Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mjällby Aif, un club 10 veces mayor que la ciudad

Fútbol. El equipo de Hällebik preparó en Salou su regreso a Primera sueca

Jaume Aparicio

Whatsapp
Mjällby Aif, un club 10 veces mayor que la ciudad

Mjällby Aif, un club 10 veces mayor que la ciudad

Hällevik es un apacible pueblo del sur de Suecia con apenas 800 habitantes. Todos ellos apenas llenarían el 10% del Strandvallen, el estadio que acoge y hogar del Mjällby AIF que este 2020 disputará la máxima competición del país, Allsvenska. «Para el pueblo tener un equipo en Primera División es muy grande. En toda la región de Sölvsborg hay unas 15.000-20.000 personas y recibirán a equipos de Estocolmo (1 millón de habitantes) o Malmö (300.000 hab.)», explica Marcus Lantz, técnico del equipo desde el Complex Esportiu Futbol Salou donde el conjunto sueco ha realizado la pretemporada preparando su regreso al primer nivel del fútbol sueco.

Hace tres años, el Mjällby AIF competía en la Ettan Södra, la tercera división sueca. Tras encadenar dos ascensos seguidos, el cuadro sureño se ha plantado en la élite nórdica. Una planta en la que Lantz quiere consolidar al club. «El objetivo número uno es seguir en la Allsvenska la temporada 2021 y poder hacerlo durante muchos años. Conseguir estabilidad y dejar de ser el equipo ascensor que ha sido las veces en las que pisó la primera división», cuenta. 

Para conseguir esa meta, el Mjällby ha decidido contratar a un futbolista catalán con varios años de experiencia en la competición: David Batanero. El centrocampista ofensivo ha firmado por una temporada, procedente del GIF Sundsvall, un equipo que hace dos temporadas contó en sus filas con hasta cinco españoles. Entre ellos, David Haro ex de Nàstic y CF Reus o Juanjo Ciércoles. Fue el gerundense Ferran Sibila el responsable de la colonia española en Sundsvall. «Estaba en Sabadell recuperándome de una lesión grave de rodilla, sin ficha para poder jugar, cuando me llamó para irme con él a Suecia. No tenía nada que perder así que me fui para probar y llevo tres años», explica Batanero. Juntos lograron una gran temporada, situando al equipo en octava posición y acercándose a los grandes clubes del país. 

En Salou David -que tuvo ofertas de todos los grandes pero no pudo salir por contrato- ha podido conocer a sus nuevos compañeros y empezar a conocer la idiosincrasia del club. En Mjällby todo es en sueco. Pero no le preocupa. «Al final el fútbol es fácil de entender», cuenta un jugador que ha encontrado en Hällevik la oportunidad que España le negó.

Temas

Comentarios

Lea También