Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Àlex sutura al Reus antes del Clásico

Los rojinegros ganan con solvencia al Quevert (6-2) en el estreno europeo, con cuatro goles del osonense

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Fabián Acidres.

Foto: Fabián Acidres.

Existe en Àlex Rodríguez un argumento diferencial que se le presume desde categorías inferiores. Su potencia le distingue. En el primer paso suele sortear barreras. El movimiento en diagonal para su perfil de pala le ha encumbrado casi siempre. Ese disparo es marca de la casa. Ante Quevert, en la primera noche europea del curso, el osonense abusó de su tiro para acabar con la resistencia de un rival inferior, aunque mucho más competente que hace unos años. El hockey francés sigue realizando el trabajo de la hormiga. Va acortando plazos porque importa jugadores de otras ligas, aunque le resta un duro camino por delante.

Al Reus, eso sí, se le enrocó el primer tiempo. En parte porque recibió un gol cuando ni siquiera los hinchas se habían acabado el refresco. Un disparo lejano de Toni Seró, el ilersende que milita en Quevert, lo desvió a gol sin que tocara la pista Felipe Castro, el chileno que exhibió buenos destellos técnicos, durante todo el envite. Ese golpe no maniató a los de Garcia, que se lo tomaron con cierta calma y, sobre todo, mucha profesionalidad. Los partidos de este calibre suelen pedir más oficina que ballet. Se ganan por paciencia y aplicación, más que por una actuación de quilates.

En eso anduvo maduro el Reus, que igualó con cierta rapidez. Joan Salvat se perfiló también para su pala. Salió del rincón y ejecutó por el primer poste. Se coló por el ángulo. Cuando Salvat todavía celebraba, Àlex Rodríguez inauguró su libreto particular de remates. Culminó un penalti para poner por delante al Reus. Se habían consumido apenas nueve minutos.

Los franceses fueron un rival respondón, sólo el desgaste del juego les obligó a plantar la bandera blanca, ya muy al final, con el Reus mucho más entero, dosificado por una rotación larga. El argentino Pablo Gonzales, otro de los recursos ofensivos del Quevert, llevó al marcador a la igualdad con una maniobra delicada, repleta de destreza. Con gancho incluido ante Ballart, que recuperó su estatus tras un día de ausencia. El 2-2 obligó al Reus a persistir, conocedor el equipo de que para optar a cuartos de final, los dos duelos directos ante el Quevert, no se pueden escapar.

Llega la superioridad
Justo antes del intermedio, Àlex acertó de nuevo desde el punto de penalti. Significó alivio y autoestima ante la incomodidad de la noche. En todo caso, el Reus manejó mejor el parcial de la definición. Supo esperar su momento para el 4-2, el gol que resultó definitivo, porque el Quevert dejó de creer. Otra vez Rodríguez, de nuevo con un disparo desde media distancia, acabó con el partido. 

El desenlace cayó por su propio peso, entre otras cosas, porque el Reus afrontó esos minutos con más ritmo y mayor confianza. Marc Julià no faltó a su cita con la directa y decoró una actuación manchada con un percance en su ceja, tras un choque fortuito. 
Àlex completó su show goleador con el 6-2 que cosió definitivamente a un Reus que suma de tres en la Champions, justo antes de enfrentarse a un Clásico como siempre apasionante este martes, cuando el Barcelona visitará el templo en la quinta fecha de la OK Liga.

Ficha Técnica

Reus Miró. Ballart, Bancells, Àlex Rodríguez, Salvat y Julià. También jugaron: Nájera, Del Río, Ferran.
Quevert. Daniel Fernández, Pablo Fernandes, Seró, Castro, Cirilo, Povedin, Galbas, Ricaille.
Goles. 0-1, Felipe Castro (4’), 1-1, Salvat (6’), 2-1, Àlex Rodríguez (9’), 2-2, Pablo Fernandes (13’), 3-2, Àlex Rodríguez (25’), 4-2, Àlex Rodriguez (35’), 5-2, Julià (46’), 6-2, Àlex Rodríguez (46’).
Árbitros. Ricardo Leao y Joao Duarte.

Temas

Comentarios

Lea También