Más de Opinión

Opinión El mirador

El enemigo en casa

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
El enemigo en casa

El enemigo en casa

Un hombre de 51 años ha sido condenado a ocho años y medio de prisión por un delito continuado de abusos sexuales a su sobrina-nieta, que tenía 6 años cuando comenzaron los hechos. El condenado vivía con la menor junto a otros miembros de la familia en un chalet en el que sometió a la pequeña a los abusos durante dos años, hasta que la niña abandonó la vivienda. La víctima no le confesó los hechos a su madre hasta años después, cuando cumplió los 17.

Esta terrible historia, por desgracia, responde al perfil de un delito más común de lo que todos quisiéramos imaginar. Un estudio realizado por la Asociación de Mujeres Juristas Themis confirma que la violencia sexual sobre menores se produce en la inmensa mayoría de los casos sobre niñas de entre 5 y 12 años, los agresores son hombres de la familia o del entorno y los abusos y las agresiones sexuales tienen lugar en el domicilio. Y en la mayoría de los casos no se trata de un hecho aislado, sino que el delito se comete de manera continuada sobre la víctima o en varias ocasiones. También apuntan que un tercio de las denuncias se interpone cuando ya ha pasado más de un año de los abusos e incluso no es raro que se tarden décadas.

Claro que los casos que llegan a los juzgados son solo la punta del iceberg de un delito tradicionalmente oculto y silenciado por unas víctimas –o sus familias– que sienten miedo y vergüenza y que temen que serán cuestionadas por las autoridades. Hemos de lograr que esto deje de ser así y que quien aproveche su poder para hacer daño a niños y niñas y dejarles secuelas físicas y morales durante toda la vida paguen con contundencia tan viles comportamientos.

Temas

Comentarios

Lea También