Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Ad Astra': tan lejos, tan cerca

Thriller de ciencia ficción. El filme, con un estupendo Brad Pitt, nos traslada a distancias de años luz mientras reflexiona sobre el ‘yo’ 

Eduard Castaño

Whatsapp
Imagen de Brad Pitt en una escena de la película.

Imagen de Brad Pitt en una escena de la película.

Antes de empezar a rodar Ad Astra, el director James Gary vio una pintada en una pared: «La historia y el mito siempre empiezan en el microcosmos de lo personal». Esa máxima resume el espíritu de la película.

 Brad Pitt es un astronauta que viaja a los confines del sistema solar en búsqueda de su padre (Tommy Lee Jones), que lleva años desaparecido en el espacio exterior en una misión que está poniendo en peligro la supervivencia de la Tierra.

El relato galáctico, con influencias literarias clásicas desde ‘La Odisea’ a ‘El corazón de las tinieblas’ de Joseph Conrad o ‘Moby Dick’, alberga en su interior un viaje emocional de un hombre abandonado por su padre y con serias dificultades para abrirse a los demás. El universo de James Gray, que se mueve muy bien en el género del thriller como demuestra en trabajos anteriores como La otra cara del crimen (2000) o La noches es nuestra (2007), es futurista pero trata de mantener cierto realismo, a lo que le ayudó el asesoramiento de expertos de la NASA.

 La idea de la negrura del espacio está muy presente en la concepción visual de la película. El infinito es negro y la Tierra es sólo un punto lejano. La Luna, en la que el protagonista hace una parada de camino a la estación espacial en la que trabaja su padre, aparece colonizada por varios países en disputa por sus recursos.

Una bella película con un atractivo magnético con planos tan místicos como realmente vibrantes. Una abundancia de primeros planos para transmitir sentimientos y estímulos, los del ser humano, los de la masculinidad, la vergüenza, los remordimientos...

Un viaje de años luz y, al mismo tiempo, al ser interior de cada uno. Y, para ello, Brad Pitt se ha puesta las pilas y la escafandra al bordar una estupenda actuación. Sí, parece que Pitt ha vuelto por la puerta grande, como demostró hace sólo unas semanas con su anterior estreno, Érase una vez en Hollywood, de Tarantino. Por eso, sea por uno u otro filme, no les extrañe verle en la próxima lista de nominados a los Oscar. 
En Ad Astra, Pitt se mueve a la perfección entre las estrellas en esta épica espacial que tiene algo de 2001, Solaris, Interstellar o Gravity y mucho de la citada novela ‘El corazón de las tinieblas’  en cuanto a su carácter reflexivo e introspectivo. Ese examen a uno mismo, como sucedía con el coronel Kurtz en Apocalypse Now.

Pero la película no se queda en la mera obra artística, también posee elementos del thriller de acción que nos permitirá  que entremos en órbita. Una compleja y fascinante combinación entre la aventura de ciencia ficción y la observación de que todo ser humano necesita conectarse con otros. Un melodrama que arranca lento pero que termina resultando hipnótico. Un viaje a las galaxias para terminar por explorarnos a nosotros mismos. 

Otros estrenos

Regresa la premiada serie 'Downton Abbey', esta vez en el cine

La ficción británica ambientada en la primera década del siglo XX que consiguió tres Globos de Oro y quince Emmys, "Downton Abbey", regresa para sus fieles seguidores con una cinta que dirige su creador, Julian Fellowes, y recupera a sus protagonistas, interpretados por Maggie Smith, Hugh Bonneville o Michelle Dockery, entre otros.

En esta cinta, la aristócrata familia Crawley y sus sirvientes deberán enfrentarse a los sucesos más llamativos de su tiempo, que les han afectado directamente: con el hundimiento del Titanic ha perecido el primogénito de la familia. Sin embargo, los Crawley solo tienen tres hijas, que no pueden heredar su inmensa fortuna. 

La búsqueda de un adolescente 'Cegado por la luz' de Springsteen

La directora británica Gurinder Chadha dirige la cinta "Cegado por la luz", una oda a la música de "El Jefe" protagonizada por el joven Javed (Viveik Kaldra), un adolescente británico de padres paquistaníes que crece en Luton a finales de los 80, oprimido por el creciente racismo del Reino Unido de Margaret Thatcher y las enormes expectativas que sus progenitores depositaron en él.

Para él, "Bruce Springsteen es un profeta", como aseguró a Efe la directora de la cinta, que cuenta con el beneplácito del cantante desde 2010. Su película surge como una llamada a la unidad contra "todos estos xenófobos" que habitan Europa en la actualidad, aseguró Chadha.

 'Barcelona 1741', drama histórico

La directora tarraconense Anna Bofarull dirige en este drama histórico a los actores Bernat Quintana y Alba Brunet, que interpretan a dos jóvenes que deben tomar la decisión de huir o no de Barcelona, sitiada a inicios del XVIII por los Borbones. Ambos deberán tomar duras decisiones y cuestionarse sus ideales frente a la supervivencia.

'Manou', la gaviota que no sabía volar

Manou no es como sus padres, dos gaviotas fuertes y de picos afilados: el pequeño y veloz pájaro no sabe nadar ni pescar, mucho menos volar.

 Pronto descubrirá que fue adoptado de una de las familias de aves que más odia su comunidad, lo que le llevará en un a búsqueda por aire, mar y tierra para descubrir quién es realmente en esta cinta de animación, dirigida por Christian Haas y Andrea Block, ambos responsables de los efectos especiales de cintas como Independence Day: Contraataque.

Temas

Comentarios

Lea También