La optimización de los flujos turísticos

La movilidad no se puede comprender como un fenómeno aleatorio, está sujeta a unas pautas de flujos turísticos derivados de la demanda general

Whatsapp
Sara  Mestre, consultora en Turismo y Cultura del Departamento de Consultoría tecnològica del centro tecnológico Eurecat

Sara  Mestre, consultora en Turismo y Cultura del Departamento de Consultoría tecnològica del centro tecnológico Eurecat

La movilidad, y con ello la accesibilidad, es uno de los aspectos más determinantes en el turismo y se ha convertido en un ámbito estratégico sobre el que reflexionar y actuar con la voluntad de garantizar un desarrollo sostenible, sobre todo en los últimos meses dado que se ha experimentado una mayor frecuentación en determinados espacios, especialmente aquellos con componentes naturales. 

La movilidad no se puede comprender como un fenómeno aleatorio, sino que se encuentra sujeta a unas pautas de flujos turísticos derivados, principalmente, de las preferencias de la demanda. Por ejemplo, debido a la Covid se han priorizado espacios menos transitados, al aire libre y vinculados con un entorno natural.  Además, en la medida en que los flujos incrementan, aparecen nuevos retos orientados a su gestión y optimización, como la evaluación de la capacidad de carga de cada territorio. 

Las nuevas tecnologías y su uso también se postulan como un buen aliado en la ordenación de flujos de personas

La imagen que proyectamos como destino o activo turístico es un factor fundamental en este sentido. De hecho, con la proliferación del uso de las redes sociales, en los últimos tiempos se ha tendido a hacer ‘instagrameable’ un mayor número de enclaves para aumentar su atractivo. La influencia de estas acciones en el consumo turístico ha sido, en algunos casos, muy relevante, con un incremento de la afluencia como respuesta al deseo de visitar ese lugar.

También, actores como las oficinas de turismo, las agencias de viaje, las empresas de actividades u hoteles, que actúan como nodos entre el origen de los turistas y el destino, son relevantes en la distribución de las personas por el territorio.

Dado que son múltiples los factores y agentes que inciden en los flujos turísticos, la gobernanza se considera clave para desplegar estrategias orientadas a una ordenación de los movimientos, más escalonada y ordenada. Sin embargo, aunque abordar este ámbito no es una tarea fácil, orientar la movilidad turística y sus usos a la sostenibilidad es el principal reto que afrontar.  

Las nuevas tecnologías y su uso también se postulan como un buen aliado en la ordenación de flujos

Promocionar productos y experiencias más allá de la temporada alta para distribuir la demanda en el tiempo, crear experiencias y rutas para segmentos de mercado específicos, revisar y regular el tráfico en las zonas más concurridas, ampliar la oferta de transporte público o promover activos o instalaciones turísticas que se encuentran fuera de los recorridos habituales son algunas de les soluciones más utilizadas.  

Las nuevas tecnologías y su uso también se postulan como un buen aliado en la ordenación de flujos. Aunarlas con la gestión inteligente del turismo y de la movilidad se contempla como una clave estratégica para incrementar la competitividad turística de los destinos. Desde Eurecat, se han impulsado algunos proyectos en esta línea con el liderazgo de las administraciones. La plataforma Costa Daurada y Terres de l’Ebre Trip&Kids, desarrollada junto con el Patronato de Turismo de la Diputació de Tarragona, o la webapp Check Barcelona, con el Ayuntamiento y Turismo de Barcelona, son ejemplos de ello. La principal funcionalidad que presentan ambas herramientas es ofrecer información sobre el estado de ocupación y disponibilidad de los equipamientos y recursos en tiempo real para redistribuir los flujos de forma equilibrada. En el destino también existen iniciativas innovadoras como la desplegada por Salou con la creación de una webapp que controla los aforos en espacios con una elevada frecuentación en el período estival como son las playas y calas. 

Así pues, la gestión que se realiza de la movilidad es determinante para la frecuentación del destino o activo turístico, ya que ello no depende exclusivamente del volumen total de visitantes que recibe un enclave por sí solo, sino que también influyen las acciones que se desarrollan para una mejor distribución de los movimientos. 

Sara  Mestre, consultora en Turismo y Cultura del Departamento de Consultoría tecnològica del centro tecnológico Eurecat

Temas

Comentarios

Lea También