Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un proyecto con jugadores de la casa, única solución para el CF Reus

La SAD rojinegra dispone de un presupuesto escaso para afrontar la temporada en la Segunda B

Marc Libiano

Whatsapp
Un aficionado del CF Reus muestra con pasión la bufanda del club, en un partido de la pasada temporada. Foto: Alfredo González

Un aficionado del CF Reus muestra con pasión la bufanda del club, en un partido de la pasada temporada. Foto: Alfredo González

El Reus lucha contra el reloj para intentar formar un equipo que pueda salir a competir en Segunda B esta misma temporada. El club fue incluido en el sorteo del calendario con total normalidad por parte de la Federación Española, una vez validada la inscripción hace justo una semana. La SAD, a través del administrador concursal David López, abonó una cantidad cercana a los 200.000 euros como aval económico para que la Federación diera validez dicha inscripción.

El escenario actual no ha mejorado mucho respecto a hace unas semanas en cuanto a las posibilidades financieras que puede tener la Sociedad Anónima Deportiva, inmersa en pleno concurso de acreedores. Para formar una plantilla competitiva en Segunda B se necesita, como mínimo, una cantidad cercana al millón de euros, un dinero que ahora mismo el CF Reus no puede alcanzar.

La única opción que puede facilitar la continuidad del equipo en la categoría de bronce tiene que ver con el diseño de un plantel de jugadores de la zona, que estén destacando en Tercera División o, en algunos casos, que hayan asomado la cabeza en Segunda B, y que pretendan dar un salto de calidad a sus carreras. Un equipo formado, en su mayoría, por futbolistas jóvenes, incluso cedidos de otros clubs de mayor envergadura.

Esa realidad la podrían afrontar preparadores que conozcan bien el mercado y que sean de la casa para completar la dirección deportiva, tampoco existe margen ni un poder económico grande para traer a gurús externos en fichajes. El problema del Reus es precisamente el tiempo. Fichar a 20 jugadores o por lo menos un grueso de 13-14 en poco espacio de días para iniciar la pretemporada.

Casi todos los rivales del grupo III de Segunda B, liga en la que debe competir el Reus, iniciaron el trabajo de preparación hace unas horas. Y es que el primer partido para los rojinegros tendrá lugar el fin de semana del 25 de agosto, en el campo del Espanyol B. El administrador concursal, David López, ya ha mantenido conversaciones para agilizar la gestión deportiva y que la actividad del club recupere una normalidad relativa en cuanto al día a día del primer equipo.

Sin mirlo blanco
A pesar de la delicada situación de la SAD, David López ha recibido interés de varios inversores con capacidad para poner dinero y mejorar la salud del club, aunque ninguna de esas operaciones, a día de hoy, ha logrado fructificar. La pasada semana, los trabajadores cobraron una pequeña parte de las nóminas que se les adeuda, gracias al ingreso de una cantidad cercana al medio millón de euros que el mismo López ha logrado obtener de LaLiga. El proceso de ley concursal sigue en curso.

El Reus ya sabe que no podrá competir en el mercado con las grandes potencias de la categoría, que están pagando cantidades absolutamente imposibles para la SAD reusense, pero dispondrá de un condimento valuoso si logra crear el proyecto; es la identidad que te pueden dar los futbolistas de la zona, muchos dispuestos a sacrificar una cantidad de dinero importante para poder actuar en Segunda B y cerca de su casa.

Onolfo no aparece
A todo esto, Clifton Onolfo, el todavía propierario de la SAD, sigue sin aparecer por la ciudad. Ya son casi cinco meses los que han pasado desde que el americano se marchó de Reus. Tampoco ha decidido invertir una cantidad de dinero importante para mejorar la situación de la Sociedad Anónima Deportiva, por lo que por el club ya no se le espera. 

La única forma de quitarle el 90 por ciento del accionariado que ahora mismo posee es mediante una ampliación de capital, aunque para ello resulta necesaria la llegada de un grupo financiero exterior que sea capaz de aportar dinero. De momento esto no ha sucedido, aunque el Reus se resiste a caer.

Temas

Comentarios

Lea También