Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Archivado el caso del mecánico de Reus acusado de delito de odio

El juez considera que el hombre no ha cometido ningún delito, como se le acusaba

Jordi Cabré

Whatsapp
Jordi Perelló, el mecánico de Reus acusado de delito de odio en enero de 2018. FOTO: ACN

Jordi Perelló, el mecánico de Reus acusado de delito de odio en enero de 2018. FOTO: ACN

El mecánico de Reus Jordi Perelló, que se hizo famoso por negarse a reparar el vehículo de una policía nacional, ya puede respirar tranquilo. Fue acusado el pasado mes de febrero de presunta incitación al odio para negarse a reparar el vehículo particular de una agente.

De hecho, su negación, recogida en el auto del juez, fue tajante e incluso intolerante y con hostilidad: "A partir del 1 de octubre yo no trabajo con la Policía Nacional y con la Guardia Civil. Sois unos opresores y los responsables de lo que está pasando aquí. Búscate otro taller porque yo no trabajo con maltratadores". Esos hechos ocurrieron el 31 de enero de 2018. 

El magistrado del Juzgado de Instrucción número 3 de Reus, Diego Álvarez de Juan, firmó el pasado viernes día 22 el auto de archivo provisional de las diligencias previas de este presunto caso de delito de odio.

En tres hojas, el juez considera que "el discurso de odio u hostilidad contra la autoridad o contra los agentes de la misma no puede ser sancionado conforme el artículo 510 del Código Penal (que define aquellas personas que puedan cometer el delito de odio)". Añade que en todo caso se puede entender como injurias o amenazas graves, pero no son elementos "que permitan incluir las manifestaciones del investigado, con independencia de la intolerancia y la hostilidad, en las características propias de delito de odio. Además, tales manifestaciones no han tenido repercusión alguna en cianto a la incitación, elemento necesario del tipo (delito de odio)".

El juez sí remarca al mecánico que no puede negarse a atender un cliente, ya que así lo establece un Real Decreto español y un decreto de la Generalitat. Considera Diego Álvarez que es un empresario "muy poco diligente" pero "no ha cometido delito de odio".

El auto no es firme y se puede presentar recurso de reforma en un plazo de tres días, que empieza a contar hoy lunes o un recurso de apelación, cuyo plazo aumenta hasta los 5 días. 

Temas

Comentarios