Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cinco fórmulas para evitar una repetición electoral tras otra

Las cuartas elecciones generales en cuatro años ponen en entredicho el sistema electoral

PAULA DE LAS HERAS

Whatsapp
Foto: DT

Foto: DT

En 2015 parecía increíble que pudiesen repetirse, por primera vez en la historia de la democracia española, unas elecciones generales. Y no solo hubo repetición sino que España estuvo a punto de ir a unos terceros comicios. Para evitarlo, el PSOE defenestró a su líder, Pedro Sánchez. Pero Sánchez resurgió de sus cenizas, ganó las primarias del partido, alcanzó la presidencia tras una moción de censura y ganó los comicios de abril. Sin embargo, no logró ser investido y lo increíble se hizo realidad de nuevo. Las elecciones podrían repetirse eternamente ya que la Constitución no contempla un límite de comicios. De ahí que hayan surgido voces que reclaman cambiar el sistema electora. Estos son cinco modelos:

Ayuntamientos

Si ninguno de los candidatos a una alcaldía obtiene la mayoría absoluta durante el pleno de constitución de la corporación queda proclamado alcalde el concejal que encabeza la lista más votada. Si hubiera empate, se produce un sorteo.

Castilla la Mancha

Si transcurridos dos meses desde la primera sesión de investidura ningún aspirante logra la mayoría simple para ser designado presidente, queda automáticamente proclamado el candidato del partido que tenga más escaños.

Euskadi

Permite que a la investidura se presente más de un candidato. Además el voto es nominal, es decir, se vota a ‘fulanito’ o a ‘menganito’. No valen votos en contra. Si en una primera votación algún candidato obtiene mayoría absoluta, 38 apoyos de 75, es investido ‘lehendakari’. Si no, en una segunda ocasión, 24 horas después, el cargo será para el más votado.

Grecia

Otorga al ganador de las elecciones una prima de 50 diputados. Con la dispersión actual del voto, en todo caso, podría ser aún una medida insuficiente para permitir al ganador alcanzar la mayoría absoluta. Habría que retocar la ley electoral en el sentido opuesto al que vienen demandando desde hace años IU, Podemos o Cs, que reclaman un sistema más proporcional que el que se deriva de tener como circunscripciones las provincias y aplicar la ley D’Hondt. Es la fórmula que propugna el PP.

Doble vuelta

La expresidenta de Andalucía, Susana Díaz, se proclama muy partidaria de este sistema, que han planteado el PP y el PSOE, pero para los ayuntamientos. Trasladarlo al ámbito nacional implicaría un cambio radical. La doble vuelta se aplica en países con regímenes presidencialistas, en los que los ciudadanos, y no el legislativo, eligen directamente a sus gobernantes.

Temas

Comentarios

Lea También