Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Joan Maria Franch, el último trabajador del CF Reus

El cambrilense acumuló 12 nóminas sin cobrar y nunca se dio de baja por compromiso con el club. Era el encargado de los utilleros y muy querido en el vestuario

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Xavi Guix

Foto: Xavi Guix

Cuentan los que han convivido con Joan Maria Franch en el CF Reus que solía llegar el primero, sobre las 7.30 horas, a las instalaciones del Estadi y marcharse el último. Justo este mes de septiembre se cumplen tres años de su ingreso como jefe de los utilleros del primer equipo rojinegro. Debutó en Oviedo en 2016 y desde entonces se ganó la admiración de la planta noble y del vestuario. Su implicación con el proyecto asombró. Para Joan Maria, esa oportunidad que le brindó el Reus era como un sueño hecho realidad. Se había curtido en el Cambrils y después en el filial, el Reus B, y la puerta del profesionalismo le convenció. No dudó. El Reus le caló tanto que en la pesadilla de los últimos 12 meses nunca perdió la esperanza. Aguantó sin pedir la baja hasta él límite. Hasta que vio que el futuro del club resultaba insalvable.

Se puede considerar a Joan Maria como el último trabajador del CF Reus a tiempo completo. Jamás recurrió a la baja. No faltó a su jornada laboral a pesar de que la entidad, desde febrero, se pareció mucho a un desierto. Cuando el primer equipo dejó de competir se dedicó a ocuparse de las necesidades del filial. El vestuario del Estadi sufrió una reforma considerable desde su entrada. Lo convirtió en lo más parecido a un santuario profesional.

Este cambrilense de cuna, del barrio de l’Eixample, llegó a acumular 12 nóminas sin cobrar. 10 mensualidades y dos pagas extra. Una ruina para cualquier familia humilde. Durante ese período necesitó soportar un problema serio de salud de su esposa, por el que tuvo que ausentarse dos semanas de la rutina futbolera. Cuando regresó, la plantilla, dirigida por Xavi Bartolo, le dedicó el triunfo ante el Rayo Majadahonda.

Xavi Guix

El utillero coincidió con Natxo González, Aritz López Garai y Xavi Bartolo como jefes técnicos del plantel. Se los ganó rápido. Con los jugadores, la conexión resultó extraordinaria. «Todos íbamos a una. Éramos una pequeña familia», reconoce. Vítor, Ricardo y Olmo le ofrecieron ayuda económica en tiempos de impagos. Nunca aceptó. «Detalles como esos me llegaron mucho. Te das cuenta de la nobleza de ese vestuario», admite.

Joan Maria no olvida los tiempos de sufrimiento. «Lo que vivimos fue duro, pero había tan buen ambiente que lo llevamos bien hasta que la situación ya resultó insoportable. A pesar de todo, el recuerdo más bonito que me llevo es de los compañeros del día a día. Venías a trabajar muy a gusto». 

El acuerdo en forma de ERE que alcanzaron los trabajadores del CF Reus con el administrador concursal ha llevado a Joan Maria a aceptar otra oportunidad deportiva. Su trabajo no ha pasado desapercibido por los dirigentes del Reus Deportiu de hockey, que lo han incorporado como utillero de la primera plantilla. «Es una pena que el fútbol haya terminado así, pero hay que mirar hacia adelante». Botas por sticks. Una nueva vida.

Temas

Comentarios

Lea También