Lámparas que son un homenaje

Desde Reus, Ximo Vilà diseña, fabrica y comercializa mobiliario de diseño personalizable, con un guiño cinéfilo y una historia de amor entre bastidores

Rafael Servent

Whatsapp
Ximo Vilà, con algunas de sus creaciones, en el ‘showroom’ que tiene en Reus. Fotos: Fabián Acidres

Ximo Vilà, con algunas de sus creaciones, en el ‘showroom’ que tiene en Reus. Fotos: Fabián Acidres

Gürilibis es un homenaje. El nombre de este proyecto emprendedor con sede en Reus, dedicado al diseño y a la fabricación de muebles únicos (la mayoría de ellos lámparas), lo sacó Ximo Vilà (Reus, 34 años) de algo que oía decir con frecuencia a su abuela. «Ella no sabía inglés -recuerda-, y lo único que decía que sabía en ese idioma era ‘The time is money’ y ‘Gürilibis’. ‘¿Gürilibis?’, le decíamos. ‘¡Si Gürilibis no significa nada...!’. Hasta que descubrimos que quería decir Jerry Lewis...». En efecto: el popular actor cómico estadounidense que llegó al estrellato con películas como El Profesor Chiflado.

Ya fallecida su abuela, y buscando un nombre para el nuevo proyecto que este emprendedor arrancó en 2015 pero que empezó a coger impulso en 2017, «en honor a ella le puse ese nombre». Y, «a raíz de esta anécdota cinematográfica -prosigue-, las lámparas de foco de nuestro catálogo tienen referencias cinéfilas». Tarantino, Spielberg, Tim (Burton) y Hitchcock son los nombres de algunos de los diseños de Gürilibis.

De Garaje, Ximo Vilà es literalmente un ‘emprendedor de garaje’: empezó en uno de sus padres

Interiorista de formación, Ximo Vilà empezó a diseñar y construir su propio mobiliario, con palets y piezas recicladas (como latas de café, conservas o leche) en el parking de la casa de sus padres. Poco a poco comenzó a recibir encargos de familiares y amigos, hasta que, «como los diseños iban gustando, un amigo tapicero me cedió un espacio en su taller para seguir trabajando».

Pronto alquiló su propio taller y empezó a recorrer ferias y markets con sus creaciones, que en gran medida se centraba en la iluminación. Elegir este tipo de mobiliario respondía, en esencia, a las limitaciones logísticas de transportar muebles más pesados y voluminosos hasta una feria, pero también a que, hasta la reciente inauguración de su showroom en el Camí de l’Aleixar de Reus, en diciembre de 2021, todas sus ventas eran a través de su comercio electrónico.

Algunos de los productos que Gürilibis ofrece

Con una producción de un millar de piezas al año, casi todas sus creaciones, que toman como base la madera sostenible -combinada con lino, piel, cemento, hierro, latón o cobre-, son a medida. En Gürilibis pueden personalizar las dimensiones y las combinaciones de colores y materiales de cada uno de los elementos de su colección, integrada hoy por medio centenar de referencias de producto.

«Durante el confinamiento -recuerda Ximo Vilà-, un 95% de nuestras ventas eran online». Cuenta que, durante esos meses, el negocio no se resintió, sino todo lo contrario. «En confinamiento -explica-, la gente quería disfrutar más de su casa, y se dio cuenta de que le faltaban cositas... fue bien. Ahora, desde que hemos abierto el nuevo showroom, la tienda física será un 30% y el online un 70%», incluyendo la distribución de artículos en tiendas de Barcelona, Girona, Madrid y Gijón.

El showroom ha permitido a Gürilibis, que tiene su taller en el polígono Mas Batlle de Reus, encarar diseños y creaciones de mayor dimensión, tales como sofás, muebles de televisión o estructuras de cama. Su catálogo de productos va desde un pequeño macetero para plantas con un precio de venta al público de 19 euros hasta un sofá de 1.200 euros, aunque sus productos estrella siguen siendo las lámparas, con las más vendidas en una horquilla de precios entre los 250 y los 300 euros. 

Temas

Comentarios

Lea También