La gracia de viajar con grafiteros en el tren

Álex Saldaña

Whatsapp
La gracia de viajar con grafiteros en el tren

La gracia de viajar con grafiteros en el tren

Imaginen la escena: salen un viernes al mediodía de trabajar y se apresuran para coger el tren de cercanías que les lleve a casa a tiempo para compartir la comida con su familia y comenzar a disfrutar de un bien ganado fin de semana.

Pero hete aquí que a mitad de camino tienen que apearse y esperar que llegue otro convoy porque unos graciosos han decidido utilizar el medio de transporte a modo de lienzo para pintarrajear sus mamarrachadas.

Pues es lo que sufrieron los 100 pasajeros que ayer viajaban en el tren que partió a las 13.17 de la Estación de Francia, en Barcelona, con destino a Sant Vicenç de Calders.

Un grupo de vándalos activó la alarma en la estación de Gavà para realizar una pintada en el cristal frontal del tren, lo que, al impedir por completo la visibilidad, inutilizó el convoy, tras lo que los muy graciosos aún se divirtieron pintando los vagones con total impunidad. Incluso no me extrañaría que filmaran la fechoría con el móvil para luego colgar las imágenes en las redes sociales y jactarse de su gran hazaña.

Lo peor es que no se trata de un hecho aislado; fuentes de Renfe aseguran que en Catalunya se registra al menos un caso similar cada día –la compañía gasta al año unos 5 millones en limpiar grafitis de los trenes–. Y, pese a lo cotidiano que resulta, no deberíamos acostumbrarnos. Porque no es normal. Ni admisible.

Temas

Comentarios

Lea También