Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vila-seca prevé arrancar este año la restauración del Celler Noucentista

Es la principal inversión de 2019. Parte de la oposición opina que no es prioritaria. Critican la falta de políticas sociales en las cuentas recién aprobadas y lamentan que no se les tuviera en cuenta

Carmina Marsiñach

Whatsapp
El Ayuntamiento prevé tener lista la restauración del Celler Noucentista en 2021. FOTO: Alba Mariné

El Ayuntamiento prevé tener lista la restauración del Celler Noucentista en 2021. FOTO: Alba Mariné

El Ayuntamiento de Vila-seca destinará un millón de euros a la restauración del Celler Noucentista durante este 2019. Se trata de la inversión más destacada de los presupuestos municipales aprobados recientemente, unas cuentas que ascienden a los 30 millones de euros.  

Según el concejal de Hisenda, Xavier Farriol, en estos momentos se está acabando de redactar el proyecto ejecutivo del Celler. «Las obras se iniciarán este año y esperamos tenerlas listas a principios del 2021». Se estima que la restauración completa ascienda hasta los seis millones de euros. La mitad será financiado por el fondo europeo FEDER. 

Farriol destaca también que los presupuestos de este 2019 contemplan una partida de 500.000 euros para la puesta en marcha de un servicio municipal de transporte público que conectará Vila-seca, La Pineda y La Plana. Una línea de autobús que los vecinos reclaman desde hace años. 

Otro de los cambios es el aumento en gasto de personal. La Policía Local pasará a tener de 38 a 44 agentes. Por otro lado, los salarios del personal municipal recuperarán la senda del crecimiento interanual que había quedado congelada por la crisis económica. Finalmente,  se ha reforzado el área de gestión económica. A día de hoy hay cinco personas contratadas de forma estable y no para trabajos concretos como pasaba hasta ahora. 

Desbloqueo del área económica
Cabe recordar que los presupuestos de este 2019 llegan tarde por el conflicto que hubo con el anterior interventor, al que se le abrió un expediente y fue apartado este febrero de forma temporal. 

Para desbloquear la situación se creó una unidad de gestión económica disociada del interventor que ya está operativa. Según Farriol, esta unidad ha sido la encargada de elaborar los presupuestos y en tan solo seis semanas se han puesto al día los retrasos que el consistorio llevaba acumulados con los pagos de las facturas a los proveedores. 

En total el capítulo de inversiones asciende hasta 3,1 millones. Otras de las más destacadas son la adquisición de patrimonio (335.000 euros), la mejora de edificios y equipamientos municipales (200.000 euros) o la redacción del proyecto del futuro Estadi Municipal (160.000 euros), entre otras. Farriol recordó que el municipio no tiene deudas ni créditos por pagar. 

Críticas de la oposición
Los presupuestos tan solo fueron aprobados por el equipo de gobierno. El portavoz de Cs, Joan Antón Ramírez, explica que votaron en contra porque «incumplen» la Ley de Presupuestos Generales del Estado ya que la partida de incremento de personal está por encima de lo que permite la normativa. Pero según el Ayuntamiento, las cuentas recibieron el visto bueno de intervención. Según Ramírez, la restauración del Celler «no es prioritaria» y critica la falta de inversiones sociales y en materia de seguridad. 

Desde Decidim Vila-seca consideran que son unos presupuestos «unilaterales y de titular». Josep Forasté lamenta que no se hubiera apostado antes por el transporte público y critica que se haga ahora a final de mandato. «Echamos en falta inversiones en tejido social, desde servicios sociales a ampliar becas», apunta Forasté que considera que con el superávit de 2017 de 8,5 millones «se podrían hacer muchas cosas y ese dinero está en el cajón». 

Mario Téllez, de Vila-seca En Comú, valora positivamente que se destine una partida al transporte público pero tilda de «fracaso» que no se haya conseguido cofinanciación con otras administraciones. «Son unos presupuestos que no responden a las necesidades del pueblo (...) nos dejan a la cola en política social y baja el esfuerzo en el fomento del empleo», apunta Téllez, que considera que las cuentas dejan de lado a La Plana y La Pineda. 

Finalmente, el hasta ahora portavoz del PSC, Ander Basterretxea, que ha pasado a ser concejal no adscrito en el Ayuntamiento, cree que teniendo unas cuentas saneadas se podrían bajar algunos impuestos como el IBI o la tasa de las basuras. 

Temas

Comentarios