorprende nada. Raúl, Juan Carlos y Pablo están en las puertas del aeródromo esperando que lleguen los pocos pasajeros que este puente del Pilar pasarán por Reus, y lo dicen claro: «Es un desastre». Este verano han trabajado con los mismos efectivos que en invierno (al 50%). «Venimos de un confinamiento, verano ha ido muy mal y volvemos al invierno, cuando el trabajo cae en picado. Será como haber pasado tres inviernos seguidos. Esto no se recupera», señalan. Además, esta vez se añade el hecho de que el ocio nocturno está clausurado «que sería nuestro público en un inverno en condiciones normales. Que el Aeropuerto se quede sin vuelos, pues ya da igual», lamentan.

Temas

Comentarios

Lea También