Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion Editorial

Fórmulas que ayuden a la distensión

Sin pasos que lleven a la distensión no habrá avance posible.

Diari de Tarragona

Whatsapp
Marchena centra todas las miradas. EFE

Marchena centra todas las miradas. EFE

En espera que la publicación de la sentencia del Procés confirme las filtraciones producidas desde el pasado viernes, todo apunta que el fallo considerará que los líderes independentistas promovieron movilizaciones tumultuarias que se produjeron en Catalunya en septiembre y octubre de 2017, pero no instigaron actos violentos para conseguir la independencia. Este es el núcleo sustancial que permitirá modular los castigos. El Tribunal Supremo descarta la rebelión de los nueve procesados que están en prisión preventiva, tal como pedía la Fiscalía y se inclina por las tesis de la Abogacía del Estado. La sala considera acreditada también la malversación de fondos públicos, pero ambos delitos se aplican en concurso medial (un delito no se puede producir sin el otro), circunstancia que permite que las penas de ambos delitos no se apliquen por separado. Así pues, descartada la rebelión consumada, la sentencia contempla condenas de sedición para los nueve encarcelados del Procés: el exvicepresidente Junqueras, los exconsejeros Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, Raül Romeva y Dolors Bassa; la expresidenta del Parlament Carme Forcadell; y los líderes de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. La decisión ha sido adoptada por unanimidad. Descartada la rebelión, los cerca de dos años de prisión preventiva que acumulan cada uno de los nueve presos facilitarán el cumplimiento de la pena de forma atenuada, a través de fórmulas como los permisos carcelarios o la semilibertad. Los primeros los podrán solicitar cuando hayan cumplido una cuarta parte de la condena. Su concesión depende de la Administración Penitenciaria de la Generalitat, al estar en prisiones catalanas. Los acuerdos políticos a los que indefectiblemente se debe llegar pasan en primer lugar por superar la condición de presos de los líderes independentistas y no parece que el indulto y mucho menos la amnistía sean de fácil aplicación ante el panorama político español. Pero sin pasos que lleven a la distensión no habrá avance posible.

Temas

Comentarios

Lea También