Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Sociedad

Aumenta el refuerzo escolar entre alumnos gitanos en Reus para que no abandonen los estudios

El Ayuntamiento busca la implicación de las familias en la educación de sus hijos a través de extraescolares. Entre las novedades, este curso se ha iniciado una actividad dirigida a niñas

MONTSE PLANA

Whatsapp
Mar, durante una de las clases de refuerzo que se realizan todos los miércoles en el Centre Cívic Mas Abelló.  FOTO: ALBA MARINÉ

Mar, durante una de las clases de refuerzo que se realizan todos los miércoles en el Centre Cívic Mas Abelló. FOTO: ALBA MARINÉ

Un 64% del alumnado gitano de entre 16 y 24 años no concluye los estudios obligatorios frente al 13% del conjunto del alumnado. Son cifras de un estudio realizado por la Fundación Secretariado Gitano en 2013 que muestran una realidad que desde la misma comunidad se quiere revertir. En Reus ya se han puesto las pilas y se están desarrollando distintas actividades en el marco del programa ‘Pont entre cultures’, con los barrios de Sant Josep Obrer, Fortuny y Montserrat como foco de actuación, aunque se desarrolla en toda la ciudad. El objetivo: luchar contra el absentismo escolar y hacerlo a través de un trabajo conjunto con las familias, buscando su implicación. «Son acciones que surgen a raíz de los procesos de participación que se realizan con el pueblo gitano», se detalla desde Serveis Socials del Ayuntamiento de Reus. Reuniones en las que se captan las necesidades de la comunidad, «y una de las cuestiones más recurrentes es la escolarización», se añade.

El programa ‘Pont entre cultures’ (desarrollado por la concejalía de Benestar Social a través del Pla Local d’Inclusió Social i de l’Àmbit de Dinamització Comunitària i Cohesió Social) ya hace algunos años que se realiza. Pero este curso se ha ampliado con una nueva actividad que justo se inició el pasado 9 de octubre. Se trata de ‘Aprenem entre Amics’, de la que se benefician cinco niñas gitanas de la escuela Rosa Sensat. Todas ellas cursan quinto de Primaria y los miércoles, cuando salen de colegio, se dirigen al Centre Cívic Mas Abelló acompañadas por Mar, una joven también gitana que está estudiando Magisterio. Ella se convierte en su monitora durante unas horas. «¿Os acordáis de los números pares e impares? En esta ficha que os he dado tenéis que pintar los impares», dice Mar al empezar la clase, en la que asisten cuatro niñas. Tras pensarlo, una de ellas levanta la mano. «Sé lo que son, pero ahora no me acuerdo», reconoce. Todas sus compañeras se sienten identificadas. Después de una pequeña explicación de Mar, todas recuerdan bien el concepto, y empiezan a pintar sin dudar.

«Lo que hacemos aquí es reforzar los hábitos de estudio», explica Mar. Que sus alumnas sean niñas y de quinto de Primaria no es una casualidad. Según detallan desde Serveis Socials, para los alumnos de sexto curso de Educación Primaria ya se desarrolla el programa de refuerzo escolar ‘Caseta Jove’, que quiere ser un puente entre Primaria y la ESO, «pero se detectó que los niños, y sobre todo las niñas gitanas, no asistían». Por lo que se optó crear una nueva actividad dirigida especialmente a las niñas de una edad más temprana que actuase como puente hacia la ‘Caseta Jove’ y, de aquí, a Educación Secundaria. Una actividad dirigida a niñas y liderada por mujeres gitanas con el fin de actuar como modelos.

«La participación de las mujeres gitanas como dinamizadores da un valor añadido a estas acciones», señala la concejala de Benestar Social del Ayuntamiento de Reus, Montserrat Vilella, quien considera que este aspecto permite trabajar, desde edades muy primerizas, «el valor de la educación desde la misma comunidad gitana, que cada vez es más consciente de que los estudios son una buena manera de progresar como personas individuales y como pueblo».

En este sentido, Mar, además de impartir refuerzo escolar, también actúa como referente para las pequeñas. Ella explica que su familia siempre la ha apoyado en los estudios. Primero empezó Derecho, pero finalmente decidió cambiarse a Magisterio. Por su parte, las niñas sueñan en lo que serán de mayores. Dos quieren ser pediatras, una profesora y la cuarta: «Quiero saber de todo».

Temas

Comentarios

Lea También