Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion Editorial

Después de la sentencia

El centralismo exacerbado genera más independentismo, pero al revés sucede lo mismo

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
El juez Marchena en la recepción real del 12 de Octubre. EFE

El juez Marchena en la recepción real del 12 de Octubre. EFE

Las filtraciones sobre la sentencia del procés auguran un fallo ponderado que huye de unas condenas de extremo de rigor pero que al mismo tiempo no pasa por alto todos los acontecimientos que rodearon al denominado procés. Esta semana saldremos de dudas, pero al margen de la gravedad o no de las condenas, alguien debería ponerse a trabajar en busca de una solución al conflicto catalán que, sin ningún género de dudas, no vendrá de la sentencia, sea del grado que sea. Hasta ahora, de la parte independentista sólo se oyen voces que llaman a la movilización, mientras que del bando constitucionalista no ha fructificado ninguna idea que vaya más allá de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Es urgente que surjan y se valoren iniciativas como la que acaba de lanzar el Real Instituto Elcano. En la actualización de su informe sobre Catalunya asegura que «lo que en los últimos años se ha visto como grave crisis territorial puede, en caso de reconducirse con grandes acuerdos, llegar a ser un modelo internacional. Catalunya y toda España tienen el potencial y la responsabilidad de convertirse en referentes exitosos de autogobierno amplio, concordia entre sentimientos nacionales complejos y unidad en la diversidad, ayudando así a canalizar conflictos identitarios similares». En estos momentos históricos, ni los independentistas ni los constitucionalistas puedan aspirar a una imposición absoluta de sus principios. Los sobiranistas manejan la presencia en las calles con maestría, pero, como se comprobó ayer, también quienes abogan por las tesis contrarias al secesionismo puedan llenar las avenidas de colores nacionales. El centralismo exacerbado genera más independentismo, pero al revés sucede lo mismo. El independentismo radical alienta el nacionalismo español. ¿Cuándo se había hablado tanto en castellano en el Parlament de Catalunya?. Por tanto, como propone el referido informe del think tank, conviene avanzar por la vía el «reparto de poder» y «acuerdos consociativos», en base a modelos comparados con otros países.

Temas

Comentarios

Lea También