Marc Trilles y Pol Domingo, escuderos con caducidad en el Nàstic

El central de Castellón termina contrato, mientras que el canterano todavía no ha firmado la renovación. Ambos son recambios de lujo para la defensa grana

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Pol Domingo y Marc Trilles.

Pol Domingo y Marc Trilles.

El Nàstic puede presumir de contar con una de las líneas defensivas más completas y fiables de toda la categoría. Lo es porque tiene una defensa que prácticamente se recita de memoria, pero sobre todo porque las alternativas que tiene no solo no bajan el nivel sino que lo igualan. Marc Trilles y Pol Domingo representan el perfil de futbolista que quiere tener todo entrenador en su banquillo. Dos jugadores que siempre que juegan aprueban con nota y refrendan que la etiqueta de recambios se les queda muy pequeña.

El caso de Marc Trilles es especial porque en sus últimos años jamás había convivido con este papel. Siempre había sido titular allí donde había jugado y con la etiqueta de capitán y líder de la zaga del Lleida Esportiu llegó hace dos veranos a Tarragona. El año pasado fue tumulto por unas lesiones que no le permitieron acumular todas las titularidades que esperaba. Este año las dolencias le han respetado más, pero no ha podido arroparse en la etiqueta de pieza clave porque Aythami Artiles y Alex Quintanilla le han cerrado las puertas de la zaga.

El defensa de Castellón lejos de bajar los brazos ha ofrecido un comportamiento y un rendimiento ejemplar. Ha pensado en lo colectivo antes que en lo individual y eso es algo que el cuerpo técnico ha agradecido en todo momento. No es falta de nivel o actitud, todo lo contrario en eso destaca como el que más, es que simplemente Quintanilla y Aythami no están ofreciendo grietas en su rendimiento.

La situación no es fácil, aunque Trilles la está manejando de manera ejemplar. Su cartel en Primera RFEF es intachable y por eso está en la agenda de varios equipos que le prometen un rol de titular que aquí en Tarragona de momento no es posible. El defensa castellonense está a gusto en la ciudad y no tiene intención de marcharse y solo se plantearía una posible salida en caso de que la oferta que tenga por delante sea muy jugosa a nivel deportivo. En otras palabras, que el equipo que venga a buscarle tenga el objetivo y esté en una situación de pelear por el ascenso. De no salir, como parece probable que será, Trilles termina contrato con el Nàstic el próximo 30 de junio de 2022 y en los próximos meses la entidad grana va a tener que tomar una decisión sobre su futuro.

El otro jugador que se ha convertido en un escudero de lujo es Pol Domingo. El canterano comenzó la temporada como lateral derecho ante la lesión de Carlos Albarrán y en ella ofreció un rendimiento sin estridencias que convenció a todos. Con el regreso del lateral de Badalona su rol ha pasado a ser más secundario, aunque ha seguido acumulando minutos tanto en el carril diestro como en el centro de la zaga. En ambas ha seguido rallando un nivel muy alto porque se trata de un jugador que pese a su juventud juega con mucha madurez y apenas concibe errores en su juego. Más allá de su proyección dentro del campo también está demostrando saber manejar su nuevo rol fuera de él. Un ejemplo pese a su corta edad.

A Pol Domingo le resta todavía un año y medio de contrato por delante. El Nàstic no contempla un futuro sin el defensa de la Pobla de Montornés y el canterano siempre ha asegurado que quiere seguir en Tarragona, por lo que su renovación no se debería antojar demasiado complicada, aunque se trata de un futbolista al que están siguiendo varios equipos de categoría superior.

Temas

Comentarios

Lea También