Arancha González Laya: «Necesitamos un PP leal, por el futuro del país»

«Respeto a la Constitución». La ministra de Exteriores niega que España sea un Estado fallido y urge a renovar el Consejo General del Poder Judicial porque lo contrario «incumple la Constitución»

ADOLFO LORENTE

Whatsapp
Arancha González Laya (San Sebastián, 1969).  chema moya/efe

Arancha González Laya (San Sebastián, 1969). chema moya/efe

Con la que está cayendo, ¿cuántas veces se ha arrepentido de haber aceptado el cargo de ministra de Exteriores del Gobierno de España?

Ninguna. Llevaba más de veinte años sirviendo a mi país en organismos internacionales, pero hacerlo desde dentro era algo tremendamente importante. Es un orgullo.

Por cierto, ¿cuánto durará este Gobierno?

El Gobierno está para quedarse. La mejor prueba son los planes y proyectos que impulsamos y que tienen muy poco de interinidad.

Para quedarse hace falta sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. ¿Ya lo tienen hecho?

La preparación está muy avanzada y el Gobierno tiene buenas señales y sensaciones. Son los Presupuestos más importantes en un momento crucial para España. No sólo para su recuperación, sino para su transformación. Todos los partidos tienen que estar a la altura, y aquí echo de menos a un PP que construya, que trabaje para aportar soluciones.

La imagen exterior de España está quedando muy tocada a causa de los datos relativos a los contagios por la pandemia de la Covid-19. La prensa extranjera habla de «clase política venenosa», se abona el debate sobre si España es un Estado fallido... ¿Por qué?

Comentarios puntuales no deben concluir que la imagen de España está dañada. Hace un mes, todo el mundo escribía que teníamos un problema con el Covid porque los contagios aumentaban. En aquel momento dije que España no es la excepción, sino la regla, y que todos los países iban a sufrir cuando se incrementase la movilidad. Así esta siendo. Hay que tener cuidado con ciertos titulares de la prensa.

¿España está perdiendo, de nuevo, la batalla del relato?

Existe un debate muy intenso, a veces muy hiperbólico, con gran exageración. Pero si quitamos el ruido, lo que vemos son reformas de gran calado como el ingreso mínimo vital, una ley de cambio climático, un plan de igualdad salarial... No conozco a muchos Estados fallidos que sean capaces de impulsar estas reformas. Así que no, España no es un Estado fallido. Es un país estable, con una economía sólida y una democracia que en algunos momentos es muy colorista.

¿Colorista?

Somos un país donde se expresan las opiniones de manera muy intensa, y muchas veces hiperbólica.

¿Cuántas llamadas ha recibido de otros cancilleres europeos preguntándole por la reforma del Poder Judicial?

Ninguna. Y no lo han hecho porque no hay dudas del respeto que España tiene por el Estado de Derecho.

Entonces, ¿por qué llamó el miércoles al comisario europeo de Justicia horas antes de que Sánchez anunciase que retiraba la reforma?

Llamé al comisario para informarle de la situación de la renovación del CGPJ dando seguimiento al informe sobre el Estado de Derecho que la Comisión Europea había publicado hace dos semanas y en el que urgía a España a renovar este órgano. Le expliqué en detalle la propuesta sobre la mesa que busca dar cumplimento a sus recomendaciones. Al fin y al cabo la transparencia es siempre el mejor desinfectante. Y también insistí en que el método preferido por el Gobierno es el consenso con la oposición.

Otro organismo internacional, el Consejo de Europa, acaba de advertir en una carta al Gobierno de que la propuesta gubernamental de reforma «podría derivar en una violación de los estándares de anticorrupción».

Es una carta, por cierto, en la que se hacen aseveraciones incorrectas y quiero pensar que está escrita desde el desconocimiento. España es un país respetuoso con el Estado de Derecho. El problema es que en España hay una situación muy específica, que es el bloqueo desde hace dos años del PP al Consejo General del Poder Judicial. Esto es un problema para el Gobierno porque debemos cumplir y hacer cumplir la Constitución, y la renovación del CGPJ es un mandato constitucional.

¿Pero que el PP, como aseguran, lo esté haciendo mal justifica que PSOE y Podemos impulsen una reforma inédita que la gran mayoría de los jueces asegura que es inconstitucional?

Es curioso que se hable de inconstitucionalidad cuando ahora mismo no se está cumpliendo la Constitución. Así que este argumento me parece un poquito débil. La reforma es una forma de cumplir nuestro mandato constitucional y hacerlo de una forma garantista. Lo responsable no es ir a Bruselas, como hace el PP, sino sentarse a negociar con el Gobierno en Madrid.

¿No cree que algo falla cuando el Gobierno de Polonia, el gran ‘apestado’ de la UE por vulnerar el Estado de Derecho, pregunta a la Comisión si va a expedientar a España porque ustedes han hecho lo mismo que ellos?

El caso polaco no es el caso español... Y lo dejo aquí. Sólo digo que el Gobierno tiene un respeto escrupuloso por su Constitución.

¿Los fondos europeos para la reconstrucción están en peligro por esta reforma del Poder Judicial, como aseguran el PP y Cs?

Absolutamente no. Un no rotundo. Hay que ser muy claros: en España no se está violando el Estado de Derecho. Y esto lo saben perfectamente en Bruselas. Lo que debería hace el PP es arrimar el hombro en Bruselas para que estos fondos llegasen cuanto antes. Lo que está en juego no es el prestigio del Gobierno, sino el futuro del país.

Insisten en remarcar que la pandemia afecta a todos por igual, pero en lo económico, las previsiones son mucho peores aquí que en el resto de potencias. ¿Por qué siempre que hay una gran crisis España sufre más que el resto?

A principios de año, la economía de España crecía por encima de la media europea y nadie me preguntaba por qué crecíamos más que el resto. Pero llegó la pandemia y está impactando en todos los países. Si uno mira la evolución, se ve una correlación entre la caída del PIB y el peso del turismo tiene en la economía de cada país. En España es del 14% y la caída de la economía es del 12%. En Italia, el peso es del 12%, la caída es del 10%. En Francia, el peso es algo inferior al 10% y la caída, del 8%.

Temas

Comentarios

Lea También