Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Danza y gesto en movimiento

El Festival Internacional de Moviment i Teatre Gestual (COS) pierde un día a causa de la convocatoria de huelga

Gloria Aznar

Whatsapp
El reusense Héctor Tarro interpreta en casa ‘Reminiscence’, con la bailarina japonesa Ayano Tatekawa, de la mano de la coreógrafa Camille Granet.

El reusense Héctor Tarro interpreta en casa ‘Reminiscence’, con la bailarina japonesa Ayano Tatekawa, de la mano de la coreógrafa Camille Granet.

"Siempre he vivido el festival como espectador. Y ahora llegar, no solo como bailarín, sino que me den la oportunidad de inaugurarlo, es un honor".

El reusense Héctor Tarro debía abrir la última edición  del Festival Internacional de Moviment i Teatre Gestual COS de la capital del Baix Camp. Sin embargo, a consecuencia de la convocatoria de huelga general, el espectáculo Reminiscence se tuvo que reprogramar. 

Reminiscence expresa el sentimiento del amor. "Es un recuerdo del amor, tan intenso, que va más allá de lo que es real", cuenta Camille Granet, coreógrafa de la compañía Ateneo della Danza-cia. Balletto di Siena. Realidad, recuerdos e imaginación a partir de la memoria. La obra pone en duda la percepción del público a través de los sentidos. Un viaje protagonizado por el reusense Héctor Tarro y la japonesa Ayano Tatekawa de la mano de Camille Granet.

Reminiscence fue el espectáculo ganador en 2018 en el Certamen Internacional de Coreografía Burgos-New York. "Es un compartir emociones con el público, un intercambio, un momento mágico", asegura Héctor Tarro.

Tarro lleva tres años trabajando con la compañía italiana. Tres años en los que ha profundizado, sobre todo, en el esfuerzo de estar fuera de casa, en la dificultad de ir a otro país y de hablar una nueva lengua sin apenas estudiarla. "De danza he aprendido mucho pero lo he hecho mucho más de vida", comenta. 

¿Realidad?
El reusense Héctor Tarro interpreta en casa ‘Reminiscence’, con la bailarina japonesa Ayano Tatekawa, de la mano de la coreógrafa Camille Granet.

Un dúo con tres nacionalidades implicadas. "Es lo maravilloso, el poder conectar tantas culturas, artistas de países tan diferentes a través de un lenguaje universal, la danza. Porque ahora nos comunicamos en italiano pero antes no podíamos hacerlo", señala Camille Granet.

Precisamente la cultura y la educación son claves a la hora de plasmar. En este sentido, la coreógrafa reconoce que así como los profesionales asiáticos "pueden ser más fríos a priori, cuando llegan a nuestra escuela, al mismo tiempo es muy interesante trabajar con estas personalidades diversas porque puedes utilizar estas diferencias como puntos fuertes, no como debilidades. Partir desde lo que es diferente y ver hasta dónde llegan sus límites". 

La coreógrafa Camille Granet

Por lo que respecta a la universalidad de la danza, Héctor resalta que "prácticamente cambiando de Reus a Tarragona ya se nota la diferencia. La danza es tan dispar allá donde vayas, pero al mismo tiempo tan igual. Depende del bailarín, de cómo se sienta con el resto y con él mismo". Mente y cuerpo, una unión esencial, un cúmulo de pequeños detalles para llegar al público. 

"La música es primordial, también la honestidad del movimiento así como la sincronía física y mental entre todos los bailarines para que el público se sienta identificado con las emociones de los artistas, que pueda reconocer sus propios sentimientos en la obra, que ellos han vivido en algún momento de su vida", explican Camille y Héctor.  

Por otra parte, además de Reminiscence, la profesora francesa pone en marcha Reus diversas master class de danza contemporánea para niveles medio y avanzado. "Mi objetivo es la investigación profunda y el conocimiento del propio movimiento centrándome, sobre todo, en la atención del detalle", relata.

De esta manera, las clases se dividen en tres partes. La primera es "la reconstrucción corporal en diferentes niveles. En la segunda parte se trabaja más sobre las sensaciones de los propios artistas, por encima del trabajo técnico así como el conocimiento del espacio, el saber moverse gracias a unas improvisaciones guiadas. Finalmente, una composición coreográfica concluirá la sesión".

 

Temas

Comentarios

Lea También